Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Aliados en la prevención de riesgos logísticos

 |   5 de marzo del 2018

A la hora de elegir, más allá de verificar el compromiso de la aseguradora al momento de hacer efectiva una cobertura, es sumamente importante constatar que la misma diseñe un esquema preventivo que se adelante a la concreción de los hechos.

Un accidente, una mala maniobra o una catástrofe natural pueden poner en  peligro la carga durante su transporte. Muchas veces los contenedores terminan en el suelo, en el mar, son destruidos o incluso hurtados, escenarios complicados sobre todo para la empresa que invirtió recursos económicos y trabajo para producir, preparar, despachar o comercializar sus productos o mercancías. 

Ante los riesgos propios de movilización nacional o internacional vía aérea, terrestre, marítima, fluvial o multimodal – desde las plantas de producción a su destino final pasando por puertos, aeropuertos, carreteras y bodegas de almacenamiento temporal- es importante que la carga viaje protegida, por lo que a la hora de preparar una operación logística se deben contemplar una serie de seguros que abarquen múltiples aspectos relacionados con la cadena de abastecimiento.

Existen pólizas todo riesgo que ofrecen protección contra fenómenos naturales, incendios, explosiones, caídas accidentales, robo, volcamiento del vehículo o aplastamiento, entre otros posibles eventos. Estas pueden ser adaptadas a las necesidades logísticas de cada cliente. Las hay para importadores, exportadores, transportistas y consolidadores de carga (agencias navieras, agencias de carga, agente de aduanas y compañías de logística), y programas especiales para multinacionales y proyectos de infraestructura. 

¿Quién debería comprar un seguro de transporte de carga?

Cualquier empresa que tenga algún interés o responsabilidad sobre bienes que son transportados en cualquier parte del mundo, debería comprar un seguro de carga cuyo único fin es proteger su patrimonio frente a los diversos daños o pérdidas que puedan afectar no solamente sus operaciones, sino la de sus clientes.

Además de elegir el empaque y embalaje que mejor se adapte a la mercancía para brindarle mayor protección durante su movilización, el seguro elegido puede cubrir desde una pérdida parcial hasta una total de los bienes y las respectivas pérdidas anticipadas de utilidades (lucro cesante).

El conocimiento, experiencia y la solidez de la aseguradora también son cualidades importantes. Buscar aquella que asegure adecuadamente su carga con un análisis individual de las operaciones, es vital. Esto permitirá generar una relación de ganar-ganar, donde se puedan considerar aspectos que -por falta de experiencia del cliente- se hayan podido omitir.

Siempre es recomendable consultar por el portafolio de clientes que posee la empresa aseguradora, ya que esto dará una idea del prestigio y reconocimiento que posee en el mercado nacional e internacional, dependiendo de sus áreas de cobertura.

A lo anterior se suma el respaldo de la aseguradora y las garantías financieras que ofrece para responder frente a un siniestro a fin de garantizar su pago de forma rápida y efectiva. Asimismo, siempre es importante fijarse en la calidad del servicio brindado y el tipo de información técnica y comercial suministrada.

Administración de riesgos

Otro factor importante a la hora de contratar un seguro de carga es contar con una aseguradora que crea en la prevención y le ayude a la compañía a implementar un programa de prevención de riesgos a la medida de sus operaciones logísticas, con base en las mejores prácticas de la industria y segmento al que pertenece – tanto a nivel local como regional y mundial. Una aseguradora que brinde alternativas constantes para mejorar y reducir costos netos de su operación e incluya:

Proyectos: evaluación especializada y coordinación de inspecciones, arreglos de la carga, rutas y selección de buques.

Revisión de embalaje: análisis del embalaje adecuado para cada tipo de carga.

Manejo, estiba y trincado: inspecciones pre-embarque, carga y descarga.

Transportistas y proveedores logísticos: recomendaciones para mejorar la cadena de suministro, términos y condiciones de flete.

Cargas sensibles: guía específica para el cuidado de perecibles, bienes sensibles a la temperatura o de alto valor.

Red mundial: información actualizada de condiciones locales de tránsito, puertos y aduanas, así como asistencia de prevención.

 

Considerando estos aspectos, se llegará a la anhelada protección de la carga como también a la tranquilidad en el giro normal de su negocio. 

* El autor es Gerente de Transporte de Chubb Seguros Colombia S.A.



Notas relacionadas

Te podría interesar
Abastecimiento y compras


| 5 de marzo de 2018
Abastecimiento y compras


| 5 de marzo de 2018
Abastecimiento y compras


| 5 de marzo de 2018
Abastecimiento y compras


| 5 de marzo de 2018