Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

El sector logístico garantiza el abastecimiento social

 |   16 de abril del 2020

La propagación del COVID-19 desafía al sector logístico argentino. Ante esta problemática, las autoridades de gobierno han dispuesto el aislamiento social obligatorio, ya que minimizar el contacto y la interacción física entre las personas se presenta como la única herramienta válida para minimizar los efectos de este flagelo global. Esta drástica medida requiere de una logística efectiva y comprometida que asegure el abastecimiento social en todo el país.

Ante el complejo escenario actual generado por la pandemia de coronavirus, el rol social de la actividad logística cobra toda su dimensión. Tal es así que el sector se ha convertido en una de las actividades esenciales, que junto a las fuerzas de seguridad y al área de la salud, posibilitan las medidas de aislamiento con las que se busca atenuar el impacto del virus en Argentina.

Consultados por Énfasis Logística, autoridades de la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL) y de la Asociación Argentina de Logística Empresaria (ARLOG), las instituciones que representan al sector logístico argentino, nos brindan sus reflexiones sobre esta inédita situación.

Hernán Sánchez, presidente de CEDOL

Énfasis Logística: ¿Cómo ha sido la respuesta del sector logístico argentino ante la situación generada por esta pandemia?

Hernán Sánchez: Alrededor de 15 días antes del aislamiento obligatorio ya habíamos tenido contacto con el gobierno nacional, con el fin de asegurar el abastecimiento de productos básicos y de primera y segunda necesidad para toda la población, algo que para que nosotros es central.

La logística en esta primera etapa es fundamental para que la gente esté tranquila y pueda contar con todo lo que necesita en su casa y moverse lo menor posible. Hemos trabajado muy bien con el gobierno para asegurar el abastecimiento a nivel nacional.

Se puso foco en los productos de primera y segunda necesidad: medicamentos, alimentos, bebidas, dinero, combustible, recolección de basura, todo lo que hace a la vida esencial de una persona que debe quedarse en su casa, y requiere tener en su negocio de cercanía este tipo de productos, que posibilitan realizar el aislamiento como corresponde.

É. L.: ¿Cómo es la interacción con las autoridades de gobierno?

H. S.: Fuimos muy bien recibidos por las autoridades y vemos muy positivo que haya liderazgo con vocación de escuchar a todos los sectores. Por nuestra parte manifestamos todo lo que la actividad logística requiere para funcionar, que no es solamente el transporte, que es la cara visible. La logística en Argentina es una red muy compleja que está soportada por empresas de primer nivel, que son los denominados operadores logísticos, que básicamente funcionan a través de centros de distribución, grandes depósitos, que requieren recibir la mercadería, clasificarla y cargarla en los camiones que son los que realizan la entrega. Es una actividad de mano de obra intensiva, por lo que uno de los puntos centrales en estas circunstancias es que los colaboradores puedan llegar bien a sus puestos de trabajo.

Ante esta crisis, desde CEDOL hemos pedido a las empresas asociadas a la Cámara priorizar el sentido común. Hay productos que requieren ser transportados y en eso tenemos que poner el foco como empresarios, en línea con las políticas de RSE que continuamente divulgamos desde CEDOL.

É. L.: ¿Está preparada la logística local ante un eventual prolongamiento de esta situación?

H. S.: Nuestro modelo logístico está preparado para soportar este tipo de operación y no debería haber ningún inconveniente con extenderla en el tiempo. Sí hay algunas cuestiones puntuales en las que estamos trabajando, como por ejemplo, con las vacunas y la carga refrigerada que es muy compleja. Todo el sector de vacunas de la industria avícola se transporta por avión, y son productos prioritarios porque si no entregamos vacunas a todo el ámbito de sanidad animal hoy, probablemente tengamos problemas de suministro de alimentos dentro de 15 o 20 días. En estos aspectos estamos trabajando muy intensamente para resolver, y es oportuno aclarar que no ha habido ningún tipo de desabastecimiento.

É. L.: ¿Desea comentar algo más?

H. S.: Llevar tranquilidad a todos los trabajadores que se presentan a cumplir sus tareas dentro de nuestra actividad. Todas las empresas están tomando las medidas para que su trabajo sea realizado en forma segura, con distanciamiento social, separación de los turnos en los comedores, separación de los turnos de ingreso y egreso, elementos de protección personal, también hemos trabajado muy bien con los sindicatos, especialmente con camioneros que es el principal sindicato que agrupa a nuestra actividad en todo el país. La gente que viene a trabajar tiene que estar tranquila. Porque hay que quedarse en casa, es cierto, pero también estamos los que tenemos la responsabilidad de abastecer de productos básicos a la sociedad.

Raúl Garreta, presidente de ARLOG

Énfasis Logística: ¿Cómo describiría el rol de la logística en este particular contexto de emergencia generado por la pandemia de coronavirus?

Raúl Garreta: Diría que el COVID-19 desafía nuestra capacidad de supervivencia. Estamos frente a una experiencia muy particular, en donde no tenemos antecedentes cercanos. Es un escenario muy complejo, “no planificado” que obliga a las autoridades a ir tomando decisiones todo el tiempo. Mayormente la gente permanece recluida en sus casas en la llamada “cuarentena”, pero hay un grupo importante de personas, donde se destacan quienes están abocados a la salud pública que deben trabajar. La atención en ciertos comercios, el control y seguridad y especialmente el “abastecimiento” son actividades claves a la hora de mantener a la población con alimentos, medicamentos, insumos y otros elementos importantes. La logística ha sido llamada como nunca antes a prestar un servicio enorme y, como decíamos, “no planificado”, donde los mismos trabajadores de la logística toman riesgos para cumplir con este desafío.

É. L.: ¿Cómo definiría la capacidad de respuesta del sector logístico ante esta situación excepcional?

R. G.: El sector logístico trabaja y está muy activo, pero las reglas de juego pueden cambiar y exigen más creatividad que nunca. Escuchamos, por ejemplo, que el municipio de Ezeiza cierra sus accesos e impide pasar a quienes no habitan allí. ¿Cómo hacemos para llegar a otros municipios linderos para abastecer el mercado, si nos encontramos en el trayecto con vallas, controles o fuerzas de seguridad que nos demoran innecesariamente?

É. L.: ¿Qué medidas toman los operadores y las empresas para poder seguir operando logísticamente y a la vez cuidar la salud de sus trabajadores, tanto en el transporte, como en la distribución y el almacenamiento?

R. G.: La salud es la prioridad. Las empresas deben cuidar a los trabajadores, ya sea en transportes o en actividades de los depósitos. En un centro de operaciones al igual que en nuestra casa se requiere que haya baños limpios, jabón y toallas descartables, lavandina, desinfectantes y demás elementos de limpieza. Hoy los pisos deberían parecerse al de los hospitales y clínicas donde todo el tiempo se los están higienizando. Asignemos un responsable para limpiar teclados, hand helds y otros equipos. La limpieza de picaportes, paredes y sectores expuestos al polvo son también importantes. Tomar la fiebre a la gente al ingresar cada día, es una necesidad básica para proteger a todos. Cada chofer de autoelevador o de camión debe sanitizar sus herramientas antes de usarlas. Es importante entregar a cada trabajador un kit con alcohol en gel, guantes de látex, barbijo en caso de corresponder, anteojos de protección, para hacer rápidamente la limpieza de su herramienta de trabajo.

É. L.: ¿Se ha establecido algún sistema de comunicación o coordinación especial entre los distintos eslabones de la cadena logística ante esta situación?

R. G.: Como decía antes, la demanda es cambiante, inestable e impredecible. Vemos algunas empresas que abastecen alimentos que un día despachan 35 camiones y al día siguiente solo 10 o viceversa. Esto implica jornadas de mucha actividad y otras de muy baja. La coordinación con el personal y los recursos es día a día y en general no se puede coordinar mucho más.

É. L.: ¿Existe coordinación con las autoridades de gobierno?

R. G.: Creo que el gobierno nacional a través de los DNU y los mensajes por los medios, tomó el liderazgo de este gran problema y marca el rumbo. Eso es muy importante aunque veamos algunas modificaciones sobre la marcha. No obstante percibo la complejidad de tener a provincias, municipios y la población alineadas completamente al objetivo. De alguna forma existe cierto “sálvese quien pueda” que hace más difícil las cosas.

É. L.: ¿Cómo es la situación de los transportes internacionales?

R. G.: El comercio exterior sigue funcionando pero no escapa a la problemática general. Depósitos fiscales, terminales, despachantes, aduana, SENASA, otros organismos y los transportes de contenedores, pueden manejar horarios y tiempos distintos a lo que estamos acostumbrados, generando complejidad en los trámites y demoras adicionales.

É. L.: ¿Se están tomando o analizando medidas ante un inminente empeoramiento de la situación general, para poder seguir abasteciendo de forma efectiva?

R. G.: No hay certezas; es un escenario complejo y poco predecible.

É. L.: ¿Desea comentar algo más?

R. G.: Quisiera felicitar expresamente a todos los trabajadores de la logística. Han sido llamados a brindar un servicio a la comunidad en un momento “excepcional”, y claramente están a la altura de lo que se espera de ellos. A las empresas hay que pedirles que los cuiden, que cumplan con las necesidades de una operación segura para evitar enfermedades y contagios.


Notas relacionadas

Te podría interesar