Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

El complemento tecnológico que exigen estos tiempos

 |   29 de junio del 2019

En un mundo marcado por el ritmo de internet, la automatización se presenta como la respuesta natural a las nuevas demandas logísticas signadas por la velocidad y la precisión.

Consultados por Énfasis Logística Pablo Montyn, Gerente de Ingeniería y Desarrollo de Proyectos, y Lucio Luque, Project Manager, ambos de SOTIC, se refieren en esta entrevista a la actualidad de los sistemas de automatización de operaciones en el sector logístico.

Énfasis Logística: ¿Cuáles son los tipos de automatismos más solicitados en la actualidad?

Pablo Montyn: Hoy en día los sistemas que más están siendo más solicitados en nuestra empresa son los sistemas SEMI AUTOMÁTICOS: que tienen la particularidad de que en parte de la operación logística participa un operario con un autoelevador más un Carro autónomo, también conocido como Carro shuttle.

En menor medida, pero también incipiente en éstos últimos años, los sistemas automáticos con transelevador vinculados a una obra de Almacén autoportante o cámaras de frío de las mismas características se han ido incrementando.

É. L.: ¿Cómo se evalúa la mejor solución para cada necesidad?

P. M.: Nuestra empresa hace particular hincapié en un servicio de Soluciones a medida, lo que queremos decir es que no nos dedicamos sólo a la venta de un sistema de racks más un carro autónomo, sino que estamos para desarrollar junto al cliente el sistema ideal para su necesidad. Por eso el personal dedicado al Anteproyecto tiene un fuerte foco en el cliente. Además de analizar las opciones para optimizar un espacio en cuanto a la cantidad de posiciones a instalar, también se incluyen otras cuestiones como la cantidad de movimientos, el tipo de rotación de la mercadería, el tipo de producto que se utiliza, incluso si será aplicado a un centro de distribución o si va a tener algún tipo de almacenamiento especial. Se engloban muchas variables importantes que habitualmente no se tienen en cuenta cuando se proyecta un sistema estático de almacenamiento.

Incluso hay algunos sistemas semi-automáticos que no van a trabajar en almacenaje sino, por ejemplo, en el proceso de salida de producción conectado con la zona de almacenamiento. Entonces el mismo carro puede trabajar en FIFO y LIFO con algunas calles que se destinen o no, y puede usarse como un complemento de producción como túnel de transferencia. El tipo de operador logístico que quiere aplicar este sistema y la cantidad de operaciones que desea desarrollar por día, por turno o si son varios turnos, también son datos importantes a analizar para plantear una solución adaptada a la necesidad del cliente en concreto.

Lucio Luque: En ese sentido lo que se hace es estudiar al cliente porque el sistema semi automatizado se va a desarrollar en base al tipo de operación que se realiza. No es lo mismo operar en una cámara de frío, donde se tienen ciertas condiciones que son propias de trabajar a bajas temperaturas, como la imposibilidad de tener gente trabajando durante períodos prolongados. En estos casos, ya no optan por algo semi y se van directamente a una opción automática como un transelevador y/o movers, que representan una escala superior de automatización.

É. L.: ¿Cuáles son las principales tendencias mundiales en automatización?

P. M.: Hoy en día la tendencia es automatizar el depósito, fundamentalmente lo que se busca es agilizar el proceso y disminuir los riesgos. Ya no se cuestiona ni se explica la operatividad de los carros autónomos. Hoy por hoy es tendencia como primera herramienta de almacenamiento, aún con sus ventajas y sus desventajas, puesto que es un sistema semi-automático y depende de las interacciones con humanos que es donde pueden existir choques, roturas, etc.

El carro es autómata, cumple con las misiones que se le programan y las funciones que tiene el carro en particular. La etapa en que interviene el operario es donde se debe hacer foco en la curva de aprendizaje, hay que capacitarlo y adaptar su espacio de trabajo a lo que se necesite: los pasillos deben estudiarse y armarse en función a  los autoelevadores. También es cierto que para cualquier tipo de depósito hoy la tendencia en los autoelevadores es la radiofrecuencia de filo inductivo, es decir sin operación humana, con lo que se busca ahorrar tiempo y dar seguridad al proceso

É. L.: ¿Cómo es la penetración de estas soluciones en el mercado local?

P. M.: En el mercado local, nuestra empresa ha tenido una muy buena penetración en los equipamientos semi automáticos en los últimos dos años, hoy tenemos instalados en varias empresas de primera línea más de 60 carros autónomos. Donde en algunos casos operan con un sólo carro y en otro con hasta cuatro unidades, dependiendo por supuesto, como decíamos al principio, de las necesidades de operación y flujo.

L. L.: Por otro lado, también los sistemas automáticos asociados a estructuras autoportantes para cámaras frigoríficas fueron en auge. Son estructuras ideales para automatismos, se ejecutan como un proyecto integral donde se incluye la construcción de las cámaras; la proyección se hace desde el momento cero. Esta última solución busca hacer todo de manera integral, optimizando recursos ya que la cámara es auto soportada por el mismo sistema, lo que a nivel económico y de inversión representa un beneficio característico de éste tipo de proyectos, ya que se ahorra todo el proceso constructivo y de obra civil.

É. L.: ¿Cuáles son los resultados que se registran una vez puestos en marcha estos sistemas?

P. M.: En primer lugar se destaca un ahorro extraordinario de tiempos. Al no tener que ingresar el operario dentro de una estructura, la velocidad que tiene el carro siempre le gana a un operador de autoelevadores. Entonces, mientras el carro trabaja dentro de la estructura, pueden haber tres operadores de carretillas trabajando en el inicio de las calles: cargando y descargando pallets. Los tiempos de los movimientos logísticos se disminuyen notablemente, así como aumenta la seguridad de las estructuras internas, al reemplazar las operaciones humanas en las calles por las operaciones del carro, la reducción es del 98% de los daños en la estructura.

Por otro lado, el carro es tan versátil en cuanto a su función de almacenaje que puede transportar desde motos en cajas especiales hasta big bag de cereales o elementos cementicios, y más. Todo es programable.

L. L.: En los casos de sistemas completamente automáticos, en la industria del frío por ejemplo que tiene un costo muy elevado, la reducción en la pérdida del frío representa un ahorro económico. Mediante un software especial se maneja todo lo concerniente a los movimientos logísticos.

Los sistemas automáticos otorgan una gran versatilidad al almacén. Las reducciones de tiempo vienen aparejadas al estudio de todos los movimientos de un transelevador: cuáles van a ser los productos, con qué fecha de vencimiento va a trabajar, cómo se realizará la carga o descarga de un camión, cuánto es el tiempo de permanencia de un producto en el depósito. El sistema automático asociado a un software de gestión brinda muchísimas oportunidades de análisis y optimización de almacenamiento. Otra de las ventajas de éste sistema es que garantizan el proceso logístico, ya que el robot no se enferma y la precisión es perfecta.

P. M.: En cuanto a los costos específicamente, la comparativa a la hora de adquirir un carro Autónomo no es solamente buscar el de mejor precio. En general, en el mercado argentino se están ofreciendo muchos modelos de carro pero con una asistencia técnica posventa prácticamente nula. Con lo cual una operación tan importante como ésta puede resultar bloqueada por completo, ya que una vez que el almacén pasa a tener un sistema semi-automatizado, ya no se puede volver a ingresar en una estructura como en los sistemas convencionales de almacenamiento. Por eso entendemos como un requerimiento esencial para poder tener un depósito semi-automatizado que funcione, el contar con un servicio de posventa local con personal especialmente capacitado en los carros que se ofrecen. Con un stock de repuestos permanente, asistencia técnica remota y presencial en 24 a 48hs, así como el mantenimiento preventivo y/o la reparación de carros en forma ágil. Esto es el corazón y lo importante de lo que estamos haciendo. En el mercado hay carros de calidad y prestaciones similares, pero si no existe un servicio de posventa y mantenimiento preventivo que acompañe al producto, será difícil tener éxito con el proceso.

É. L.: ¿Qué otros aspectos se deben considerar a la hora de iniciar un proyecto de automatización de depósitos?

P. M.: El usuario tiene que tener claro que para adquirir automatismos debe contar con una empresa que lo acompañe en todo el proceso, desde el día cero, durante todo el proyecto o anteproyecto, la capacitación y luego con la posventa, la asistencia remota y el service ante roturas o incidentes.

Hay empresas que llevan internamente adelante todo un proceso de actualización y capacitación consciente del cambio que van a realizar y eso se refleja en la curva de aprendizaje. En otras, su curva, es más larga pero al final los resultados y beneficios se ven. Decimos en nuestra compañía que sin Posventa no hay Carros, porque es tan esencial como el mismo funcionamiento. Si tuviéramos que hacer un check list sería algo así:

Capacitaciones

Mantenimiento preventivo de Carro

Soporte Remoto de Carros

Reparaciones y Posventa

É. L: ¿Cuánto tiene por ganar la actividad logística en Argentina con la implementación de estas tecnologías?

P. M.: Muchísimo. Los centros de distribución masivamente se van a ir volcando a estas tecnologías de acuerdo a sus necesidades y porque cada vez más operaciones admiten ser semi-automatizadas. Ser irá generalizando, será moneda corriente, hoy recién está arrancando, esta incipiente.

Los potenciales usuarios, además, aún tienen reticencia a preguntar; porque lo primero que piensan cuando hablamos de automatización es que es un producto caro, es como “de esto no pregunto”. La automatización hay que verla de otra manera: la inversión puede ser un poco más alta que una convencional, más que un penetrable (drive-in), pero acaba siendo más eficiente y económica cuando se evalúa el retorno que tiene ésta inversión en un año: de ahorro, de la cantidad de horas hombre, de rapidez de preparación de pedidos, etc. Tenemos el ejemplo de una solución que se adquirió como un sistema de almacenamiento semi-automatizado y terminó siendo un sistema de movimiento logístico totalmente diferente. Porque al darse cuenta de la posibilidad que tenía y lo exponencial de la prestación, el usuario terminó convirtiendo un depósito convencional en un centro logístico.

L. L.: Con este tipo de tecnología se tiene la posibilidad de cambiar la escala del depósito. Es decir, se puede transformar un depósito en un centro de operaciones y que todas las operaciones pasen por allí. Pero como toda nueva solución, aún tiene sus falencias en el mercado y es que se piensa que como es un sistema semi-automático no necesita asistencia. Nuevamente, la palabra semi está indicando que hay una parte del proceso en que intervienen personas: los carros se puede golpear, tirar, se pueden romper parte de las estructuras por mal uso, e incluso la utilización de pallets inadecuados pueden ser el problema de mañana, los pallets debe ser de 1º calidad, eso es una condición. Por eso es fundamental el mantenimiento preventivo y la asistencia en caso de algún accidente o error humano que quite operatividad al carro.

P. M.: Cada vez que asistimos a un cliente interesado en adquirir el sistema, completamos un formulario que va directo a la casa madre en Italia que nos provee esta tecnología, son más de 16 páginas con una descripción exhaustiva de cómo va a ser el sistema de almacenamiento, con un estudio totalmente distinto a lo que es un proyecto convencional de racks. Si esa parte se saltea, es posible que luego surjan los problemas. El estudio que realiza la empresa en esta etapa es muy detallista e intenta cubrir todas las posibles alternativas.

El carro funcionará en la medida que se lo programe adecuadamente, es como si el día de mañana tuviéramos en casa un robot que nos prepara el desayuno, lo sabrá hacer a la perfección pero si a este robot no se lo configura, para saber dónde están las tazas, el azúcar o por donde tiene que buscar el café, no lo va a poder lograr. Toda ésta tecnología implica un nuevo paradigma en donde los operadores y usuarios deben tomar conciencia y se deben realizar las inversiones que correspondan: las cuales son bajas, tienen un alto ROI, y en menos de un año se recupera la totalidad de lo invertido. Inclusive tuvimos proyectos donde clientes solicitaron cambiar de un drive-in a un semi-automatizado y lo convertimos, con la estructura existente más los elementos guía y los satélites para el carro convertimos las calles en túneles, aún con racks de otros fabricantes.

É. L.: ¿Cuál es el impacto de la actual situación económica en la concreción estas iniciativas?

P. M.: Obviamente que la situación económica del país no es ajena para ninguna empresa, altera y juega en contra de cualquier sistema de almacenamiento, no solo de esta clase en particular. Aun así, las empresas ya tienen un camino, un proyecto, un plan trazado a 5 o 10 años y lo intentan cumplimentar y sacar adelante. A nosotros con 40 años en el sector nos ha pasado atravesar crisis, y en esas crisis hemos desarrollado nuevos productos. Esas crisis sirvieron para que la empresa se consolide y tenga desde los recursos humanos más capacitados hasta las mejores maquinarias. Y también nos ha servido para plantearnos planes a largo plazos y tirar hacia adelante para cumplirlos. Es real, este país siempre tuvo vaivenes económicos, y sin embargo hay automotrices de primera línea, por ejemplo, que vienen con sus planes a 20 años y no pierden el foco independientemente de la coyuntura.

L. L.: No obstante, cuando se hace el estudio de factibilidad de la instalación del cliente, se le brinda a este la posibilidad de escalar la instalación: con esto quiero decir que llegado el caso, el usuario que no tenga el financiamiento para una instalación semi-automática, se le plantea una solución estática tipo drive in capaz de ser reconvertida a semi automática e, incluso, en una tercer etapa a algo automático completo con un transelevador. Obviamente lo ideal sería ir directamente a la instalación deseada, pero también existe ésta posibilidad de escalado.

É. L.: ¿Identifican algunas industrias o rubros más demandantes de estas soluciones?

P. M.: En realidad si hablamos de automatismos como un todo, ya sea con grandes bultos en pallets o en las centros de picking, todo puede ser automatizado. Lo que decimos es que, si bien nuestro enfoque está más dirigido al automatismo en sistemas de almacenamiento paletizados, más tarde que temprano la automatización será moneda corriente en todos los sectores.

Hemos visitado clientes donde la automatización está en el pickeo y preparación de pedidos, mientras que los sistemas de almacenamiento de pallets son estáticos. El tipo de automatización depende de la necesidad.

Hay que entender que la automatización de los sistemas de almacenamiento así como los de proceso de preparación de pedidos no responde sólo al avance tecnológico y a los nuevos métodos de trabajo, en realidad todo responde a las demandas del mercado. En un mundo donde todo se busca en internet, donde se elige el producto, la forma de envío y hasta la forma de embalaje, la automatización es la respuesta natural a estas demandas.

Ha llegado el momento que para cubrir estas expectativas que pide el consumo, el cliente final, no alcanza con el trabajo humano directo, pero sí con la ayuda de la tecnología.

Todo ha cambiado, la forma de comprar, de vender, de almacenar y de comercializar.

En un momento se pensó a la automatización como a la altura de los racks, una opción para optimizar rendimientos donde el valor de los m2 es elevado, hoy esa no es la premisa. Hoy la clave son los tiempos, el flujo de los activos, la cantidad de productos distintos que va a mover un depósito.

Seguramente los centros de distribución o los operadores logísticos encabezarán las tendencias pero no serán los únicos. La conclusión a la que queremos llegar es que no hay una industria que es más afín a la automatización que otra, pero sí, que en algunas industrias llegará primero, y en otras llegará como consecuencia de las necesidades de las empresas ya automatizadas. No nos olvidemos que todas las industrias y sectores estamos conectados y necesitamos de nuestros proveedores.

 

 


Notas relacionadas

Te podría interesar