Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Agregar valor al almacén

 |   7 de junio del 2016

La utilización de sistemas informáticos para la gestión de las operaciones dentro de los centros de distribución no solo permite optimizar las tareas “puertas adentro” de los almacenes, sino que representa una herramienta fundamental a la hora de compartir información y coordinar objetivos con clientes y proveedores. Es por eso que su implementación, aún en operaciones relativamente sencillas, constituye una inversión clave para las expectativas de crecimiento de las empresas.

En diálogo con Énfasis Logística, Hernán Plano, Director Comercial de Setup Informática, se refiere al aporte que los Sistemas de Gestión de Almacenes (WMS por sus siglas en inglés) pueden ofrecer en la actualidad a la optimización de las operaciones.

Énfasis Logística: ¿Por qué una empresa debería contar con un WMS para la gestión de sus operaciones logísticas? 

Hernán Plano: Hay varias cuestiones fundamentales que influyen a la hora de optar por una solución tecnológica: el tamaño de la empresa, la complejidad de las operaciones que pretende realizar y muchos otros factores más. De todos modos, a nuestro  entender,  la razón más importante es lograr un umbral de diferenciación en la calidad de servicios que el operador logístico puede brindar. En general, las empresas de almacenaje cobran un alquiler de espacio que en la jerga se traduciría en “pallets por día”, como así también algunos servicios como IN, OUT, consolidado, desconsolidado,  palletizado, etc. Estos servicios son similares en casi todas las empresas del sector.
 
É. L: ¿Estos sistemas son aplicables para empresas de todo tipo de tamaño? 

H. P: Pequeñas y sencillas operaciones pueden llevarse con planillas o con algunos  sistemas de stock que brindan información básica, pero hay que tener en cuenta que ninguna empresa de jerarquía confiaría la gestión de su stock y su mercadería a un operador logístico con herramientas tan precarias. A la hora de elegir un sistema hay varios puntos a tener en cuenta: En primer lugar, “la visión de la empresa”. Es importante entender que si se proyecta un determinado crecimiento, poseer un WMS es fundamental, ya que el mismo nos permite brindar la calidad de servicio exigida por los clientes de primera línea que buscamos conseguir. Control de ubicaciones, partidas, lotes, vencimientos, son cuestiones que requieren un sistema de este tipo, y son controles exigidos por los clientes con estándares corporativos. Por otro lado, es importante implementar un sistema cuando la operación todavía es manejable, y no como ocurre en muchísimos casos, que se busca un sistema cuando la situación ya está desbordada.

É. L: ¿Sistemas en servidores propios o a través de la nube?, ¿qué elegir y por qué?

H. P: La tendencia mundial  indica que todo vaya a la nube. En primer lugar, por la facilidad de acceder a la información en tiempo real, desde cualquier parte del mundo y con diferentes dispositivos. Otra razón de peso son los costos. Es mucho más eficiente contar con servidores virtuales o espacios en un data center, que adquirir servidores, firewall, UPS, servicios de mantenimiento, dispositivos de Back up y ocuparse de las tareas de respaldo de información que en pocas empresas se realiza de manera eficiente. Otro beneficio que brinda la nube es evitar la rápida pérdida de valor que inevitablemente sufre cualquier inversión en hardware debido a que los avances tecnológicos vuelven rápidamente obsoleto cualquier equipo. Hay que considerar que, a pesar de los argumentos expuestos, por una cuestión de criticidad de sus datos y por políticas corporativas, algunas empresas no permiten consultar información fuera del recinto de sus corporaciones. Esta tendencia va declinando debido a que los nuevos desarrollos se realizan para entornos web y corren en tablets, Smartphones, y muchos otros dispositivos que tornan imposible que la información sea solo propietaria de las PC.
É. L: ¿Cómo es la penetración o presencia de estos sistemas en el mercado argentino?

H. P: En lo que respecta a los WMS hay dos rangos bien diferenciados. Empresas de primera línea a nivel mundial que producen soluciones muy potentes, pero su implementación es muy costosa y solo se justifica en grandes compañías. Existe también otra gama de soluciones de desarrollo local con un estándar de funciones aplicadas a las necesidades de las empresas de menor tamaño y donde los costos de licenciamiento e implementación son mucho más bajos. 
É. L: ¿Qué recomendaciones le daría a una empresa que está analizando la implementación de un sistema de este tipo?, ¿qué evaluar?, ¿por dónde empezar?

H. P: La recomendación a la hora de implementar una solución de este tipo es tener en cuenta un proyecto a mediano o largo plazo, pensando muy bien cuales son las necesidades, a que operaciones y a qué tipo de clientes se va a apuntar. Hay que buscar soluciones que sean escalables y que permitan empezar con las operatorias básicas, lo que representa una rápida implementación y bajo costo, pero teniendo en cuenta que en el futuro pueda brindar las prestaciones que estamos buscando, como trazabilidad a lo largo de toda la cadena, compatibilidad con dispositivos móviles, definición de reglas, etc. De lo contrario, cuando la empresa crezca tendrá que enfrentar la decisión del cambio de proveedor de tecnología, situación que nunca resulta para nada sencillo.
LA TECNOLOGÍA COMO FACTOR DE DIFERENCIACIÓN
Gerag Logística gestiona el stock de una empresa de alimentos, y prepara con sus productos las cajas que se entregan en el servicio de abordo de algunas Aerolíneas.  Inicialmente, Gerag remitía los pallets almacenados a la empresa de alimentos y ésta se encargaba de realizar la producción. Esto aumentaba notablemente los costos debido a que para cada lote de producción, Gerag debía devolver los productos necesarios para la misma y luego retirar las cajas terminadas para su distribución y entrega final a la aerolínea. Si bien la producción era muy sencilla, una caja (el nuevo producto final) que contenía un chocolate, un jugo, algunas galletas y una servilleta, había que cuidar algunos detalles fundamentales. Los productos que contenían chocolates debían estar a temperatura controlada tanto en la producción como en el almacenaje. El nuevo producto fabricado “la caja” debía registrar su lote, fecha de fabricación pero fundamentalmente era necesario obtener la trazabilidad con los pallets que le dieron origen. Gerag Logística montó una sencilla línea de producción pero fundamentalmente se “customizo el WMS” para que al recibir un pedido del cliente se pudiera generar en la herramienta una orden de producción. Esta orden de producción dispara el picking con los productos necesario para la fabricación de ese lote teniendo en cuenta, pallets de origen, fecha de vencimiento y fundamentalmente llevar la trazabilidad de todo lo actuado. Como resultado de todo este proceso, la empresa de alimentos redujo notablemente sus costos de producción y distribución y Gerag Logística logro diferenciarse prestando un servicio que sale de los estándares de empresas similares que compiten en el mismo rubro.

Notas relacionadas

Te podría interesar