Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Argentina y Brasil trabajarán por un Acuerdo Automotor

 |   14 de agosto del 2012

Las presidentes de ambos gobiernos redactarán un Protocolo Automotor Bilateral que regirá a partir de 2013 para otorgar mayor control aduanero sobre las autopartes extrazona y mejorar vinculación con los países del bloque.

El nuevo Protocolo Automotor Bilateral estaría basado en un mayor control aduanero sobre las autopartes de extrazona, con idénticos aranceles por parte de todos los países del bloque.

Las negociaciones comenzarán a fin de mes. El nuevo acuerdo automotor regirá desde julio de 2013 y estará focalizado en reducir las importaciones autopartistas desde países no integrantes del bloque, que en 2011 sumaron el equivalente a 37 mil millones de dólares (la mayoría de esas importaciones, cabe aclarar, son concretadas por las propias terminales radicadas Brasil y Argentina como insumos para ensamblar vehículos).

La Argentina importó durante 2011 autopartes por el equivalente a 11.400 millones de dólares, de los cuales US$6.100 millones provienen de extrazona y otros US$ 5.300 millones son de autopartes brasileñas.

Según anunció la semana pasada la ministro de Industria, Débora Giorgi, ya acordó con su par brasileño, Fernando Pimentel, que todas las autopartes producidas en Brasil y Argentina serán consideradas como “nacionales” a ambos lados de la frontera, a la vez que se cobrarán idénticos aranceles (hoy existe dispersión en ese renglón) a las autopartes de extrazona.

Esos lineamientos son impulsados en particular desde Itamaraty, la cancillería brasileña, que desde la crisis de 2008-2009 busca cerrar el camino a las importaciones provenientes desde China.

A la vez, un rápido acuerdo en uno de los sectores industriales más sensibles (el acuerdo automotor es incluso anterior a la creación del Mercosur) serviría para cerrar filas entre los gobiernos de Cristina Fernández y Dilma Rousseff.

Queda pendiente el problema crónico de la balanza comercial: un déficit autopartista con Brasil de más de 3 mil millones de dólares al año.

Fuente: iEco
        


Notas relacionadas

Te podría interesar