Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Autoridades evalúan daños tras fuerte terremoto

 |   1 de marzo del 2010

Puertos y aeropuertos sufrieron daños importantes, y el país se vio obligado a suspender en un 20% la producción de cobre.


     El terremoto, que tuvo su epicentro cerca de la ciudad de Concepción, 500km al sur de Santiago, fue uno de los más intensos de la historia y destruyó carreteras y redes de telecomunicaciones en toda la zona.

Puertos y aeropuertos sufrieron daños importantes, y el país se vio obligado a suspender en un 20% la producción de cobre, según la prensa local e internacional.

La minera estatal Codelco manifestó que esperaba que la producción se normalizara el domingo, ya que muchas minas de la V y VI Región paralizaron las actividades.

Dos de las mayores minas del país, Escondida y Chuquicamata, no se vieron afectadas, según las informaciones. Anglo-American suspendió las operaciones en las minas Los Bronces y El Soldado.

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, dijo en la televisión local que el país todavía tenía serios problemas con el abastecimiento de agua potable y electricidad.

Si bien la capacidad de generación es suficiente, el ministro de Energía, Marcelo Tokman, señaló que se experimentaban dificultades con las redes de transmisión y distribución. A 24 horas de la catástrofe, el servicio eléctrico ya había sido reestablecido en la mayor parte de Santiago.

Sin embargo, algunas autoridades dijeron en una conferencia de prensa el domingo que la distribución seguía siendo uno de los principales problemas en las zonas más dañadas del territorio nacional.

El aeropuerto de Santiago reabrió parcialmente para permitir la llegada de vuelos internacionales el domingo, pero permaneció cerrada la terminal de pasajeros, que sufrió cuantiosos daños.

Las telecomunicaciones entre Santiago y el sur del país se mantenían gravemente afectadas, lo que fue atribuido a la falta de electricidad.

El domingo recién empezó a conocerse el alcance de los daños en el sur de Chile, en especial alrededor de la segunda mayor ciudad del país -Concepción-, debido a que persistía la interrupción en las telecomunicaciones.

La petrolera estatal Enap suspendió las operaciones en las refinerías Bío Bío y Aconcagua debido al corte en el abastecimiento de electricidad y a daños estructurales, según un comunicado divulgado por la compañía.

Enap aseguró a los consumidores que cuenta con suministro de combustible para 10 días y que aumentará las importaciones. Sin embargo, se observan largas filas en las estaciones de servicio de todo el país.

Más de 1,5 millones de viviendas sufrieron daños considerables, y 500.000 exhiben daños graves. Al domingo ya se registraban más de 100 réplicas, de las cuales 50 habían tenido una magnitud de al menos 5,0.

El gobierno decretó estado de catástrofe durante los próximos 80 días, y Bachelet señaló que trabajará con su equipo hasta el último día de su mandato, que termina el 11 de marzo, fecha en que asume el presidente electo Sebastián Piñera. Bachelet prometió entregar a Piñera y al nuevo gabinete toda la información que su gobierno maneja sobre la situación.

Se espera que la Policía y el Ejército de Chile asuman un papel más importante en algunas de las zonas más aisladas, pues comenzaron a sucederse los actos de saqueo y pillaje. El país aún no solicita ayuda internacional.

“Fue una tragedia sin precedentes”, sostuvo la mandataria.

Fuente: BNAmericas


Notas relacionadas

Te podría interesar