Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Avances en el proyecto del Corredor Bioceánico Aconcagua

 |   29 de julio del 2011

La obra prevé una inversión de u$s3.000 millones. Apunta a convertirse en el "Canal de Panamá del sur". Destacaron los beneficios económicos que traerá.

El Corredor Bioceánico Aconcagua pareciera un paso más cerca de convertirse en una realidad. Sucede que el Consorcio privado que ha desarrollado la iniciativa -integrado por Empresas Navieras SA, Corporación América SA, Mitsubishi Corporation, Contreras Hermanos SA y Geodata SPA- le presentó a la Presidenta el Estudio de Factibilidad con el Anteproyecto de Ingeniería.

El objetivo es que en este semestre se haga el llamado a licitación para la construcción del proyecto. El encuentro tuvo lugar en la Casa de Gobierno, el pasado martes 26 de julio. “El Corredor Bioceánico Aconcagua será una obra de infraestructura que potenciará el comercio entre las economías del Asia Pacífico y del Mercosur, que consolidará la integración chileno-argentina con un paso cordillerano moderno, seguro y eficiente”, aseguró el presidente de Corporación América, Eduardo Eurnekian.

El ejecutivo simbolizó así los beneficios de la propuesta a la que denominó el “Canal de Panamá del Sur”. El encuentro con Cristina Fernández de Kirchner tuvo por objeto, además, exponer en detalle las características del Bioceánico Aconcagua, que incluye la construcción de un túnel ferroviario a baja altura de 52 kilómetros de extensión, entre Los Andes (en Chile) y Mendoza. Apunta a convertirse así en una respuesta eficaz y confiable a la saturación del paso Los Libertadores, el cual ha llegado a su límite de cargas y debe cerrarse 60 días por año en promedio, por las lluvias y nevadas. “El Paso Cristo Redentor ya alcanzó su máxima capacidad, con 7 millones de toneladas por año. Por el túnel a baja altura pasarán 77 millones de toneladas anuales”, indicó Eurnekian.

A la ceremonia, asistieron representantes de las firmas que llevan adelante la iniciativa, Corporación América (CASA), Empresas Navieras, Mitsubishi, Contreras Hermanos, Geodata, además de autoridades del Gobierno nacional. Eurnekian anunció que, en los próximos días, la Sociedad Bioceánico Aconcagua hará entrega del informe final del proyecto a la Entidad Binacional y a los ministerios respectivos de Chile y Argentina, instancia creada en el Tratado de Integración y Cooperación de 2009 y encargada de llamar a licitación internacional para la concesión de la obra.

El corredor

El Corredor Bioceánico Aconcagua, que requerirá de una inversión de u$s3.000 millones, es un vínculo ferroviario interoceánico que establecerá un nuevo nivel de integración física y comercial entre el Océano Pacífico y el Océano Atlántico. Propone una solución fundamental para el crecimiento de la región, con fuerte impacto en la expansión de las economías, de las naciones y el bienestar de sus habitantes, destacó un comunicado. La importancia estratégica de la cuenca del Pacífico en la economía mundial vuelve urgente en América del Sur la necesidad de contar con una salida segura y confiable hacia ese océano.

Hoy no hay una conexión física eficiente ya que la Cordillera de los Andes, con sus 7.200 kilómetros de longitud y 4.400 metros de altura promedio, actúa como barrera.
La frontera común entre Chile y Argentina es de 5.150km de Codillera y el 83% de la carga que circula entre ambas bandas del Cono Sur viaja por mar, utilizando rutas más largas y costosas. Asimismo, el Paso Cristo Redentor no resulta una alternativa confiable ya que el clima de alta montaña obliga el cierre de entre 45 a 60 días por año entre mayo y octubre, lo que no permite optimizar la planificación logística y su capacidad vial está próxima a la saturación ya que la abrupta geografía no permite ampliaciones graduales. Este proyecto resuelve el Paso Cristo Redentor con el Corredor Bioceánico Aconcagua, que incluye:

•Un túnel de baja altura de 52 kilómetros, garantizando menores costos y tiempos y su operatividad durante todo el año.

•Un ferrocarril eléctrico de alta capacidad de carga que representa una solución a largo plazo ya que podrá transportar hasta 77 millones de toneladas por año. Además, será eficiente en el uso de energía. “Trabajar con un tren impulsado por energía eléctrica es una solución óptima tanto en el costo del transporte como en cuanto al impacto ambiental”, señaló el comunicado.

•Un sistema abierto Atlántico-Pacífico de trocha única, totalmente multimodal, para el transporte de todo tipo de carga.

•Dos estaciones multimodales en los extremos del sistema, que permitirán la carga y descarga de en todos los formatos, incluyendo camiones con su conductor.

En otras palabras, el Corredor Bioceánico Aconcagua busca resolver así, en sólo 205 kilómetros, el punto más débil del eje Mercosur-Chile, salvando el cruce de los Andes con una solución técnica de punta.

 


Notas relacionadas

Te podría interesar