Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

CESVI Argentina y el Día Mundial de la Seguridad Vial

 |   9 de junio del 2017

Con el fin de prevenir siniestros a través de la información y concientización, desde CESVI destacan la gran incidencia del error humano en la conducción.

Para CESVI Argentina el Día Mundial de la Seguridad Vial no es una jornada más, por eso aprovecha la ocasión para analizar la problemática de la siniestralidad vial en el país. No para ser simples expositores de problemas, sino para poder describir un cuadro de situación, analizar las causas y buscar soluciones. Para ello recurren a su propia fuente de información, las reconstrucciones de siniestros de tránsito (con lesiones graves y muertes) realizadas por su equipo de profesionales desde enero de 2004 a diciembre de 2016, en las que participaron 8.000 vehículos en 4.000 choques. Esta experiencia permite establecer una estadística objetiva con información muy valiosa sobre la siniestralidad en la Argentina.

El dato más importante es que la causa principal de la siniestralidad vial es el error humano (89,5%), seguido por el medio (8,8%) y muy atrás, el estado del vehículo (1,6%). De esta manera se confirma una tendencia que desde CESVI sostienen desde hace muchos años: en la mayoría de los casos chocamos por errores propios de conducción, ya sea por alguna actitud negligente, una distracción o la propia impericia.

“Es necesario establecer medidas en las rutas argentinas que ayuden a minimizar los errores humanos que pueden producirse en los siniestros viales por maniobras tan frecuentes y peligrosas como el sobrepaso”, afirmó Gustavo Brambati, Subgerente de Seguridad Vial.

Para profundizar el informe, analizamos cuáles son las fallas más comunes y allí la invasión de carril ocupa el 44,2%, seguida por la distracción (14%) y la maniobra abrupta (10%). Pero también se registraron, velocidades indebidas (9%), no respetar la señalización (6,9%), no respetar la prioridad de paso (6,5%), distancia de seguimiento inadecuada (5,2%), cansancio (2,7%), entre otros.

“La mayoría de los choques se produce por errores de cálculo al tratar de pasar un vehículo que circula a menor velocidad. Pero también las causas de la siniestralidad responden a distracciones y excesos de velocidad. De allí surge la necesidad de que la infraestructura ayude a minimizar y compensar los errores humanos como sería la transformación de las rutas nacionales y algunas de las provinciales en autopistas. También debería mejorarse la visibilidad mediante una adecuada señalización horizontal y vertical. La eliminación de obstáculos al borde del camino que supongan un peligro para la circulación en el caso de despistes, o el mejoramiento de las banquinas, seguramente traerá un beneficio en menos víctimas y heridos en siniestros viales”, señaló Brambati.

El informe derriba algunos mitos y creencias populares ya que el 88,4 % de las colisiones se producen sobre asfalto seco, mientras que solo el 6,1 % corresponde a zonas de pavimento mojado y 2,9%, en pavimento húmedo. De esta manera queda demostrado que la superficie ya no es una excusa valedera para justificar los choques.

En el amplio abanico de excusas cuando alguien choca, se suelen esbozar dificultades en la traza o las complicaciones que presentan algunos tramos. Sin embargo, el 63 % se producen en recta y tan sólo un 20 % en curva.

De los siniestros relevados por CESVI en estos últimos 12 años, el 51% se produjeron en rutas nacionales, el 25 % en rutas provinciales y el 8,2% en autopistas. Sólo el 7,6 % correspondió a avenidas y el 6,9 % a calles.

El informe también discrimina por tipo de impacto, donde el frontal se lleva la mayor parte: 32,20 %. Después le siguen, el impacto fronto angular (20,86), lateral (14,98%) y trasero por alcance (12,43%).

 En el análisis pormenorizado del estado de las rutas, se consignaron como principales fallas de la calzada, falta de señalización vertical (25,1 %), ausencia de iluminación artificial (19,2 %) y de señalización horizontal (17,5 %), mientras que la calzada deteriorada (14,8%) y la banquina descalzada (5,6%), entre otros, también incide.

Ante el panorama que brindan los números, Brambati da señales de acciones que se pueden realizar para buscar un cambio hacia un tránsito más seguro. “Obviamente los buenos comportamientos ayudan, a futuro la educación vial, pero en el hoy, medidas como el carnet por puntos o el endurecimiento de las penas por delitos de tránsito pueden generar un cambio de conciencia necesario para paliar este flagelo que diariamente conmueve a nuestra sociedad”.

 

LA SINIESTRALIDAD ARGENTINA EN NÚMEROS

  • El 89 % de los choques se producen por error humano.
  • La invasión de carril es la principal falla de los conductores (44%).
  • La mayoría de los choques se registran en zonas con asfalto seco (88,4%).
  • El 76 % de los siniestros ocurren en rutas nacionales y provinciales.
  • El 63 % de las colisiones acontecen en rectas.
  • La falta de señalización vertical es la primera (25,1 %) deficiencia de la calzada.

 

(*) Según estadísticas de CESVI sobre siniestros relevados de enero de 2004 a diciembre de 2016.


Notas relacionadas

Te podría interesar