Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Claves para entender las redes logísticas

 |   6 de mayo del 2013

La Supply Chain debe ser entendida como un proceso de funcionamiento que colabora con la integración de la actividad logística. En el ámbito de la 7° edición del Seminario Intl. de Management Logístico, destacados especialistas debatirán las Claves para entender las redes logísticas, en una mesa redonda que integrará el Congreso Internacional del 21 de mayo.

El Congreso Internacional de la 7° edición del Seminario Internacional de Management Logístico, presentará una Mesa Redonda en la que destacados especialistas debatirán sobre las Claves para entender las redes logísticas, con la presentación de casos reales nacionales. Jorge Tesler, Director del Centro de Logística y Organización del ITBA, será el moderador de una mesa integrada por Hernán Zavaley, Director de Supply Chain de Carrefour, Julián Sabatte, Gerente de Logística de Molinos Río de la Plata S.A., Juan Pedro Iturburu, Gerente General de Cabelma. A continuación, una síntesis de la problemática que abordarán el próximo 21 de mayo.

Las cadenas de abastecimiento en nuestro país han evolucionado en general  con distintos grados de crecimiento, y actualmente se ha alcanzado un nivel  razonable de maduración en las principales funciones típicas de la actividad logística.

No obstante ello, la conocida Supply Chain ya no puede ser definida como una función de la empresa. Es realmente un “proceso de funcionamiento”, cuyo fin es asegurar una gestión y una sincronización del conjunto de los procesos que permite a una empresa y sus proveedores tomar en consideración y responder a las necesidades de los clientes finales.

Por lo tanto, esa definición de Supply Chain nos lleva a entender la importancia de la “integración de funciones o actividades logísticas”.  En los últimos años,  se menciona a la “falta de integración” como una debilidad generalizada en los ambientes logísticos. Y se tiende a culpar a diversas cuestiones que se presentan dentro y fuera de la empresa. Muchas veces fácilmente identificables, pero normalmente lo que se “visualiza en la superficie” como origen del problema no suele serlo, dada la complejidad de situaciones que se dan en los procedimientos operativos, y la cantidad de participantes en los procesos de negocio.

Para abordar la integración es imprescindible entender el contexto con el que conviven las cadenas logísticas y esto nos permitirá hacer una evaluación correcta de su funcionamiento. Dicho contexto está conformado por varios factores que influyen en forma variable según se trate de cadenas de suministro de productos industriales, o productos para alimentación, o electrodomésticos, etc. Es decir, el contexto marca de alguna manera la performance final de las cadenas de abastecimiento. Por ejemplo, la creación de nuevos canales de distribución en el sector minorista en consumo masivo ha modificado la estructura de la logística de distribución en el ámbito urbano, y consecuentemente el rol de los participantes en esa cadena de suministro. Otros factores que son parte del contexto, como la mayor competencia, los ciclos de vida de productos cada vez más cortos, el lanzamiento permanente de nuevos productos al mercado y los nuevos desarrollos tecnológicos, impactan en la eficiencia y costo de las cadenas de suministro.

La mencionada complejidad en los procesos, el fuerte impacto del contexto y la diversidad de actores que participan en las actividades logísticas, han conseguido hacer cada vez más dificultoso conseguir la tan buscada integración logística.

Es por ello, que en el Centro de Logística Integrada y Organización del ITBA (Instituto Tecnológico Buenos Aires) hemos analizado tales circunstancias en equipos multidisciplinarios, y definimos que es necesaria una actualización de la tradicional visión de cadena de abastecimientos (supply chain) de manera tal de analizar más fácilmente la influencia de nuevos jugadores, nuevos requisitos, más procesos con restricciones, contextos poco gobernables, etc. y permitir de ésa manera contar con una metodología que refleje los desafíos por lo que atraviesa el profesional logístico.

Dicho análisis nos ha llevado entonces a impulsar el modelo de “Redes Logísticas”, compuestas por muchas cadenas de suministro entrelazadas, con nodos reales o virtuales por donde fluyen las transacciones del sistema. Por lo tanto la gestión de dichas redes logísticas implica comprender y operar  sobre el comportamiento de las personas y sus complejas interacciones. En realidad percibimos la realidad como  una mezcla de elementos clave relacionados: comportamiento humano, tecnologías y  sistemas de información, e infraestructuras.

El desafío que se presenta en el futuro inmediato es entonces conseguir una “sincronización” de dichos elementos actuando en una Red de Valor Logística. La velocidad de los cambios de escenarios, y la adecuación de las organizaciones marcarán el plazo para que dichas redes se consoliden consiguiendo resultados positivos en costos y servicios.

Encuentre más información sobre esta y todas las presentaciones que se realizarán durante la 7° edición del Seminario Internacional de Management Logístico en: http://www.managementlogistico.com/


Notas relacionadas

Te podría interesar