Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Claves para reducir el costo logístico

 |   28 de junio del 2016

Para las empresas es cada vez más importante lograr optimizar su logística, tanto para ser más eficientes y obtener así una ventaja competitiva, como para disminuir el impacto de sus costos, sobre todo en momentos como el actual, en el que las subas del combustible, insumos, energía y las paritarias salariales configuran una ecuación preocupante.

Claves para reducir el costo logístico

 |   8 de julio del 2015

Los costos asociados con la actividad logística están compuestos por tres grupos que facilitan su análisis. Profundizar en ellos será un elemento revelador a la hora de conocer el verdadero costo logístico de su empresa, y la incidencia del mismo en el costo de los productos que produce y comercializa.

La logística ocupa un rol fundamental en el correcto funcionamiento de toda empresa, ya que es la encargada de llevar a cabo de forma estratégica el movimiento de las materias primas y los productos terminados, para lograr acercar el producto en tiempo y forma, con elevados estándares de calidad y al menor costo posible.


Suele ser un error conceptual generalizado el asociar el costo logístico a la distribución de los productos vendidos y entregados a los clientes. Si bien, de acuerdo a la actividad de cada empresa, esos costos puedan tener una incidencia desigual, es importante tener en cuenta la estructura de los conceptos de costos que pertenecen a la categoría de los Costos Directos de la Organización.


COSTOS DE TRANSPORTE


Son los más relevantes. Representan del 50% al 60% de los costos logísticos y están influenciados por los diferentes modos de distribución. El sector privado busca su eficiencia a través de la optimización de la carga y el “ruteo”, vehículos más económicos que se adecuen al producto que se comercializa, mejor consolidación de carga, optimización del espacio del vehículo o contenedor, entre otros. Le cabe al sector público buscar mejorar las infraestructuras de carreteras, ferrocarriles, puertos, y aeropuertos y como asimismo la integración modal.


Clave: En este punto es fundamental tener en cuenta la optimización en los costos de carga y descarga, contando con buen asesoramiento a la hora de instalar la carrocería móvil.


COSTOS DEL INVENTARIO


Son un componente importante y estratégico para las empresas. Representan del 20% al 30% de los costos e incluyen costos de almacenamiento de productos; desde el espacio del depósito, equipos de estiba y mano de obra directa e indirecta, hasta los costos financieros del capital invertido. Las empresas buscan optimizar sus stocks satisfaciendo al cliente de la mejor manera posible al costo más bajo. La optimización pasa por una gestión eficiente de las empresas, por infraestructuras especializadas (como plataformas logísticas) y por la integración de los puntos de almacenaje con las redes de transporte.


Clave: La optimización tiene como límite el no caer en “quiebres de stock” que afectan a los dos extremos de la cadena de valor Proveedor > Cliente.


COSTOS DE GESTIÓN


Son los menos revelados y expuestos. Pueden llegar al 10% de los costos pero están muchas veces ocultos en otras imputaciones contables. Incluyen los costos de gestionar órdenes de clientes, facturas, planificación de inventario y empaque, más todos los procesos administrativos para que el producto llegue al cliente final. Desde el punto de vista del sector público, se refieren a los procesos en aduanas, recaudación de impuestos, fiscalización, y otras regulaciones.


Clave: El secreto del éxito en este campo es tener una visión integral de estos componentes y actuar de manera coordinada, lo que dará como resultado la reducción de costos, el aumento de la competitividad y dar con el producto y el cliente correcto.

(*) El autor es CPN, MBA – Consultor Externo en Alfonso Sabbatini S.R.L.


Notas relacionadas

Te podría interesar