Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Con el foco en sumar valor

 |   16 de julio del 2015

Un proceso eficiente de tercerización de las actividades logísticas de una compañía debe estar centrado en crear valor, generar ventajas competitivas y contribuir con la rentabilidad. Delegar la gestión de estas operaciones permite centrar esfuerzos en la actividad principal de la empresa, pero sin dejar de realizar un efectivo control sobre el cumplimiento de los estándares deseados.

¿Por qué una empresa decide tercerizar sus operaciones logísticas? Comencemos definiendo algunos aspectos. La logística empresarial conforma un sistema que vincula las diferentes ser las compras, el abastecimiento, el almacenamiento, la producción, el mantenimiento y la distribución, sin olvidar quizás la recolección al inicio o al final del proceso logístico de bienes, materiales e insumos, lo que se conoce como logística inversa. Al mismo tiempo es el conjunto de medios y métodos necesarios para llevar a cabo de una forma eficiente estas actividades. Todo queda integrado en lo que se conoce como Cadena de Suministro (Ver Gráfico 1). El desarrollo del proceso logístico requiere tanto de actividades de planificación como de gestión operativa, y abarca aspectos estratégicos (mediano y largo plazo) y tácticos (corto plazo). Un primer gran objetivo en logística empresarial será entonces entregar bienes y/o servicios que satisfagan los requerimientos del cliente en varios aspectos: calidad, cantidad, tiempo y costo. Estos aspectos forman parte del “contrato” que la empresa adquiere con su cliente.

 

PRIMER FOCO: LA EFICACIA

 

La actividad logística entonces se convierte en uno de los procesos estratégicos de la organización, por lo tanto debe ser capaz de crear valor para los diferentes stakeholders (partes interesadas). La creación de ventajas competitivas a través del proceso logístico puede lograr la diferencia con otras organizaciones. La contribución a la rentabilidad de la empresa se transforma en un segundo gran objetivo a ser considerado. Esto se logra mediante la adecuada administración de los recursos asignados: financieros, materiales, humanos, energía, tiempo, etc.

 

SEGUNDO FOCO: LA EFICIENCIA

 

Entendemos que un proceso de gestión es la transformación de entradas en salidas, agregando valor, buscando la concreción de uno o varios objetivos y satisfaciendo al mismo tiempo ambos focos planteados: eficacia y eficiencia (Ver Gráfico 2). Pues debemos preguntarnos en la organización si somos capaces de alcanzar estándares que satisfagan estos requisitos. Surgen entonces grandes preguntas que debemos responder:

 

• ¿Es el proceso logístico uno de nuestros “Core Business” o actividad principal? Si la respuesta es negativa, entonces…
• ¿Podemos tercerizar el mismo en alguien que nos asegure eficacia y eficiencia?

Si entendemos por eficaz aquel proceso que es capaz de cumplir con los requisitos establecidos y eficiente aquel que alcanza los objetivos con un uso adecuado (óptimo) de recursos, ahora sí tenemos una referencia para evaluar la factibilidad de tercerización de las actividades logísticas. 

 

Estamos en condición de dar respuesta a nuestra pregunta inicial: Las empresas adoptan un proceso de tercerización en especialistas externos, transfiriendo la responsabilidad de la gestión, cuando deciden concentrase mejor en sus negocios específicos. Por lo tanto es una decisión de tipo estratégica, que adopta la organización es su concepción del Modelo de Negocio. Realizar un auténtico análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas), respondiendo a preguntas del tipo:
 
• ¿Para qué somos buenos o excelentes?
• ¿Dónde obtenemos nuestras mejores ventajas competitivas?
• ¿Qué actividades podemos tercerizar en socios estratégicos del negocio?
• ¿A través de qué procesos somos capaces de generar valor genuino?;
• ¿Qué reconocen nuestros clientes como nuestras principales fortalezas?

 

BENEFICIOS DE TERCERIZAR

 

Ya decididos a tercerizar procesos que no forman parte de nuestra actividad principal, con la cual sabemos generar valor, podemos aun seguir obteniendo beneficios de ésta decisión estratégica, como ser:

 

a) Liberar al management para que se concentre en el Core Business: nos permite brindar flexibilidad a nuestra empresa para que los recursos humanos más valiosos se dediquen a sus funciones principales, adaptándose mejor a los cambios y tecnologías, ya que éstos deben ser desarrollados por las empresas especializadas que hemos seleccionado.

b) Incorporar valor agregado del proveedor: los proveedores son especialistas que brindan un servicio estándar y pueden generar economías de escala y una mejor propuesta de valor para cada disciplina a tercerizar. Podemos ejercer un mejor control sobre ellos basado en indicadores clásicos y probados de la industria.

c) Redireccionar inversiones hacia áreas de la organización: al concentrarnos en el core business, todo nuestro foco se encontrará en optimizar aquellos procesos y actividades que realmente sabemos hacer bien, invirtiendo recursos para ello. Las áreas típicas para tercerizar serán aquellas con altos costos de inversión de capital y una renovación tecnológica permanente.

d) Reducción de cargas administrativas: el hecho de tener menor personal de nómina, permite que éstos sean los propios de la actividad principal de la empresa, donde pondremos nuestro esfuerzo en elegirlos y desarrollarlos para generar el máximo valor, no desperdiciando recursos en personal no calificado. Quizás incluso, reducir el abanico de empleados alcanzados por varios diferentes sindicatos.

e) Reducir los costos: es uno de los principales argumentos a la hora de tercerizar. Incluso puede transformar costos fijos de una empresa en costos variables directamente proporcionales al nivel de actividad, conociendo de antemano y pudiendo trasladar a costos y precios los valores de los mismos, y así administrar mejor el nivel de utilidad deseado.

f) Integrar soluciones en proveedores únicos: puede generar una dependencia riesgosa pero al mismo tiempo debería agilizar la resolución de conflictos, al tratar con un único responsable por el proceso tercerizado. Se buscan resultados y soluciones.

 

ETAPAS PRINCIPALES DEL PROCESO DE TERCERIZACIÓN

 

Llegamos hasta aquí ya con una decisión tomada respecto de qué procesos logísticos tercerizar para asegurar la eficacia y eficiencia de los mismos. Ahora nos toca definir el “cómo” llevar la decisión adelante. Un esquema de etapas sería el siguiente:

 

1. Análisis Estratégico
2. Evaluación / Adjudicación
3. Implementación
4. Administración
5. Renegociación / Salida

 

Análisis de Riesgos: Para completar el proceso de tercerización logística, una vez tomada la decisión, corresponde realizar un análisis de riesgos con alguna de las herramientas que mejor se adapten a nuestro proceso (Ver Gráfico 3).


Como fruto de éste análisis deberíamos elaborar el correspondiente “Plan de Contingencias” para administrar aquellos riegos que no hemos podido eliminar o reducir a un impacto bajo.

 

Control: Debemos asegurar que el proceso logístico tercerizado cumple y satisface nuestros requerimientos. Es natural consensuar con el proveedor un conjunto de indicadores que conformen un tablero de control. Estos índices responderán al nivel de servicio deseado, costos incurridos, índices de performance y serán la base para un acuerdo de costos mutuo y base para una eventual renegociación de contratos.

 

Es factible tercerizar de forma eficiente nuestros procesos logísticos, siempre que mantengamos el foco en la maximización de valor para todas las partes interesadas y, al mismo tiempo, ejerzamos control y cumplimento de los estándares deseados. No tercerizamos para quitarnos un problema sino para concentrarnos mejor en nuestro “Core Business”.


Es factible tercerizar de forma eficiente nuestros procesos logísticos, siempre que mantengamos el foco en la maximización de valor para todas las partes interesadas y, al mismo tiempo, ejerzamos control y cumplimento de los estándares deseados. No tercerizamos para quitarnos un problema sino para concentrarnos mejor en nuestro “Core Business”.

 

(*) El autor es Profesor de la Lic. en Comercio Internacional de UADE.


Notas relacionadas

Te podría interesar