Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Conocer profundamente nuestras redes

En mercados emergentes, un elemento importante para el eficaz diseño de redes de distribución de mercancías en zonas urbanas, es la medición cuantitativa de la confiabilidad. Esto resulta fundamental para realizar una correcta planificación y establecer planes de contingencia que aseguren un rápido reestablecimiento de la confiabilidad frente a imprevistos.

Un exhaustivo análisis sobre modelos académicos propuestos y de la exploración de las actuales prácticas en la industria, nos ayudó a establecer que dos de los principales problemas a resolver dentro de la distribución de mercancías en zona urbana son: el diseño dinámico de redes de distribución con ventanas de tiempo variables considerando determinadas restricciones dado un conjunto de nodos; y dada una red de distribución, determinar su confiabilidad y vulnerabilidad con el objetivo de garantizar un cierto nivel de servicio. Estos dos problemas son interesantes porque además son generalizables a la mayoría de las ciudades de los países identificados como mercados emergentes (BRICS), como a otros países de Latinoamérica.

Conocer la confiabilidad y previsibilidad

Para cualquier empresa, la necesidad de conocer el nivel de operatividad de su sistema de distribución de mercancías implica conocer el comportamiento de su operación tanto en estados estables (operación normal) como en estados de incertidumbre (ante riesgos de falla). Esto se conoce como el nivel de confiabilidad y de vulnerabilidad del sistema de distribución, factor que influye directamente en su desempeño logístico. De hecho, según Veeramany y Pandey (2010): “Además de factores como tiempo y costo, el desempeño logístico depende cada vez más de la confiabilidad y previsibilidad de la cadena de suministro.” Por lo que la confiabilidad de la cadena de suministro, en la medida en la que las operaciones logísticas se vuelven más complejas, “es un aspecto clave del desempeño logístico”. Desde hace varios años, el análisis de la confiabilidad en redes se ha enfocado a distintos aspectos de la distribución y transporte, como lo son la confiabilidad de la conectividad (o confiabilidad terminal), la confiabilidad del tiempo de viaje y la confiabilidad de capacidad, todas asociadas a probabilidades de ocurrencia de cada evento (Feitó y Cespón, 2011). Para el primer caso, la confiabilidad de conectividad se centra en que la distribución o transportación  pueda ser completada con éxito sobre el conjunto de rutas que conectan a cada par de nodos que participan en la distribución. En el segundo caso, la confiabilidad del tiempo de viaje se calcula en base a la probabilidad de que la distribución se realice con éxito en un tiempo determinado. Para el tercer caso, la confiabilidad de capacidad se define como la probabilidad de que la red pueda adaptarse a una demanda de tráfico en un determinado nivel de desempeño requerido.

Evaluar la confiabilidad de las redes

Para realizar la evaluación de la confiabilidad en redes de distribución, el primer reto está dado por la definición de los indicadores de desempeño específicos. La forma de obtener dichos índices varía dependiendo de los datos con que se cuente. Dentro de los principales indicadores de desempeño para medir la confiabilidad se tiene:

•    Frecuencia de interrupción, la cual indica cuantas veces una ruta ha sido interrumpida o fallado durante un tiempo determinado.
•    Duración de la interrupción, que es la duración media de una interrupción.
•    Indisponibilidad de la red, la cual mide el tiempo total de interrupción para una ruta durante un tiempo determinada.

De este modo, varias metodologías empleadas para evaluar la confiabilidad del sistema de distribución de mercancías están basadas en: modelos booleanos;  método de corte mínimo y ruta más corta; métodos de simulación Monte Carlo; método de la función generatriz universal; y técnicas metaheurísticas. Las cuales, adaptadas a la metodología seleccionada para el diseño de redes de distribución, permiten un análisis más completo para la obtención de una solución óptima. Sin embargo, estas metodologías requieren del valor de confiabilidad de cada componente (ruta) del sistema para determinar la medida de confiabilidad y vulnerabilidad de todo el sistema. Nuestro estudio buscó cubrir esta laguna en el conocimiento, al medir la confiabilidad empleando la función de densidad de probabilidad (f.d.p) de las variables que caracterizan el desempeño probable de las rutas. Si bien esta función normalmente se obtiene en campo de manera empírica, las primeras pruebas dejaron de manifiesto que era indispensable desarrollar un modelo analítico.

Una vez desarrollado el procedimiento de cálculo, lo obtenido con las primeras aplicaciones ha mostrado resultados interesantes que permiten determinar la confiabilidad y vulnerabilidad en redes de distribución urbana. Un elemento importante para la toma de decisiones que permitan no sólo mejorar estos dos aspectos en el sistema de distribución, sino también, establecer planes de contingencia que permitan garantizar el rápido “reestablecimiento” de la confiabilidad de un sistema de distribución ante las innumerables eventualidades que la distribución en zona urbana conlleva.


Notas relacionadas

Te podría interesar