Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Cuándo implementar un WMS

 |   2 de noviembre del 2012

Las exigencias de mayor eficiencia y velocidad de respuesta son una constante para la actividad logística que parece acentuarse con el tiempo. Frente a este desafío, una gestión ágil y precisa de los almacenes se vuelve una necesidad, y para ello el soporte tecnológico resulta fundamental. Por ello muchas empresas encuentran en los sistemas de gestión de almacenes (WMS) una oportunidad de fortalecer su competitividad.

Una gestión efectiva para la gestión de almacenes puede ayudar a empresas de todo tipo a reducir costos y eficientizar las operaciones. Las empresas de manufactura y de distribución se encuentran bajo presión para aumentar la productividad y el desempeño de sus operaciones de almacén y bodega para poder enfrentar los costos y complejidades en constante aumento.
Sin embargo, algunas empresas reconocen los desafíos de su gestión del almacén como una oportunidad para fortalecer su competitividad en el mercado. Estas empresas logran sus objetivos invirtiendo en soluciones avanzadas para la gestión del almacén (WMS).   

UNA NECESIDAD DE ESTOS TIEMPOS

Si las empresas de distribución no actúan aumentarán sus dificultades. A medida que los clientes se vuelven más demandantes y las cadenas de suministro más globales, la rentabilidad de las empresas está en riesgo.
Los problemas inmediatos que afectan la performance de la gestión del almacén son:

•    Gestión inefectiva de las ordenes
•    Costos laborales excesivos
•    Uso ineficiente de los activos

Estar al tanto del aumento de la demanda y de los cambios en las preferencias de los consumidores es uno de los mayores desafíos de toda empresa. Las complejidades aumentan cuando la empresa cuenta con proveedores múltiples, varias empresas de manufactura, etc. Por otro lado, administrar el inventario y los demás recursos involucrados en la operación del almacén causa aun más retos para garantizar la disponibilidad de los productos adecuados en el momento preciso. Las soluciones para la gestión de la cadena de suministro se han vuelto componentes claves para lograr la eficiencia de las empresas. Sin embargo, simplemente instalando un sistema de SCM no se garantiza la disponibilidad de los productos en tiempo y forma, ni una baja en los costos y, por ende, lealtad de los clientes. La Gestión del Almacén (WMS) es otro componente esencial necesario para garantizar la eficiencia de la que hablamos.

EVOLUCION DEL WMS

La evolución del WMS es muy similar a la de muchas otras soluciones de software.  Inicialmente era un sistema para controlar el movimiento y almacenamiento de los materiales dentro de un depósito, pero el rol del WMS se ha expandido para incluir manufactura liviana, gestión del transporte, gestión de órdenes y sistemas contables completos. El WMS continua evolucionando agregando funcionalidades, y uno de los mayores saltos han sido los sistemas basados en el reconocimiento por voz. Estos consisten en software WMS, auriculares, terminales de voz con el software relacionado y una red de RF. Funcionan convirtiendo las instrucciones del WMS en instrucciones de audio. Los empleados en el almacén cuentan con un auricular para recibir y reconocer las órdenes por medio del lenguaje hablado. Esto significa que los empleados cuentan con manos libres y que los datos no deben ser ingresados ni los artículos escaneados. Esto no solo impulsa la productividad, sino que también mejora la calidad del proceso y reduce errores.

SIMPLIFICANDO EL WMS

WMS son las siglas en inglés de “warehouse management systems”, es decir sistema para la gestión de almacenes. La tarea principal del WMS es administrar los recursos involucrados en la operación de un almacén. Esto incluye, pero no está restringido a espacio, mano de obra, equipos, tareas y flujos de material.
Los problemas que enfrenta la gestión del almacén y que son críticos para el éxito del negocio son:

•    Gestión ineficiente de las órdenes
•    Costos labores excesivos
•    Cumplimiento inadecuado  de normas    
•    Uso ineficiente de los activos
•    Integridad del inventario

NECESIDAD DE UN WMS

Las preferencias y requisitos del consumidor cuentan con repercusiones en las organizaciones y en los procesos relacionados, entre los que se incluye el almacén. Por ejemplo, en el mercado de retail cada vez existen más negocios expresos, que se basan en clientes que hacen pequeñas compras frecuentemente, que valoran un buen precio y la proximidad del negocio. En estos caso deben hacerse modificaciones y ajustes a los sistemas para la gestión del almacén para poder incluir esta tendencia. Una de las formas es aplicar el principio de multipicking: es decir que por ejemplo tres negocios se preparan para hacer un picking simultáneo. Esto contrasta enormemente con los hipermercados que, por el contrario, cargan enormes cantidades de un producto en el pallet para su negocio.

Las empresas de manufactura y de distribución deben completar sus órdenes cada vez más rápido, en tiempos de 12 a 24 horas lo que antes se hacía en 36 a 48 horas. Se los castiga con multas y devoluciones en el caso que las órdenes estén etiquetadas en forma inadecuada, o mal empaquetada, o que no se entreguen en tiempo y forma. Los empaques son cada vez más sofisticados en cuanto a formatos y cajas, para poder administrar estos cambios efectivamente resulta necesario contar con un sistema WMS. Las empresas de primer nivel reconocen estos retos como una oportunidad para fortalecer sus operaciones y aumentar la rentabilidad. Estas empresas cumplen con sus desafíos en el área de visibilidad del almacén, agilidad y productividad invirtiendo en soluciones avanzadas para la gestión de almacén. Los costos de logística de las empresas son sumamente altos, por lo que un WMS efectivo juega un rol importante en disminuir los costos y lograr que las empresas sean más eficientes.

EL MOMENTO JUSTO

Una vez que la empresa necesita contar con visibilidad en tiempo real y control del stock, precisión del inventario y de las actividades de almacenamiento, picking, empaque y flete, un WMS resulta necesario. A medida que se achican los márgenes resulta crítico para las empresas identificar y eliminar las ineficiencias y encontrar la plataforma correcta para el crecimiento. El verdadero disparador para un WMS es el deseo y necesidad de superar a la competencia.
El WMS aplica a todos los mercados verticales, manufactura, distribución, logística y retail, las especificaciones para las implementaciones varían de mercado a mercado pero todos se benefician. El analista ARC (de Riesgo Corporativo) considera que el mercado vertical ‘logística’ es el área de mayor crecimiento para el WMS (CAGR) entre 2009 y 2014, seguido por alimentos y bebidas.

BENEFICIOS

En un mercado cada vez más complejo y competitivo, es importante para las empresas que manejan una cadena de suministro con procesos de gran volumen hacerlo eficientemente, para satisfacer las demandas de los clientes y mejorar su rentabilidad. Para hacerlo, las empresas necesitan superar las complejidades del mercado como cumplir con las normas del mercado, contar con una visibilidad confiable del inventario y administrar los procesos de tracking y seguimiento.

Las empresas necesitan administrar eficientemente sus procesos por medio de un aumento en la visibilidad en la automatización.

•    Optimización de la gestión de órdenes. Hoy en día las empresas exigen que la orden sea perfecta, por lo que éstas pueden, gracias a las soluciones avanzadas, lograr un 98% de exactitud en las mismas, un 98% en tiempo y forma, así como un 99.7% de precisión en las órdenes, logrando que las empresas cumplan con una performance de primer nivel.

•    Los sistemas WMS ayudan a cumplir con las normas del mercado de calidad y gubernamentales, automatizan el proceso de llegada y salida, y mejoran el proceso, ubicación y visibilidad del inventario por medio de procesos más eficientes de trazabilidad.

•    La implementación de un WMS, junto con la recolección de datos automatizados, aumenta la precisión del stock, disminuye los costos de mano de obra en el almacén y mejora el servicio al cliente disminuyendo los tiempos.  

•    Una mejor precisión también significa una reducción del inventario. Finalmente el WMS ofrece las herramientas necesarias para un almacenamiento organizado que lleva a un aumento de capacidad del espacio.

* El autor es Director Regional, Infor Cono Sur

Cuándo implementar un WMS

 |   9 de octubre del 2012



Notas relacionadas

Te podría interesar