Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Cumbre empresaria en defensa del Aeropuerto Internacional de Rosario

 |   14 de octubre del 2011

Con el propósito de despolitizar el tema Lan Peru, y con la idea de instalar un reclamo purista en defensa del Aeropuerto Internacional de Rosario, diversas organizaciones se reunieron con el fin de buscar soluciones frente al posible aislamiento.

El desencadenante de esta situación, es el cese inminente de vuelos de la aerolínea Lan Perú, desde Rosario hacia la ciudad capital de Lima el próximo 16 de noviembre.

El Dr. Arturo Araujo, ex presidente del Colegio de Abogados fue quien primero tomó la palabra quien aseguró que “recibimos un mazazo político que hace a nuestra historia y desarrollo” frente a políticas centralistas del Río de la Plata. Remarcó que se trata de un tema de interés regional y que no es un tema excluyente de la ciudad de Rosario. Indicó que la suspensión de vuelos internacionales afecta fuertemente desde lo productivo, incidenciendo sobre el transporte de cargas, más allá de la incomodidad de los turistas de viajar a Ezeiza a partir del 2012 para salir al exterior, casi en forma obligada. “Hay que definir que seguimos haciendo. Propongo una reunión con la presidente de la Nación, una entrevista sin escalas intermedias, sin filtros de los ministros”, agregó.

Carlos Cristini, a cargo de la Fundación Ciudad de Rosario, fue otro de los que condujo el hilo de la reunión de la que participaron más de 50 actores. “Estamos en un proceso que no es de lobby político ni empresarial, ni a favor ni en contra de Aerolíneas Argentinas, sino de un proceso que requiere transparencia. Se menoscaban los aspectos federales de gobierno”, inició. Luego marcó la necesidad de continuar las obras del aeropuerto más allá del futuro de los vuelos (crítica de por medio al gobierno provincial que especuló con la continuidad de los trabajos en función de las frecuencias aéreas).

Además indicó la necesidad de revisión de una serie de trabajos de alianza estratégica, a lo que habría que agregarle la posición del aeropuerto de Rosario en el plano de la política nacional. “Si el aeropuerto de Rosario no es internacional, olvidémonos de ocupar un lugar importante en el mundo”, advirtió Cristini, quien recomendó despolitizar el tema para pensar nuevamente en el desarrollo productivo de toda una Región. Básicamente lo que esgrimieron varios de los presentes fue el valor del AIR por su carga productiva y generadora de puestos de trabajo, más allá del traslado de pasajeros en su condición de turistas.

Luís Nazer, otro de los presentes apeló al “compromiso”, al tiempo que cuestionó que en la reunión de la semana pasada no estaba representado el establishment empresarial, sino que se trató de una presentación con dirigentes políticas con mayor envergadura. Un dato significativo que se arrojó sobre la mesa fue la facturación del AIR. En el año 2004, y según un informe de Lan, se vendieron en la plaza local, tickets aéreos por u$s 35M, mientras que actualmente la demanda impulsa esa cifra por sobre los u$s 50M. En este sentido, Juan Carlos Bachicochi aprovechó la oportunidad y deslizó que es una buena opción demostrar que “esto también es un negocio” al que hay que rescatar y que coindició en que hay que pedir audiencia a la presidente Cristina Fernández, o a los Ministros que correspondan para que entiendan la magnitud del problema si Rosario, la segunda ciudad del país, se queda sin salida de vuelos al exterior. “Hay que ver el punto de equilibrio de los intereses en juego.

A la provincia le conviene acompañar esta idea”, apuntó. Otros de los conceptos esbozados fueron: “Es un tema político que hay que despartidizarlo”; “Hay que especificar con certeza la carga que se mueve en el aeropuerto de Rosario”; “Nos sentimos coartadas nuestras libertades”; “El sistema de Lan se sostiene solo, sino, como empresa privada hubiese dejado de operar”; “Debemos poner esto es un marco de reclamo purista, sin políticas partidarias”.


Fuente: on24.com.ar


Notas relacionadas

Te podría interesar