Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

El presidente colombiano y Schiavi sobrevolaron la hidrovía

 |   19 de agosto del 2011

El recorrido formó parte de un encuentro de cooperación binacional, mediante el que la nación caribeña busca soluciones para la navegabilidad de sus ríos.

El presidente de la República de Colombia, Juan Manuel Santos, recorrió junto con el secretario de Transporte de la Nación, Juan Pablo Schiavi, las instalaciones del Puerto de Buenos Aires y sobrevolaron el primer tramo de la Hidrovía Paraná–Paraguay en un encuentro de cooperación binacional tendiente a brindarle a la nación caribeña soluciones en materia de navegabilidad.

Previamente, junto al Ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, Julio De Vido, Santos, Schiavi y el Ministro de Transporte colombiano, Germán Cardona Gutiérrez, mantuvieron una reunión informativa en las instalaciones de Terminal Rio de la Plata, sobre las características de la Hidrovía y el movimiento de mercancías del Puerto de Buenos Aires. Al respecto, Cardona Gutiérrez expresó la importancia que tienen para su país los acuerdos firmados con la Argentina: “Vinimos porque necesitamos hacer navegables nuestros principales ríos y queremos tomar el ejemplo de lo que hicieron en Argentina con la Hidrovía”.

Durante el encuentro, Schiavi remarcó que la Hidrovía Paraná – Paraguay es “uno de los ejes centrales de la economía Argentina”, ya que tiene una “importancia fundamental para el comercio exterior del país y la exportación de la producción agropecuaria nacional”, que además ha logrado extender “la frontera agropecuaria hacia otras zonas del interior del país gracias al funcionamiento eficiente de la hidrovía”. El funcionario destacó el trabajo y la inversión constante que se destina a la vía navegable: “Se draga el río diariamente para mantener una profundidad de 36 pies que permita el ingreso de barcos contenedores de gran calado; se supervisa la instalación y mantenimiento de la señalización, así como los controles barométricos y el plan de gestión ambiental.” Schiavi indicó que “de esta forma se le da previsibilidad al sistema durante todo el año, eliminando la incertidumbre de productores y exportadores”.

Los trabajos realizados por la concesionaria Hidrovía S.A. han impulsado inversiones por más de u$s 2.500 millones en terminales portuarias, transformando a la vía Paraná–Paraguay en una de las rutas de navegación más importantes de América del Sur, y la principal en materia de exportación de oleaginosas para el país. Además, la Hidrovía trae beneficios tales como una mayor seguridad en la navegación asociada a la instalación de un sistema de balizamiento moderno y la disminución de costos de fletes del Comercio Exterior Argentino por aumento de la capacidad de carga. Este exitoso ejemplo es el que las autoridades colombianas quieren copiar para transformar en vías de exportación a dos de sus ríos más importantes, el Magdalena y el Meta. De esta manera, la intención es recuperar navegabilidad a más de 9 pies para el transporte de hidrocarburos y contenedores.

 


Notas relacionadas

Te podría interesar