Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

El “pulmón” del comercio exterior

 |   6 de diciembre del 2016

Miguel Pascucci, titular de la Cámara de Depósitos Fiscales Privados (Cadefip), comparte en esta entrevista con Énfasis Logística la actualidad de un sector clave para el comercio exterior. En tiempos en que los depósitos fiscales han sido noticia por el cierre momentáneo de algunos predios por parte de las autoridades, consultamos al presidente de la Cámara quien echa luz sobre los hechos y las características operativas de este eslabón del comercio exterior.

Énfasis Logística: ¿Cómo fueron los inicios de este eslabón del comercio exterior argentino que son los depósitos fiscales?

Miguel Pascucci: Debo decirte que el nacimiento de la actividad ha ido en forma conjunta con la empresa que represento, Lo Primo S.A. que inicia sus actividades a principios de los años noventa. Fue el primer depósito habilitado y su inicio coincide con la privatización de Puerto Madero, el primer cliente que tuvimos, en lo que hoy es Lo Primo III, fue la Cámara de Curtidores. La Aduana dejó de realizar las operaciones en el dique 2 y las llevo a nuestra empresa, en ese momento era obligatorio pasar por allí para exportar cueros. Llegamos a consolidar en el año 1991 más de 500 contenedores por mes, todos de cuero, y a partir de ese momento fuimos desarrollando el resto de la mercadería y así nació la actividad de los depósitos extra portuarios. Rápidamente se habilitaron nuevos depósitos y al poco tiempo se creó la Cámara para representar a la actividad.
Lo Primo fue uno de los socios fundadores y yo personalmente ocupé en ese momento la Secretaría,  al poco tiempo fui vicepresidente y desde 1997 soy el presidente de la Cámara.
Fuimos participes activos de toda la normativa que reglamentó la actividad, a partir de una muy buena relación con las autoridades de la Aduana. Soy miembro titular del Consejo Consultivo Aduanero desde el año 1993.
 
É. L: ¿Qué tareas y acciones llevan adelante desde la Cámara de Depósitos Fiscales Privados?

M. P: La Cadefip nace a los efectos de unificar la representación de la actividad ante las distintas reparticiones públicas y, en especial, ante la Aduana con una estrecha relación con el Centro de Despachantes, la AAACI, El Centro de Navegación, la Asociación de Trasportistas Internacionales y los sindicatos que se ocupan de la actividad. Cuando se inició la actividad todo estaba por hacerse, no existía previamente y por tanto no había una reglamentación orgánica para la actividad. Nuestro mayor logro fue haber participado activamente en la redacción de la Resolución 1308 y luego de la Resolucion 3343/94 que reglamentó la actividad y permitió la normalización de la relación con la Aduana.
 
É. L: ¿Cómo definiría la actualidad de los depósitos fiscales en la dinámica logística?

M. P: La actividad de los depósitos fiscales viene a resolver los problemas  logísticos, de espacios y financieros de los importadores y exportadores. Rápidamente nos constituimos en la solución de dichos problemas, al punto que en nuestros depósitos se produce el almacenaje que es el “pulmón” de los importadores, cuando no pueden despachar sus mercaderías por problemas  documentales o financieros. La actividad de los depósitos fiscales es la de facilitar a los importadores y exportadores  el desarrollo de sus operaciones con soluciones y costos competitivos. En el caso de los importadores, los depósitos fiscales contribuyen a la economía del país en pos de no generar  mayores costos en los precios finales al consumidor, en especial cuando se trata de cargas que son difíciles de verificar, por no decir imposibles, en las terminales portuarias. De ahí que la mayoría de los retailers tengan como esquema de trabajo el traslado automático de los contenedores a los depósitos fiscales para evitar sobrecostos que sin duda serían incluidos en los precios que paga la población.

É. L: ¿Cuál es la visión de la Cámara en relación a las denuncias de irregularidades y la revocación de licencias que sufrieron varios depósitos fiscales?

M. P: Creemos que las autoridades actuaron con ligereza y sin considerar la realidad de los hechos ni las consecuencias que provocaron con tales medidas. Es importante resaltar que nuestros depósitos en su totalidad solo intervienen en el cinco por ciento de los contenedores que ingresan al país, es decir que el 95% no pasa por los fiscales y que en todos ellos hay un equipo de aduaneros que realizan las operaciones. Como dijo hace unos días el represente de TCA, “los depósitos le ponemos techo a las actividades que realiza la aduana en nuestros predios”.
Como he dicho, es la Aduana la que autoriza el traslado de los contenedores, los monitorea con precintos satelitales, autoriza su ingreso a los predios, su apertura y desconsolidado, y luego de los trámites respectivos autoriza el retiro de la mercadería. Ninguna de estas actividades es realizada por el permisionario, que solo se ocupa de los movimientos físicos de la mercadería, operaciones monitoreadas y autorizadas por aduaneros, y son ellos los que pesan, cuenta y miden, los que pasan a rojo cuando sale verde o naranja, los que solicitan el auxilio de perros, o de scanner.
Si se llegara a producir alguna anormalidad la misma sería detectada y controlada por un aduanero.
No debo reiterar, pero el caso típico es el de la aparición de la efedrina en Ezeiza. En ese caso, en lugar de felicitar a la aduana del lugar y al permisionario, se pretendió tergiversar totalmente los hechos y simular un descubrimiento que terminó siendo ridículo. Dicha mercadería llegó en tránsito y fue detectada y denunciada judicialmente en 2011. Es por eso que se encontraba apartada y en lugar perfectamente precintado a la espera de que las autoridades tomaran una decisión.
Finalmente quiero dejar constancia, y sin que esto signifique valoración alguna de los hechos, que se publicó la noticia de que habían sido cerrados ocho depósitos fiscales, pero no se comunicó de la misma manera que dos de ellos fueron rehabilitados por la Aduana, cinco reabiertos por recursos judiciales y solo uno de ellos se encuentra cerrado y en trámite judicial.
Puedo calificar el cierre de los depósito como un hecho lamentable y reiterar que nuestra actividad sirve al comercio exterior y se encuentra abierta a todos los controles que la aduana realiza y quiera realizar, para eso estamos.
É. L: ¿Cómo ha afectado esta situación al sector en cuanto a la previsibilidad de sus operaciones?
M. P: Lamentablemente  esperamos que estas medidas se resuelvan rápidamente, que nuestro país encuentre el camino de la seguridad a fin de que podamos seguir invirtiendo para mejorar la actividad. Si queremos depósitos seguros debemos invertir en inmueble y maquinarias, y sin seguridad jurídica eso no es posible. En cuanto a nuestros clientes, los usuarios de los depósitos, no se notó en absoluto lo sucedido, ellos siguen confiando en nuestras actividades. En relación a las autoridades, la mayoría de ellas se mostraron tan sorprendidas como nosotros. Nada hacía prever, sin sumario previo ni intimación alguna, que se decidiera la cancelación de las habilitaciones, con los graves perjuicios que sufrieron las personas que se hallaban en los mismos. El depósito que menos personal tiene cuenta por encima de 80 personas, que vieron de un día para otro peligrar sus trabajos.
É. L: ¿Qué expectativas tiene para el futuro cercano?
M. P: Somos optimistas y creemos que el actual gobierno no puede más que reencontrarnos con el crecimiento y bienestar de todos los argentinos y nosotros no deberíamos ser la excepción. El país debe crecer y nosotros formamos parte de los que ayudamos a crecer, somos empresas nacionales con empleados que han logrado trabajos que les permiten el bienestar de sus familias y defenderemos eso, y con ello a nuestras empresas. 

Notas relacionadas

Te podría interesar