Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

“Estamos en la primaria en materia logística”

 |   14 de julio del 2009

Jorge Rey Iraola, secretario de la UIA ante el Consejo de Cargadores, enfatizó que la falta de competitividad se debe a los costos logísticos.


       “En materia de logística, la Argentina está en la primaria”, dijo Jorge Rey Iraola, el representante de la UIA ante el Consejo de Cargadores.

“No hay visión económica alguna de comercio exterior que pueda hacerse si no se analiza la estructura logística. Si por caso, para exportar granos tengo un costo logístico del 29%, y mi competidor en el mundo tiene un costo logístico de 9, tengo que mejorar 20 puntos mi oferta logística para recién igualar el precio y que un comprador me mire igual que al otro. Esa pérdida no queda en mi bolsillo. En cambio el otro se pone esos 20 puntos de diferencia en el bolsillo y en el futuro los tendrá para modernizar sus fábricas o mejorar su eficiencia. En ese sentido, la historia de América latina es bastante triste porque generalmente el proceso de acumulación de ganancia en los fletes marítimos no sirvió para el desarrollo de flotas regionales, ni siquiera para mayor eficiencia en los tráficos de Sudamérica, sino que esos excedentes las compañías los aplicaron a los tráficos más competitivos, fundamentalmente Asia y Estados Unidos”, explicó.

-¿Qué objetivos se propuso el Consejo de Cargadores, que todavía no pudieron lograr?

-Por ejemplo, establecer una relación con la autoridad portuaria para empezar a instrumentar un nomenclador portuario uniforme en todos los puertos concesionados por el Estado. Sabemos que la proyección de un instituto como este es siempre a mediano y largo plazo.

-¿A qué le atribuye el fracaso, ¿falta de interés de la autoridad portuaria o de habilidad de ustedes para transmitir la importancia del tema?

-Los intereses de la Argentina están fundamentalmente con los cargadores, es un exportador de bienes. Es un dato de la realidad que hay que tener presente para el diagnóstico. Pensamos que la defensa de los cargadores a ultranza todavía no integra la prioridad de una política portuaria, pero lo atribuimos más a nuestra propia falta de presencia. Tenemos que insistir.

-¿Qué reclaman o necesitan?

-Tener los menores costos logísticos posibles. Si vemos algunas estadísticas del BID, el costo logístico global de la Argentina -hay muchas maneras de medirlo, pero en este caso es la relación PBI/costo logístico- es del 29%; en Chile, 18%; Estados Unidos, 9,5%, y Brasil, 27%. Eso significa que por cada 100 pesos que vende un sector industrial, la Argentina gasta 29 en costo logístico. Hay una transferencia muy grande de recursos del sector productivo a otro ineficiente.

-¿A qué se debe?

-Hay razones de infraestructura tanto en caminos como en puertos, en estaciones de transferencias y ferrocarriles. Luego hay factores institucionales, como el factor aduanero; esa problemática es generalmente costosa tanto para la importación de insumos como para la exportación. En términos aduaneros tenemos costos altos. No tenemos instituciones como el Comité Marítimo Federal de Estados Unidos que garantiza la competencia entre los oferentes del transporte. Acá, en general, las prácticas oligopólicas se investigan con superficialidad. En materia de líneas marítimas no hay una investigación consistente. Sí hay datos, cuando se producen aumentos en los recargos por combustible o desbalance de contenedores, todas practican los mismos aumentos y es posible que su matriz de costo no sea igual, con lo cual los aumentos, en teoría, no tendrían por qué ser iguales.

-Con la crisis se habló de la revancha de la carga. ¿Es así?

-En términos de oferta de fletes la carga no tiene poder. Lo que pasa es que en la historia marítima se producen ciclos que se reiteran: una gran demanda de bodega, insuficiente oferta de bodega, y colocación de órdenes de construcción de buques en forma masiva. Eso en un período largo aumenta la oferta de bodega y si eso coincide con alguna crisis, los fletes bajan producto de un exceso de bodega. Entender este tema como si se tratara de dos rivales en el ring, que cuando uno está fuerte le pega al otro, es cortoplacista y no analiza el fuerte proceso de concentración mundial que se está dando irremediablemente en la oferta de flete marítimo. Cada crisis termina matando una serie de oferentes y concentrando más la oferta.

-¿Hacia dónde se está dando esa concentración?

-En materia de contenedores no hay más de 12 o 15 compañías. Hay compañías que ya han parado sus buques en muelle. Creer que es una venganza y que con eso provocaremos fletes baratos a mediano o largo plazo es una gran equivocación. Tendríamos que hacer una política gubernamental en este rubro -en la logística- para posicionar al país frente a la oferta mundial de fletes que está en manos de jugadores fundamentalmente europeos y asiáticos.

El Consejo de Cargadores asiático, al que hemos consultado, está muy preocupado por esa concentración. Sus industrias no pueden obtener más ventajas competitivas porque llegaron a los menores costos posibles para producir, por lo que la competitividad de sus exportaciones dependerá de los fletes que puedan negociar con estos oferentes concentrados. En la Argentina, en materia logística estamos todavía en la primaria. Esas cosas tendrían que ser analizadas y el Consejo de Cargadores es uno de los instrumentos para hacerlo en profundidad.

-¿Fortalecer a los armadores regionales puede ser una vía para evitar esa concentración?

-Creo que no puede haber una política argentina en esto, tiene que ser del Mercosur, una política regional de puertos, frente a la oferta de fletes internacionales, tanto marítimos como aéreos, de infraestructura terrestre, sobre las hidrovías. No comparto la idea de puertos que compitan por la misma carga.

Fuente: La Nación – Florencia Carbone


Notas relacionadas

Te podría interesar