Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Evolucionar al ritmo de los cambios

 |   22 de marzo del 2013

Este artículo realiza un análisis de la logística en Latinoamérica, considerando cuáles son los factores que la afectan, y las distintas variables, tendencias y escenario posibles.

La logística, como la cadena de abastecimiento, son áreas emergentes y de gran desarrollo dentro de Latinoamérica, ya que las empresas buscan conseguir sus objetivos y acercase día a día a su visión empresarial. Las organizaciones en latinoamericana no poseen un consenso sobre la forma de medir estos procesos ya que tienen que adaptarlos a su propia realidad. La incorporación de la tecnología en los procesos logísticos ha sido vital en la actualidad, ya que ha permitido a la industria incrementar sus operaciones en lo que respecta a la cadena de abastecimiento. Sin embargo como factor de análisis dentro de las organizaciones, es determinante al igual que los recursos humanos, los factores sociales, ambientales, económicos, dentro de otros aspectos relevantes a considerar.

UNA CADENA MÁS LARGA

Los cambios producidos por los distintos factores tienen un fuerte impacto en todos los sectores de las economías latinoamericanas, pero en el sector logístico es donde existe una mayor incidencia ya que este sector depende del manejo del flujo de materiales desde sus fuentes, pasando por los procesos productivos y hasta los consumidores finales, responsabilizándose en la actualidad también de los residuos generados por el consumo de dichos productos, lo que se conoce en la actualidad como logística inversa. Para lograr este objetivo, llegar a los clientes finales, el sector y particularmente las organizaciones realizan una gestión y gerenciamiento de sistemas y recursos en una cadena de proveedores y clientes que hoy se conoce con el nombre Supply Chain Management (SCM) y que trata de integrar toda la cadena de abastecimiento para el mejor control de los flujos de materiales e información en tiempo, forma y al costo más adecuado para el consumidor.

En la actualidad la cadena de abastecimiento como la logística latinoamericana han experimentado una serie de cambios, los cuales han hecho que las organizaciones tomen las medidas correspondientes para poder incorporarlos de la mejor manera. Sin embargo, las empresas deben replantearse su forma de producir, comercializar y distribuir sus productos alrededor del mundo, ya que tendrán que adaptarlos a los diferentes hábitos de los consumidores, considerando la lejanía existente desde las zonas de extracción o producción a las de comercialización.

Con esto se ha evidenciando el nacimiento de nuevos segmentos en los procesos logísticos latinoamericanos, por los cuales las organizaciones deberán ser extremadamente flexibles y adaptables a las nuevas tendencias.

PROYECTOS LOGÍSTICOS INDUSTRIALES LATINOAMERICANOS

Hoy en día los desafíos logísticos más difíciles tienen que ver con los procesos de integración dentro y fuera de la empresa. Todo proceso de integración logística revela que las dificultades para la integración inter-funcional están en las mismas estructuras organizacionales, en la responsabilidad efectiva de los inventarios, en las prácticas de compartir información y en la naturaleza de los sistemas de medición del desempeño. Para satisfacer los nuevos objetivos de desempeño, el proceso logístico debe integrar todo el trabajo necesario y obviamente evitar el que no sea necesario. El trabajo interno relacionado con la logística de la empresa por un lado debe ser coordinado y, por otro, integrarse operativamente a lo largo de la cadena de suministros.
Como respuesta a esta problemática, surgen los Proyectos Logísticos Industriales Latinoamericanos, los cuales concentran una serie de servicios para la industria, tales como gestión de almacenamiento, gestión de pedidos, gestión de transporte y distribución de productos, logística inversa o devolución de materiales a los almacenes, bodegas o centros de distribución, control de inventario, control de la cadena de frío, dentro de otros servicios integrales a la logística latinoamericana. En este sentido, es conveniente considerar la ubicación de los Proyectos Logísticos, conectividad y cercanía a los centros urbanos, características de los parques (considerando dimensiones, tales como largo, alto y ancho, de tal manera de calcular sus capacidades en áreas y volúmenes), como así mismo el equipamiento de manutención, transpaletas mecánicas, eléctricas, transelevadores, montacargas, grúas horquillas, tecnología tales como captura de datos a través de radiofrecuencia RFID, sistemas ERP, tales como WMS o TMS o la comunicación eficiente de datos con SAP.

En otras palabras el desafío del Proyecto Logístico Latinoamericano consiste en “reinventar” el proceso logístico que actualmente se aplica en la empresa. A nivel operativo, es importante para los Gerentes de Logística identificar y compensar deficiencias: debe existir una integración y cooperación inter-funcional en la gestión de las operaciones de los procesos logísticos, desde la procuración de los insumos hasta la entrega de productos con el nivel de servicio al cliente establecido.

TENDENCIAS Y DESAFÍOS

La administración de la variabilidad y el logro de la optimización global en el Proyecto Logístico se han visto notablemente afectados por las siguientes tendencias actuales: como la globalización (ya que se requieren mayores y más complejas líneas de abastecimiento, sistemas de inventario y redes de distribución), el outsourcing (ya que involucra mayor cantidad de actores en la administración de la cadena de abastecimiento), la proliferación del SKU (stock keeping units, ya que la demanda tiene mayores posibilidades de elección, resultando en mayores coeficientes de variación), los ciclos de vida de los productos más cortos (ya que resulta en falta de información histórica, reduciendo la habilidad predictiva de la organización) y los cambios tecnológicos cada vez más rápidos (que implican productos con ciclos de vida más cortos y evolución tecnológica intensa para adaptarse al medio).

Asimismo se considera la competencia intensa, la competencia entre las organizaciones con productos afines, nuevas regulaciones de seguridad (acciones ingresadas posteriormente a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 que han incrementado el costo y la variabilidad de las operaciones logísticas). Dentro de los nuevos enfoques que utiliza el Proyecto Logístico Industrial a nivel de comercialización y distribución se encuentra el DRP “Distribution Resource Planning”, debido a que no todas las unidades de producción distribuyen directamente sus productos hacia los consumidores finales, existen casos en los que la distribución se realiza a lo largo de una red de almacenes situados a distintos niveles, a través de los cuales van pasando los ítems hasta llegar a los clientes finales.

En estos casos la única demanda independiente sería la de los puntos de venta en contacto con el mercado, el resto, es decir, las necesidades de productos de los centros situados en otros niveles de la red, sería demanda dependiente. Así, la demanda de un centro tendrá en cuenta, además de los pedidos de clientes, los de aprovisionamiento, que no tienen porqué coincidir con la demanda final de este, ya que los pedidos dependerán del método de cálculo del lote, del nivel de stock de seguridad, entre otros aspectos. En este tipo de organizaciones, por los mismos motivos planteados, no resulta idónea la aplicación de los métodos clásicos de gestión de stocks, apareciendo el DRP como método alternativo para la planificación y control de los inventarios en dicho caso. El cálculo de necesidades en DRP se basa en la aplicación de los conceptos de MRP a distribución, de forma que cada centro emite sus pedidos al nivel superior con la antelación suficiente para que sean recibidos en la cantidad y momento adecuados.

CON EL FOCO EN EL CONSUMIDOR

Si bien DRP puede actuar como una técnica autónoma, es decir, aplicando el método solo para la tarea de distribución, también puede funcionar como una extensión de un sistema MRP II, siendo de gran importancia en aquellas compañías en las que se encuentran integradas las operaciones de fabricación y distribución. La importancia de esta situación conjunta con MRP II se manifiesta por el hecho de que comparten la base de datos, el sistema de previsión de demanda, el sistema de gestión de inventarios, entre otros; los cuales configuran una base importante para una adecuada planificación integrada, tanto a nivel de producción como de distribución. Por otro lado, los Proyectos Logísticos utilizan ECRE Efficient Consumer Response. El origen del concepto de ERC se remonta a 1989, en Estados Unidos, donde Procter & Gamble y la cadena comercial Walmart iniciaron y desarrollaron las técnicas ER y EPOS.

Surge como una iniciativa para dar respuesta al papel creciente del servicio al cliente como protagonista de las estrategias empresariales, centra su atención en mejorar la relación entre el proveedor y el minorista, busca la consecución de una reducción de los costos logísticos entre ambos y una participación de los beneficios que de ella se deriven. Comparando esta metodología con el sistema tradicional conocido como Sistema Push, que se produce sin tener en cuenta la demanda, este método pretende un cambio de actitud en la relaciones suministrador/minorista mediante la coordinación y acercamiento a las necesidades del consumidor, el sistema pull, en línea con la filosofía Just in Time, dando pie así a la logística inversa.


Notas relacionadas

Te podría interesar