Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Gestión de residuos electrónicos

 |   27 de noviembre del 2012

Los beneficios de contar con un eficiente proceso de logística inversa no solo son económicos y relacionados con el recupero y reciclaje de materiales. El concepto sustentable de este proceso representa una acción muy positiva para la imagen corporativa, y ayuda a mantener una relación más estrecha con los distribuidores y clientes.

Una definición de logística inversa señala que: “se encarga de la recuperación y reciclaje de envases, embalajes y residuos peligrosos; así como de los procesos de retorno de excesos de inventario, devoluciones de clientes, productos obsoletos e inventarios estacionales. Incluso se adelanta al fin de vida del producto, con objeto de darle salida en mercados con mayor rotación”. Por tanto, las actividades incluidas dentro del concepto de logística inversa son numerosas. En base a estas actividades la clasificación por tipo de logística inversa realizada es: Devoluciones y retornos, residuos o productos fuera de uso y aprovechamiento de capacidades.

Por otro lado, los beneficios de la implantación de la logística inversa se dirigen además a aspectos clave como estar en sintonía con el modelo de desarrollo sostenible, minimización de costes globales, nuevas materias primas a partir de los residuos, gestión eficiente de las devoluciones y una mejora general de la imagen de la empresa que lo implanta. De hecho, un factor importante una vez implantado un sistema de logística inversa es la capacidad por parte de la empresa de diseñar envases con mejores propiedades para su reutilización, o reciclado alcanzándose sinergias con el ecodiseño.

COSTOS TOTALES Y LOGÍSTICA INVERSA

Los costes de la logística inversa son complejos de calcular debido a que habitualmente no se encuentran desagregados, y los viajes de retorno de los medios de transporte son igualmente necesarios. En un estudio de Rogers y Tibben-Lembke (1998) se valoran los costes de la logística inversa como un 4% de los costes totales de la logística.

La logística inversa presenta varias ventajas cuando se la compara con la logística tradicional: crea una imagen de marca comprometida con el medio ambiente; permite campañas de sustitución de productos (las cuales son una fuente de fidelización de clientes); favorece la sustitución de materias primas vírgenes por material reciclado permitiendo ahorros de costes; da la posibilidad de cambiar el envase de los productos; reduce la cantidad de productos en los inventarios; aumenta la seguridad ante robos y mantiene un valor más real del material inventariado. Además de las mencionadas como reducir el impacto medioambiental, y servir de herramienta para el cumplimiento con la legislación. Como contrapartida aumentan los costes de transporte, manipulación, clasificación y control de calidad.

Sin embargo, existen barreras a la instauración de la logística inversa. Muchos clientes, pero también muchos productores, desconocen el valor de los residuos de envases y su impacto medioambiental. Existe una filosofía empresarial en la cual se reacciona ante los estímulos en vez de preverlos. Fruto de esta estrategia, las instalaciones logísticas no son flexibles y no están preparadas para un flujo inverso de materiales y productos. Estrategias no reactivas permitirían tomar ventajas competitivas, además de escoger el momento adecuado para la instauración de capacidades necesarias a medio plazo.

La logística inversa facilita la creación de canales de recogida selectiva de residuos industriales, vehículos y neumáticos fuera de uso, residuos de equipos eléctricos-electrónicos, o residuos de la construcción.

CASOS EXITOSOS

El grupo Ricoh ha establecido un sistema de recuperación de cajas de plástico reutilizables mediante un circuito de logística inversa, el cual ha integrado en el sistema de gestión global de la compañía. Este sistema le ha permitido reducir a nivel global la basura del packaging en 500 toneladas, y le ha permitido tener un ahorro de 400.000 euros. Además de los beneficios materiales, ha asignado un código a cada caja, y mediante la tecnología RFID ha conseguido una trazabilidad para sus productos y envases. El grupo Electrolux dedicado a la fabricación de electrodomésticos, en su planta en Motala (Suecia) ha conseguido una reducción en el precio de venta de sus productos entre un 25 y un 50% gracias a la sustitución de materias primas por materiales reciclados, y la reutilización de componentes recuperados. En un estudio realizado sobre los principales distribuidores de alimentos en España se afirma que en 2007 se recogían mediante logística inversa mas de 100.000 toneladas de papel, y más de 35.000 toneladas de plástico. Obteniendo un beneficio económico del papel reciclado entre 35-50 euros por tonelada.

A su vez la logística inversa permite a las empresas mantener una relación más estrecha con los distribuidores y clientes, favorece la imagen de marca al reducir el impacto medioambiental disminuyendo los residuos, a la vez que reduce los costes de embalajes industriales al permitir su reutilización. La logística inversa es una importante base para otras actuaciones ambientales como el ecodiseño, donde ambas son sinérgicas; o bien como iniciativa para la minimización de los impactos ambientales globales totales de un producto.

DESDE EL POSCONSUMO AL RECICLADO

La Logística Reversa gestiona el retorno de bienes y productos, así como sus partes, repuestos, envases y/o packaging, luego de su consumo, o bien, cuando son dados de baja comercialmente. Es el procedimiento de la recolección de los equipos, aparatos, auto-partes, componentes, piezas, etc., desde:

•    los consumidores
•    los puntos de venta
•    los Servicios Técnicos
•    los puntos verdes o acopios de residuos

Hacia los Fabricante/Comercializadores o plantas de 3R: Remanufactura, Reciclado y Recupero, o Disposición Final.

Incluye también la recuperación y reciclaje de envases, embalajes y residuos peligrosos; así como de los procesos de retorno de excesos de inventario, devoluciones de clientes, productos obsoletos e inventarios estacionales. Incluso se adelanta al fin de vida útil del producto, con objeto de darle salida en mercados de mayor rotación. La Logística Reversa dentro de las empresas ha tenido una connotación cada vez más relevante, dado que las mismas han puesto los ojos en este proceso debido a los valores ocultos que se manejan y que afectan en forma constante los resultados finales de la compañías, incluso el no reconocer que la gestión logística de los flujos inversos puede ser un factor de ventaja competitiva, dado que el minimizar este proceso permite obtener mejores resultados en toda la cadena de suministro. Este término de Logística Reversa no se utiliza solo para hacer referencia al papel de la logística en el retorno del producto, sino que también se refiere a la reducción en origen, el reciclado, la reutilización de materiales, la sustitución de materiales, la eliminación de residuos y desperdicios, la reparación y a la remanufactura. La introducción del mismo es resultado de la creciente conciencia ambiental respecto de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE: como TV, celulares, electrodomésticos, etc.), que lleva a plantearse los problemas de la recolección de residuos y de productos o componentes usados y su reciclaje.

COMPROMISO ECOLÓGICO

Veamos algunas definiciones más para entender el concepto:

•    “La logística reversa comprende todas las operaciones relacionadas con la reutilización de productos y materiales. […] se refiere a todas las actividades logísticas de recolección, desensamblaje y proceso de materiales, productos usados, y/o sus partes, para asegurar una recuperación ecológica sustentable.”

•    “Es el proceso de planificar, implementar y controlar eficientemente el flujo de materias primas, inventario en curso, productos terminados y la información relacionada con ellos, desde el punto de consumo hacia el punto de origen con el propósito de recapturarlos, crearles valor, o desecharlos.”

•    “Como logística reversa en el sentido más amplio se entienden todos los procesos y actividades necesarios para gestionar el retorno y reciclaje de las mercancías en la cadena de suministro. La logística inversa engloba operaciones de distribución, recuperación y reciclaje de los productos.”

Como se puede observar en estos conceptos hay varios elementos importantes entre los cuales se encuentran: que no solo se refiere al tratamiento de las mercancías, productos, envases y embalajes, sino que se refiere también a la disminución en origen, es decir a través del ciclo de vida del producto tenemos que emplear y utilizar herramientas capaces de obtener la mínima cantidad posible de residuos, desechos y materiales no reciclables o recuperables. Este nuevo término lleva implícito un mayor compromiso ambiental en la cadena de suministro, lo cual propicia el desarrollo de una producción (o servicio) más limpio.

Otro aspecto de interés es que la logística reversa tiene como objetivo estratégico económico el de agregar valor monetario. Sin embargo se observa que, más recientemente, dos nuevos factores incentivan decisiones empresariales en su adopción: el factor de competitividad y factor ecológico.

ETAPAS DEL PROCESO

El objetivo ecológico de la imagen corporativa de la logística de reversa es propio de las acciones empresariales que buscan contribuir con la comunidad para el incentivo y el reciclaje de materiales, y los cambios de proyectos para reducir el impacto en el medio ambiente, entre otros. Se puede observar que los objetivos antes citados no son independientes y pueden ocurrir simultáneamente.

Diagnóstico:
El objetivo fundamental de esta etapa es realizar un diagnóstico ambiental de la situación actual de la entidad que es objeto de estudio. A través de una inspección rigurosa se analizan las pérdidas, mermas, desechos, las entradas al sistema y toda la información que lleva consigo dicha fase.

Fuentes de generación: Se realiza un análisis de las fuentes de emisión de los volúmenes que se generan, de los clientes potenciales y cuáles son todas las alternativas a analizar para pasar a la etapa siguiente. Es un tiempo de recopilación de información a través de registros fundamentalmente, y se evalúa qué impacto genera dicha fuente al medio ambiente para determinar formas de almacenamiento y recepción.

Clasificación de residuos: En esta fase se evalúa el residuo teniendo en cuenta diferentes criterios como son:

•    Estado del residuo o desecho
•    Grado de peligrosidad
•    Destino del residuo o desecho
•    De acuerdo al origen
•    Grado de control que se tiene sobre el residuo o desecho
•    Caracterización del residuo o desecho.
•    Almacenamiento temporal según su clasificación.

Identificación de la estrategia a seguir: Se determina cuál es la estrategia en cuanto al tratamiento que debe seguir el residuo o desecho, es decir, con un grupo de especialistas y consultando todas las normativas existentes que rigen en el país y a nivel internacional, y haciendo un análisis de los costos que genera dicha decisión, se propone sí reciclar, reutilizar, canibalizar, restaurar, entre otras alternativas, ya sea utilizando la propia entidad o con servicios de terceros.

Determinación del tratamiento o destino: Una vez identificada la estrategia a seguir se realiza el tratamiento decidido o se pasa al destino final.

Transporte y Almacenamiento: Las operaciones de recolección y transporte de los residuos representan entre el 60 y el 80% de los costos globales y tienen, en consecuencia, una gran importancia económica. En estas operaciones confluyen un conjunto de parámetros como la frecuencia de la recolección, los horarios de la misma, los equipos y el personal asignado. En esta fase es de vital importancia determinar las rutas de recolección, frecuencia de recolección, condiciones de transporte y determinar la alternativa o alternativas más económicas teniendo en cuenta los costos asociados a dicha gestión.

Medición y Control: Esta última instancia es de gran importancia ya que permite tener un control riguroso en cada una de las etapas, evaluar las mismas a través de indicadores y plantear diferentes alternativas de solución en cada momento. Una propuesta de indicadores es:

•    Cantidad de pérdidas o residuos
•    Costo total de gestión
•    Costo por pérdidas y residuos
•    Frecuencia de generación
•    Cumplimiento de la frecuencia de recolección
•    Estructura de la composición de los residuos
•    Costo de almacenamiento y transportación.
•    Comparación de los volúmenes potenciales a recuperarse con lo que realmente se recupera.

Gestión de residuos electrónicos

 |   5 de noviembre del 2012



Notas relacionadas

Te podría interesar