Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Inauguran el primer Centro de Distribución Sustentable

 |   23 de mayo del 2013

Tasa Logística construyó el primer Centro de Distribución del país desarrollado, construido y operado en forma sustentable y en proceso de certificación LEED, para la empresa Unilever.

TASA Logística inauguró un nuevo Centro de Distribución desarrollado, construido y operado en forma sustentable y en proceso de certificación LEED, exclusivo para Unilever de Argentina y ubicado en la localidad de Fátima, Pilar, Provincia de Buenos Aires. El desarrollo y construcción del nuevo espacio ha demandado una inversión superior a $120 millones dado a sus características sustentables, la mayor del sector durante el año.

El nuevo Centro de Distribución (CDM), que se ubica en un predio de 27 hectáreas, cuenta con 37.840 m2 de superficie cubierta entre almacén, oficinas y edificios anexos y una capacidad de depósito de más de 39.000 posiciones racketizadas para el almacenamiento de pallets. Con 14 docks de descarga y 28 docks de carga, esta infraestructura permite el ingreso y despacho de más de 3 millones y medio de cajas al mes. Además, el diseño operativo optimiza la entrada y salida de los vehículos de carga y descarga, mejorando los tiempos de distribución y almacenamiento.

Este centro fue desarrollado por TASA Logística para Unilever con el objetivo de ayudar a sostener su expansión e inversión en Argentina, basándose en los pilares de crecimiento sustentable y en el mantenimiento de un alto nivel en sus operaciones logísticas.

“Este lanzamiento lo ubicamos dentro del Plan de Responsabilidad Social Empresaria de TASA Logística centrado en cuatro ejes: Alimentación, Salud, Educación y Medio Ambiente, alineado con el Plan de Vida Sustentable de Unilever”, comentó Jorge Ader, Presidente de TASA Logística. “Sus características constructivas lo posicionan a la vanguardia del diseño y la arquitectura pensadas en el cuidado del Medio Ambiente. Por eso, el proyecto del CDM está registrado en el U.S. Green Building Council y ha sido diseñado de forma de anticipar una certificación LEED”.

Miguel Kozuszok, presidente ejecutivo de Unilever para Latinoamérica y presidente de Cono Sur, agregó que “se trata de una obra importante para el crecimiento de Unilever en Argentina. Esta importante inversión nos permitirá darle un servicio más eficiente a nuestros clientes a través de uno de los depósitos más modernos del país y de la región que nos permitirá una mayor flexibilidad y productividad, menores costos operativos y contar con un site con potencial de crecimiento hasta 130.000 metros cuadrados”.

“Que este sea el primer centro de distribución sustentable, en proceso de certificación LEED no es algo casual, sino que está alineado 100% con nuestro Plan de Vida Sustentable y nuestros objetivos de impacto ambiental. Creemos que el crecimiento debe ser sustentable en toda la cadena de valor y este es un caso concreto”, concluyó Kozuszok.

Diseño y desarrollo Sustentable

En el CDM se ha trabajado en el diseño sustentable desde el inicio, haciendo foco en la optimización del uso de agua y energía, en la reducción de la polución, en el incremento de la eficiencia en la utilización de recursos y materiales, y en la búsqueda de las mejores condiciones ambientales.

La construcción del CDM se llevó a cabo con materiales de extracción y manufactura regional. Se utilizaron materiales de bajo SRI (reflexión de calor) para solados exteriores y techos. Se minimizó el desperdicio en obra y se reutilizaron los materiales sobrantes de las distintas etapas de construcción.

Para el manejo de aguas pluviales se implantaron 3 reservorios y sistemas de control de aguas y de erosión del suelo, que incluyen un sistema de canales que se extienden por los terrenos aledaños, garantizando la integridad de los terrenos mediante el correcto drenaje del agua pluvial en el depósito y sus entornos.

También se instaló un sistema de tratamiento para aguas servidas. La implementación de griferías y artefactos de caudal reducido con doble descarga y sistemas automáticos, permitieron una reducción del 38% en el uso de agua potable. Además, los artefactos de descarga en los sanitarios utilizan aguas de lluvia y aguas servidas tratadas especialmente.

Para reducir el uso de energía eléctrica se instalaron fotocélulas y sensores de movimiento para la automatización del circuito de iluminación. Se instalaron termotanques alimentados con energía generada por paneles solares y todos los artefactos eléctricos y motores son de alta eficiencia. Esto permite una reducción de un 20% de energía.

Los pallets se reutilizan o reciclan una vez desechados y los residuos se separan en origen para su posterior tratamiento.

La vegetación perimetral opera como una barrera de absorción al dióxido de carbono y la implementación de espacios para bicicletas y sistemas de charters para los empleados, evitan la polución generada por automóviles individuales.

Asimismo, se ha tomado en especial consideración el ambiente de trabajo, tanto para la nave del CDM como para las oficinas administrativas y de la operación, instalando 36 extractores helicoidales que logran una renovación de aire cada 6 horas. A su vez, se utilizan filtros especiales “MERV 8” y termostatos en cada ambiente para lograr un menor consumo energético.
“Estamos convencidos de que la puesta en marcha del CDM marca un nuevo rumbo en la construcción de edificios eficientes y respetuosos del Medio Ambiente”, finalizó Jorge Ader.


Notas relacionadas

Te podría interesar