Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Infraestructura y capacitación para el crecimiento

 |   29 de marzo del 2012

La falta de previsibilidad constituye el mayor obstáculo para la ejecución de proyectos de mejoras estructurales en la región.

Las dificultades que acarrea el crecimiento se encuentran en el foco de la preocupación de gobernantes y empresarios sudamericanos, como así también de organismos internacionales como el BID que, a través de su Programa de Cooperación Técnica, apoya el desarrollo de las infraestructuras regionales y la capacitación de sus profesionales, las dos claves que el organismo identifica como fundamentales para la competitividad económica. En esta entrevista, Eduardo Bastitta, CEO de Plaza Logística, nos cuenta su visión de la situación regional y las acciones que, desde su compañía, llevan a cabo en pos de la optimización de la logística local.

En la 6° edición del Seminario Internacional de Management Logístico, podrá tener más información sobre el tema Cadenas de Abastecimiento a través de la conferencia del Dr. Carlos Bremer.

Énfasis Logística: ¿Cómo repercutieron estos últimos años de crecimiento en las infraestructuras logísticas regionales?

Eduardo Bastitta:
El crecimiento de los últimos años constituyó una de las mayores exigencias que tuvo la infraestructura, que ya venía colapsada antes de estos cinco a diez años de crecimiento, y esto obviamente puso más en evidencia las grandes falencias que tenemos en la región al respecto.
La principal característica de la problemática de infraestructura es que requiere inversiones con un horizonte a muy largo plazo, y esto es lo más difícil de lograr en muchos países latinoamericanos que presentan otras prioridades inmediatas, como altos índices de pobreza y gran inestabilidad económica, con lo cual es más difícil lograr la confianza que requieren las inversiones a largo plazo.
La evidencia de la necesidad de infraestructura se hizo mucho más clara a partir del último crecimiento regional, en particular en los sectores relacionados con el comercio internacional, la construcción y los bienes primarios. En este último periodo esas exigencias de caminos, puertos, etc. hizo mucho más evidente la faltante.
Hoy la infraestructura logística, a través de su importancia en toda la cadena de abastecimiento, se convierte en un gran cuello de botella para el crecimiento a nivel latinoamericano.

É.L: ¿Cómo afecta esto a la competitividad de la región?

E.B:
El término competitividad es la clave. La logística, en el fondo, se puede desarrollar de cualquier manera, de hecho se pueden observar países muy pobres de África o Asia, donde se llevan adelante las operaciones logísticas con mínimos recursos. Llevar una mercadería de un punto a otro se puede hacer de a pie y con la carga al hombro, la diferencia es la competitividad.
Competitividad es primeramente infraestructura y capacitación. Por eso es que nosotros tenemos un plan que se focaliza no sólo en la provisión de infraestructura, sino también en la provisión de capacitación. Estamos trabajando en la implementación de un programa con el apoyo del BID (Banco Interamericano de Desarrollo) para capacitar a choferes de camiones y a operarios que trabajan e interactúan con nuestros parques. Queremos armar comunidades de capacitación, y tendríamos en principio un apoyo muy importante del BID que estamos gestionando.
En estos dos componentes está la clave de la competitividad, y es un desafío muy grande para Latinoamérica porque son dos componentes que escasean.

É.L: ¿Estas acciones coinciden entonces con la visión que tiene el BID sobre el tema?

E.B:
Sin dudas que sí, el BID cuenta por ejemplo con programas de cooperación técnica que son complementarios a los préstamos que otorgan para impulsar el desarrollo de los países miembros. Las instituciones financieras para el desarrollo impulsan proyectos que apuntan a materializar una mejora en términos de desarrollo económico y particularmente en infraestructura.
Nosotros pretendemos ejecutar un plan de capacitación, en el que aportamos una parte de la inversión y no obtenemos ningún beneficio más que el aporte que esto representa para la sociedad. El ideal nuestro en el largo plazo es enfocarnos en este concepto de competitividad y proveer estos dos componentes escasos: infraestructura y capacitación, tanto en Argentina como en la región para brindar nuestro aporte en la mejora de esas variables.

É.L: Muchas de las predicciones económicas para 2012 hablan de un desaceleramiento, ¿cómo afecta esto a nivel regional?

E.B:
Lo interesante de la competitividad es que tiene demanda en todos los contextos económicos, y eso es un paso a favor en el esfuerzo por lograr que se desarrolle en el largo plazo.
Por un lado, la oferta de infraestructura necesariamente tiene que tener una visión de largo plazo, y si uno está mirando el contexto inmediato es muy difícil animarse ya que, en inversiones que se repagan en décadas, siempre se van a sufrir volatilidades muy grandes en el corto plazo, sobre todo en países de Latinoamérica. Entonces hace falta una estructuración de esa inversión de manera de hacerla segura y solvente para superar esos golpes de ciclos de corto plazo.
Esto desde el punto de vista de la oferta, desde el punto de vista de la demanda uno presupone que va a ser más fuerte cuando hay periodos de crecimiento y eso es cierto, pero también existe una demanda en períodos estables que quizás no es tan importante en términos de volumen, pero es en general muy buena en términos de calidad. En periodos de recesión o incluso durante ciertas crisis, se percibe una demanda muy interesante, que es aquella que busca la eficiencia mediante la reingeniería de procesos.
En concreto nosotros recibimos dos tipos de llamados: cuando la economía crece, un llamado urgido en el que nos manifiestan la necesidad de espacio porque no dan abasto en la situación en la que se encuentran. Es paradójico que en periodos de gran crecimiento muchas veces es inviable que un ejecutivo de una compañía tenga el tiempo y el temple para dejar de lado todas las cuestiones del día a día para ponerse a pensar en un cambio más profundo. En cambio en tiempos de recesión o menor crecimiento, recibimos otro tipo de llamado, que es el que recibíamos a fines de 2008 y principios de 2009 por ejemplo, y consiste en un pedido mucho más interesante en el que se suele plantear la necesidad de redefinir aspectos del negocio para no repetir los problemas del pasado. Para ello, se aprovechan los momentos de mayor tranquilidad y más tiempo disponible, que son difíciles de encontrar cuando las compañías se enfrentan con las dificultades internas que generan un alto nivel de crecimiento. Este último es un llamado que a nosotros nos gusta mucho más, ya que plantea una búsqueda de eficiencia y competitividad a partir de un proyecto global sobre las operaciones logísticas que no involucra sólo la cuestión de infraestructura sino la totalidad de los aspectos relevantes. Ojalá, y bienvenido sea que, si vivimos un periodo de estancamiento, recibamos nuevamente ese tipo de llamados.


É.L: ¿Cómo vislumbran en el mediano plazo la situación logística de la región?

E.B:
En algunos países se ven grandes mejoras en términos de desarrollo del mercado de tercerización, del negocio de operación de alta profesionalización. Ese es el caso de Argentina, en el que los operadores logísticos están incorporando tecnología, conocimiento e infraestructura para mejorar la eficiencia de las operaciones logística, gracias al foco y la escala que les proporciona la tercerización. Esto se observa en Argentina, Brasil, Perú, Chile, y varios países donde se ven esfuerzos por parte del sector privado para mejorar la eficiencia de las operaciones.
Sin embargo, todavía se evidencia en la región una gran falta de inversión en infraestructura, es el componente más necesario. Actualmente existe un nivel de inversión que representa el 4% del PBI, promedio regional compuesto por un 3% público y aproximadamente un 1% de inversión privada. Este nivel de inversión está bastante lejos del nivel de inversión necesario para poder mantener y mejorar la infraestructura logística con el correr del tiempo, que debería ser aproximadamente 6 a 7% del PBI para solventar niveles razonables de crecimiento. Estamos con niveles de inversión que apenas logran mantener la infraestructura existente, pero que no alcanzan para acompañar el proceso de crecimiento de las economías y mucho menos para mejorar la competitividad, con lo cual hay un trabajo muy grande pendiente tanto desde el sector público como el privado. Hacen falta inversiones públicas y generar encuadres regulatorios que permitan y motiven la participación de los privados.

É.L: ¿A pesar de las grandes falencias se evidencia un aumento de la profesionalización del sector?

E.B:
Los dos componentes de la competitividad son el desarrollo profesional y el desarrollo de la infraestructura. Actualmente lo que vemos en la región es que estamos mejorando en términos de profesionalismo y capacitación, y nos estamos quedando atrás en infraestructura.

É.L: ¿Cómo encaran en Plaza Logística el 2012?

E.B:
Nosotros no miramos mucho el contexto, tenemos la mirada siempre puesta en el largo plazo. Con lo cual tratamos de no dejarnos llevar por las malas noticias, sobre todo en relación a la crisis internacional, seguimos embarcados y avanzando en un plan de expansión muy fuerte para 2012. Estamos multiplicando por 2.5 la capacidad instalada de nuestra compañía, hoy tenemos 60 mil m2 cubiertos y 85 mil m2 en obra, con lo cual el crecimiento es muy importante. Incorporamos dos parques logísticos nuevos, hoy contamos con tres parques: Plaza Logística Pacheco, Pilar y Tortugas. Para fines de este año vamos a contar con 150 mil m2 cubiertos y capacidad de expansión de hasta 330 mil m2 cubiertos. A esto llamamos la fase dos de expansión y ya estamos planificando lo que va a ser la fase tres, que va a comprender el período de 2013 a 2015, donde seguramente incorporaremos nuevos parques y crezcamos en los parques que tenemos hoy.
Dentro de los parques estamos formando comunidades de capacitación, existe una gran necesidad de ella para operarios logísticos y choferes de camiones, y nos estamos embarcando en un proyecto que de lograrse sería un modelo a nivel país. También tenemos el foco puesto en un programa de RSE muy extenso donde llevamos adelante proyectos que van desde el aporte de infraestructura a las comunidades circundantes, hasta programas de inclusión social como por ejemplo la incorporación del servicio de lavadero de camiones con la idea de dar un primer empleo a chicos egresados del secundario para que conozcan y valoren la cultura del trabajo, se los acompaña también con capacitación y gestión en la búsqueda de un trabajo permanente. Nuestro ideal es el de conformar comunidades en nuestros parques logísticos que se sustenten en los valores compartidos: Trabajo, Capacitación, Inclusión Social, Calidad, Responsabilidad Social, Seguridad e Higiene y cuidado del medioambiente.
Actualmente estamos iniciando un proceso de Benchmark, mediante el cual estaremos recorriendo distintos parques logísticos alrededor del mundo con la intención de incorporar las mejores prácticas que tengan sentido imitar, es decir, traer a la Argentina lo mejor del mundo. No podemos desconocer lo que se hace en los países desarrollados, porque en muchos casos es el camino que vamos a recorrer nosotros en el futuro.

Conozca más sobre el tema Cadenas de Abastecimiento, asistiendo a la 6° edición del Seminario Internacional de Management Logístico, que se realizará en Buenos Aires el próximo 15 de mayo, y en la que el Dr. Carlos Bremer -Socio y Director a cargo de Value Proposal Innovation y Transformation Methodology en Axia Value Chain- dará una conferencia sobre: “Experiencias Sudamericanas: Prácticas de SCM en mercados emergentes”.


Notas relacionadas

Te podría interesar