Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

La región se vuelve más proteccionista

 |   23 de noviembre del 2011

"Nuestros defectos (los del Mercosur) son graves, pero no son tan graves como los que han cometido en Europa", expresó el presidente uruguayo José Mujica en la previa de la cumbre presidencial del bloque.

A menos de un mes de la cumbre presidencial del bloque, que será en Montevideo el 18 de diciembre, y en la que Cristina Kirchner tomará la presidencia pro tempore, la novedad – de importancia simbólica y política – será la muy probable presencia del presidente Mahmud Abbas para la firma de un acuerdo de libre comercio del Mercado Común con Palestina, según informaba un comunicado de la Cancillería que dio cuenta del viaje a Oriente Medio del subsecretario del área, José Vitar. Por lo demás, con la Unión Europea (UE) haciendo equilibrio para contener a los países que parecen a punto de caerse de la zona del euro, el Mercosur ha encontrado un doble refugio para sus parálisis integradora y sus dificultades intrínsecas, y también la posibilidad para que sus socios plenos se embarquen en políticas cada vez más proteccionistas sin que ello cause tanto revuelo.

Tratado entre el bloque y la UE más lejano que nunca

En el esquema se puede referir a los duros cruces entre Brasil y la Argentina por sus conflictos comerciales. Fueron acallados primero por la tregua ante las elecciones presidenciales argentinas. Pero, al mismo tiempo, es como si hubiera un pacto intrínseco por el que, aunque los desentendimientos persisten, se observa cierto equilibrio, dijo a este diario el analista de comercio exterior de la consultora Abeceb, Mauricio Claveri. Los vecinos – analiza – aceptan cierto margen de que Argentina necesita superávit y sustitución de importaciones y este país continúa con las licencias no automáticas que no irriten demasiado en Brasil, desde donde también se aplican licencias – como al sector automotor – y por las que nuestro país no reclama mientras no haya cuello de botella.

Claveri comentó que en lo que hace a los temas estructurales, el Mercosur no registra impactos por la crisis europea, pero podrá haberlos cuando los europeos, por sus problemas, intenten exportar sus sobrantes a mercados como el nuestro. En ese contexto, vale recordar que ahora Brasil se muestra dispuesto a subir el arancel externo común del bloque, que desde 2008 proponía la Argentina para protegerse de la entrada de las importaciones de extrazona. 

En las cuestiones estructurales, el bloque no promete grandes anuncios. Hubo avances en materia del doble cobro del arancel aduanero, en programas de financiamiento a la producción. Se firmaría un tratado con Palestina. Ya hubo uno con Israel.

 


Notas relacionadas

Te podría interesar