Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Las embarcaciones que pasen por el río Paraguay pagarían un canon

 |   9 de enero del 2009

La iniciativa surge debido a que una empresa belga pretende realizar el dragado de los puntos difíciles de navegación.

La Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) analiza un plan presentado por una empresa belga que pretende realizar un dragado en los puntos difíciles de navegación en el Río Paraguay, bajo el sistema de cobro de un canon por el servicio. La información se difunció a través del sitio web Última Hora.

Albino González, Presidente de la entidad, explicó que la firma extranjera promete garantizar que el río Paraguay sea utilizable en todo momento, a pesar de las pronunciadas bajantes.

Desde la segunda quincena de diciembre el problema de navegación se acentuó. El río en cuestión tiene pasos críticos tanto río abajo como hacia la zona norte, donde trenes de barcazas deben reducir su volumen de carga para adecuarse al calado.

Tanto la Industria Nacional del Cemento (INC) como Aceros del Paraguay (Acepar), que traen materia prima, registran sobrecostos en el rubro de transporte fluvial, atendiendo que las embarcaciones invierten el doble del tiempo normal y, además movilizan menos toneladas por viaje.

La actividad comercial de importación y exportación tienen la dificultad de superar los pasos difíciles del río Paraguay, que continuaría en estado de bajante hasta 2012, lo que obliga a adoptar medidas de fondo en cuanto al mantenimiento de los canales de navegación.

La empresa belga tendrá que recuperar su inversión vía peaje a las embarcaciones que transiten por el río. De aprobarse esta modalidad, se incrementarán los costos del comercio exterior nacional.

La insistencia de la navegación crítica impone desembarcos en el Puerto de Pilar, desde donde las mercaderías deben llegar vía terrestre hasta los centros de consumo, lo que directamente genera sobrecostos a los importadores. 


Notas relacionadas

Te podría interesar