Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Perfil del envase metálico

 |   17 de septiembre del 2010

Por sus cualidades de conservación, resistencia a la manipulación y posibilidades infinitas de reciclado, se impone en el marcado de envases como uno de los más sustentables.

El envase es la imagen exterior que presentan varios productos de ciertos géneros. No es más que un fiel protector y conservador del producto; este debe proporcionar en su diseño, comodidad, confianza y calidad.

En el caso de los envases metálicos, las aleaciones más utilizadas son el acero al carbono en sus dos variedades (chapa laminada en frío y hojalata) y el aluminio.

Chapa Laminada en Frío: utilizado en envases medianos y grandes (tambores y baldes metálicos), por requerimientos de seguridad, es necesario que sean resistentes mecánicamente a esfuerzos exigentes, como apilamiento, sometimiento a esfuerzos de caída, presiones internas. Los productos a envasar pueden ser de alta complejidad: químicos considerados “mercancía peligrosa” por la ONU, productos no contaminantes, como pueden ser los alimentos, para los cuales existen recubrimientos internos del envase capaces de aislar al acero con el producto asegurándole vida útil. La fabricación de estos envases se obtiene gracias al cilindrado de una hoja metálica, una soldadura eléctrica continua para asegurar su unión, posteriormente se le estampan refuerzos en el cuerpo, y por último se le adicionan la tapa y el fondo (discos conformados previamente) en un proceso de engrafado asegurándole la total hermeticidad al envase.

La Hojalata: es un producto laminado plano, recubierto por una capa de estaño. Este producto es utilizado en envases chicos y medianos para consumo masivo, en presentación de latas rectangulares y cilíndricas. Son utilizados en alimentos, insecticidas, productos de limpieza, pinturas, etc. El proceso de fabricación es similar al de los envases medianos y grandes. En algunos casos la soldadura es reemplazada por un proceso de estampado.

El Aluminio: es utilizado en alimentos, productos de higiene personal y limpieza, y farmacéuticos. Su presentación es cilíndrica y el proceso de fabricación es el estampado y conformado progresivo.

Ventajas de los envases metálicos

Inviolable: no se puede abrir sin que se aprecie que ha sido manipulado.

Resistente: es el material con mayor resistencia a los golpes y esfuerzos físicos.

Opaco: en el caso de los alimentos, la opacidad impide la destrucción de las vitaminas, que pueden verse afectadas por la luz.

Hermético: es impenetrable, lo que resulta esencial para la conserva y muy útil para todos los productos.

Decorable: puede decorarse mediante litografía y otras técnicas, conteniendo todas las indicaciones que un envase requiere.

En el caso específico de los alimentos es completamente seguro, no necesita refrigeración o congelación para su almacenamiento, lo que supone un ahorro de energía, con una duración óptima que se prolonga durante años, y sin riesgo de una interrupción imprevista de la cadena de frío que deterioraría las cualidades nutritivas del producto. Los valores nutricionales de los alimentos conservados son mayores o iguales a los alimentos frescos.

Para que un envase metálico sea considerado efectivo en cuanto a protección del producto, se debe tomar en cuenta el costo de producción, comodidad de manipulación y destape y debe cumplir con las siguientes características:

– Simple y de rápida fabricación
– Uniformidad
– Tamaños solicitados por el mercado
– Dispositivos de cierre simples
– Fácil de manipular por el usuario

Factores a tomar en cuenta en el diseño y fabricación del envase metálico

– La manera en que será cargado, descargado y manipulado (ganchos, plataformas, montacargas, grúas y lugar de estiba).
– El apilamiento al que deberá estar sometido en bodegas o almacenes.
– Clase de Transporte, países de trasbordo y destino.
– El clima (condiciones de humedad, lluvias, temperaturas) tanto en el país de origen como el de destino.
– Las revisiones aduaneras (con las consiguientes aperturas y cierres del embalaje) a los que se verá sometido.

Las ventajas de los envases metálicos con respecto al resto (plásticos, vidrio, cartón, papel y madera) son la resistencia mecánica, la variedad de pesos y espesores disponibles, estanqueidad y hermeticidad, opacidad a la luz y a las radiaciones, conductividad térmica y por sobre todo reciclabilidad.

Reciclaje de los envases metálicos

Los envases de acero y aluminio son los únicos envases reciclados al 100% e indefinidamente, es por eso que el envase metálico es el envase más reciclado en el mundo -concepto de sustentabilidad- dado que se convierte nuevamente en la materia prima para la propia industria del envase y para el resto de sectores que utilizan estos metales como ser la construcción, la industria metal-mecánica y automotriz, la industria de electrodomésticos, etc.

“Sustentabilidad es la habilidad de lograr prosperidad económica sostenida en el tiempo protegiendo los sistemas naturales del planeta y proveyendo una alta calidad de vida para las personas.”

Si bien la demanda del acero y el aluminio siguen creciendo en el mundo causados por el aumento vegetativo y del consumo, en proporción cada vez se utiliza menos materia prima debido al reciclaje. Es decir, la curva reciclaje aumenta a pesar del aumento de la demanda. La explicación es simple, los recursos no son inagotables y el aprovechamiento del metal reciclado es realmente atractivo para la economía mundial.

Todos los envases, máquinas, estructuras, barcos, automóviles, trenes, etc., se desguazan al final de su vida útil y se separan los diferentes materiales que los componen, originando desechos seleccionados conocidos como “chatarra”. El precio de la chatarra oscila entre el 10% y el 20% del precio del acero del mercado.

Esta chatarra se prensa y se hacen grandes compactos en las zonas de desguace que se envían nuevamente a las acerías, donde se consiguen nuevos productos siderúrgicos, tanto aceros como fundiciones. Se estima que la chatarra reciclada cubre el 40% de las necesidades mundiales de acero y se logra un ahorro energético de un 70%, además de disminución en las emanaciones de Dióxido de Carbono a la atmósfera y en la contaminación del agua.

Conclusión

“Lo que esencialmente se busca a partir de la sustentabilidad es avanzar hacia una relación diferente entre la economía, el ambiente y la sociedad. No busca frenar el progreso ni volver a estados primitivos. Todo lo contrario, busca fomentar un progreso pero desde un enfoque diferente y más amplio, y ahí es donde reside el verdadero desafío.”

El envase metálico es el mejor exponente en cuanto a resistencia y protección, mayor vida útil, versatilidad en sus presentaciones y sustentabilidad por su infinito reciclado.


 


Notas relacionadas

Te podría interesar