Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Riesgos bajo control constante

 |   26 de abril del 2016

Las posibilidades que surgen a partir de "Internet de las cosas" son enormes. El concepto es sencillo, dispositivos de todo tipo se conectan a Internet y, a través de la nube, es posible conocer su estado y hasta operarlos remotamente. Las operaciones logísticas vinculadas a productos sensibles encuentran en esta tecnología una herramienta clave, que permite efectuar un seguimiento preciso, y en tiempo real, no solo de la ubicación de los productos en tránsito o almacenados, sino también conocer su estado a partir de la conexión de los sensores indicados.

En el ámbito logístico siempre fue complejo encontrar una fórmula que permita transportar cargas delicadas sin que pierdan su valor. Para que el proceso se complete con éxito resulta indispensable incorporar soluciones tecnológicas que permitan cubrir las necesidades específicas de los productos a transportar y así detectar las amenazas que pueden afectarlos durante su transporte, almacenamiento y distribución.
MÁS RIESGO, MAYOR SEGUIMIENTO
Se entiende por cargas delicadas a todos aquellos productos que necesitan una atención especial a la hora de transportarlos, dado que factores externos pueden afectar sus condiciones naturales y causar roturas, pérdidas, entre otros daños. Excesos de velocidad, mal estado de las rutas, pésimas condiciones de almacenamiento, pérdida del frío, alteraciones en los empaques, choques, entre otras causas, pueden generar que la carga se dañe o altere fácilmente. Productos fríos, congelados, animales, frutas, verduras, productos químicos, radioactivos, combustible, medicamentos, vidrios, residuos patológicos o peligrosos, cargas de alto valor comercial: como los electrodomésticos, joyas, entre otros, son ejemplos de tipos de carga que necesitan un especial cuidado y atención por parte de los responsables logísticos. Es por este motivo que surge la necesidad de efectuar un mayor control en el traslado de estos productos especiales o delicados, control que será mayor cuanto mayor sea el riesgo que presenten los mismos. Por ello es común encontrar que los profesionales logísticos, las empresas y los transportistas cuenten con herramientas tecnológicas que permiten efectuar el seguimiento de la carga y el control de su llegada a destino. Últimamente mucho se habla de IoT o Internet of Things (Internet de las cosas), pero pocos conocen su significado y alcance. Concretamente, esta tecnología permite conectar todo tipo de “cosas” (máquinas, vehículos, electrodomésticos, o cualquier tipo de bien) a través de Internet (cable, wifi o red celular) para conocer sus estados (encendido, consumo, ubicación, etc.) e incluso poder operarlos desde la nube. Internet de las Cosas desembarca en la logística para brindarles a los operadores mayores y mejores herramientas de control.  A través de la conexión de los activos a Internet y la identificación de las particularidades de cada carga, es posible cruzar la información y entender los requerimientos de traslado fundamentales que preserven la integridad del bulto. 
SOLUCIONES Y MEDICIONES ADAPTADAS

En función de las variables de cada tipo de carga, hay herramientas que permiten efectuar una planificación logística automática y optimizada, contemplando todos los factores necesarios para que el producto llegue a destino en tiempo y forma.  A su vez, existen sensores y actuadores que pueden agregarse a la flota y a los productos, a los efectos de asegurar las óptimas condiciones y medir cómo está efectuándose el traslado, y en caso de que el mismo presente fallas o deficiencias, poder emitir un alerta. Internet de las Cosas permite desarrollar un programa de soluciones y mediciones adaptadas a cada actividad y tipo de carga especial. Por ejemplo, una empresa manufacturera de vidrios, debe tener las herramientas adecuadas para asegurar el traslado de sus productos en óptimas condiciones, siendo que cualquier deficiencia en el proceso puede destruir completamente el producto. Una empresa de estas características podría conectar su flota a Internet para efectuar el seguimiento y predecir el “tiempo estimado de arribo” (ETA) al cliente y, al mismo tiempo, identificar los caballetes que contienen el vidrio para efectuar una trazabilidad de los mismos y evitar pérdidas. También es posible colocar sensores de vibración que alerten sobre un eventual quiebre del producto. Cada carga tiene un valor único para la empresa y su pérdida, rotura o destrucción suponen grandes costos para las empresas. Es por ello que efectuar un control integral de la operación, implementando tecnología IoT, diferencia a una empresa de otra, y permite ser más eficiente ante las exigencias del mercado. De todos modos es cierto que algunas industrias deben priorizar más que otras la incorporación de tecnología para asegurar la correcta llegada de la carga.
Mediante la conectividad de todos los activos a Internet, la empresa adquiere altos beneficios y la posibilidad de obtener un mayor control de la actividad, visibilidad durante el traslado y alertas tempranas de la operación. Aquellas empresas que transportan animales, productos con cadena de frío o químicos son algunas de las más interesadas en adquirir un servicio de IoT y en muchos casos les resulta una exigencia normativa. Al respecto, Guillermo Castelli, CEO de QuadMinds, empresa especializada en IoT, señala: “Ante los múltiples problemas que pueden afectar la cadena logística de las cargas delicadas, la incorporación de IoT ofrece herramientas que permiten optimizar el proceso y, a su vez, hacerlo más eficaz. En este sentido, existen formas de monitorear no solo el traslado de la carga, sino a la carga en sí misma, a través de la incorporación de sensores que se incorporan al cargamento y transmiten información de forma autónoma. La posibilidad de conectar todos los bienes de manera simple y económica a Internet permite detectar todas las amenazas que pueden dañar o adulterar un producto y encontrarles una solución”. 
(*) El autor es (*) CEO de QuadMinds.

Notas relacionadas

Te podría interesar