Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Se normaliza el comercio entre Argentina y Brasil

 |   13 de junio del 2011

El comercio bilateral, que suma 33.000 millones de dólares anuales, tiende a normalizarse, luego del encuentro realizado en Brasilia hace una semana y media entre la ministra de Industria, Débora Giorgi, y su par brasileño Fernando Pimentel.

Tras convenir ambas partes cumplir y acelerar el plazo de 60 días de monitoreo en la aduana que rige a los productos afectados por la aplicación de Licencias No Automáticas a las importaciones, ambas naciones comenzaron a liberar el paso de distintas manufacturas, informaron fuentes del Ministerio de Industria argentino. Así, Brasil ya liberó en su frontera automóviles argentinos por un valor de más de 200 millones de dólares y Argentina aprobó licencias de importación en sectores productivos como maquinaria agrícola, calzado y neumáticos por un total de aproximadamente 20 millones de dólares.

Las fuentes explicaron que cada una de las licencias otorgadas por estos días se aprobaron a partir de los acuerdos entre sectores. En el caso de maquinaria agrícola Case New Holland y John Deere ingresaron máquinas al país tras haber comprometido inversiones y generado exportaciones desde sus filiales argentinas, de modo de alcanzar una balanza comercial equilibrada. En el sector calzado se cumplieron los cupos acordados de autorrestricción entre privados, del mismo modo que ocurrió con los neumáticos. También hubo un acuerdo privado entre fabricantes textiles que establecieron cupos y precios mínimos a las importaciones de toallas provenientes de Brasil.

Además, funcionarios de ambos países están cruzando información sobre aquellos productos que presentan inconvenientes en el ingreso. Brasil se comprometió a responder los reclamos de Argentina respecto de las exportaciones de aceite de oliva que se encontrarían amenazados a partir de las nuevas normas técnicas a implantarse en el vecino país, y en cuanto a las bebidas alcohólicas, a las que aplica un sello fiscal, lo que genera mayores costos a los exportadores argentinos y se convierte en una barrera de acceso. Por su parte, Argentina está analizando los productos brasileños que esperan ingresar al país, con el compromiso de validar todo lo que esté en regla. Se estima que los productos en cuestión alcanzan apenas el 0,3% del total de las exportaciones brasileñas a Argentina.

El comercio bilateral entre Argentina y Brasil marcó un récord histórico, tanto para el mes de mayo como para la suma de los primeros cinco meses del año: el mes cerró con un comercio total de 3.214 millones de dólares, 19% más que el récord marcado en mayo de 2008, y acumula en lo que va del año de 14.949 millones, un 22% más que la marca anterior para el mismo periodo registrada también en 2008. Al mismo tiempo, se acentuó el déficit que Argentina tiene con su principal socio comercial, que fue de 626 millones para mayo, 85% más que en 2010, y de 1.955 millones para el acumulado anual, más del doble que el año pasado. El intercambio comercial bilateral rondó los 33.000 millones de dólares en 2010, con un déficit de poco más de 4.000 millones para Argentina, según cifras oficiales. Este flujo se vio afectado a comienzos de mayo cuando Brasil impuso LNA a la importación de automóviles, sector donde Argentina tiene superávit.

Con anterioridad, en febrero, Argentina había ampliado de 408 a 557 los sectores industriales protegidos de las importaciones por la aplicación de estas LNA, medida que es reconocida por la Organización Mundial del Comercio, lo que generó el disgusto de Brasil. Luego de varias reuniones bilaterales, Brasil impuso a comienzos de mayo LNA para las importaciones de automóviles, invocando el desmesurado crecimiento de su déficit en ese sector, un argumento similar al esgrimido por Argentina. Tras quedar casi paralizado el comercio, a comienzos de junio, Giorgi y Pimentel acordaron en Brasilia cumplir, e incluso, acelerar el plazo de 60 días de retención que se le aplican a los productos afectados por las Licencias No Automáticas de Importación, y agilizar el intercambio en el sector de maquinaria agrícola. 

 


Notas relacionadas

Te podría interesar