Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Sin margen de error

 |   18 de junio del 2012

La logística de productos refrigerados exige una serie de cuidados que la hacen más compleja y, si además, se trata de medicamentos, el compromiso y la responsabilidad son indispensables.

Sin dudas la logística de medicamentos constituye una operación delicada, para la cual se debe contar con todos los recursos y procesos necesarios que aseguren en tiempo y forma las entregas. Sobre estos temas consultamos a Facundo Schiavone, Gerente Comercial Unidad de Negocios Farma, Grupo Logístico Andreani, quien nos brindó su experiencia y conocimientos al respecto.

Énfasis Logística: ¿Qué características particulares presenta la logística de medicamentos en cuanto a su temperatura de conservación?

Facundo Schiavone:
La logística de medicamentos con control de temperatura se encuadra dentro de la denominada “cadena de frío” y, como tal, se trata de tareas ordenadas como eslabones que incluyen desde la recepción, el almacenamiento, la preparación y hasta la distribución de medicamentos -en nuestro caso-, con el objetivo de preservar los rangos de temperatura necesarios para garantizar el estado apropiado del producto, desde que sale del laboratorio hasta llegar al paciente o consumidor final.

Para cumplir con este proceso intervienen tres factores fundamentales. Los recursos humanos, ya que es necesario contar con personal capacitado, responsable y comprometido en todo el proceso. Los recursos materiales o técnicos, como cámaras de frío, unidades de distribución con control de temperatura y elementos de acondicionamiento como conservadoras o geles acumuladores de frío. Y, por último, el recurso financiero que permite asegurar los recursos humanos y materiales necesarios para poder realizar este tipo de operaciones que suelen ser más costosas que la logística convencional.

La principal característica de la cadena de frío es su tiempo de caducidad, desde el momento en que se prepara y se cierra el pedido hasta el momento de la entrega final. Según la validación certificada por cada cliente, estos servicios tienen un periodo de vida y, al finalizar el plazo determinado, se da por perdida la cadena de frío.
 
É. L: ¿Cómo resuelven la trazabilidad de estos productos en cuanto al control de la temperatura?

F. S:
Cuando se trata de envíos con cadenas de frío, se solicita al cliente que lo informe en el remito para poder hacer un correcto seguimiento. Las cadenas de frío se registran por sistema y eso permite volcar todas las incidencias u observaciones que sean necesarias para tener una trazabilidad de todos los acontecimientos acaecidos durante el circuito logístico. La validez de una cadena de frío está sujeta, por un lado, a la validación certificada por el responsable del producto y, por el otro, al cumplimiento con el tiempo de entrega. Por ello, es fundamental tener registrado por sistema todo el proceso.
 
É. L: ¿A través de que medios de transporte se realiza la logística de estos productos?

F. S: Los medios de transporte que se pueden utilizar dependen del tipo de carga y el volumen. Si el envío viaja en conservadoras acondicionadas especialmente y validadas para la cadena de frío, se puede viajar en unidades convencionales sin control de temperatura. De todas formas, para los trayectos largos y en temporada estival, se recomienda que viaje en unidades con aislación térmica.

Por otro lado, en los casos donde el volumen lo justifica, el producto puede viajar en una unidad refrigerada.

É. L: ¿Cuáles son los puntos críticos que deben ser tenidos en cuenta durante su transporte, carga y descarga?

F. S:
Un punto crítico a destacar es el especial cuidado en la manipulación de las cargas. Todas las personas que muevan una conservadora deben estar capacitadas y ser concientes de la criticidad del producto que tienen en sus manos. Es primordial garantizar la integridad de la conservadora, tanto en la estiva como en la distribución de la misma.

É. L: ¿Qué nivel de tolerancia ofrecen estos productos frente a imprevistos, como desperfectos en las cámaras refrigeradas de los transportes?

F. S:
El nivel de tolerancia que ofrecen las cadenas de frío depende de cada producto en particular. Por esta razón, los operadores logísticos deben solicitar a los dadores de carga la información sobre el producto a transportar y la validación que tienen sobre sus cadenas de frío. Para todas las instancias, ya sea durante el proceso de almacenamiento o en el tramo de distribución, hay planes de contingencia. En ese sentido, los planes de contingencia pueden ser desde un cambio de conservadora y sus geles, hasta la utilización de una unidad refrigerada, como así también el traslado a una cámara refrigerada de otra planta  
 
É. L: ¿Recibe alguna capacitación especial el personal encargado de manipular estos productos?

F. S:
Es fundamental contar con personal capacitado y responsable para asegurar el cumplimiento y la administración de la cadena de frío. Por tal motivo, existen manuales de procedimientos y se realizan capacitaciones periódicas a todos los sectores e individuos que intervienen en la operación.
 
É. L: ¿Desea comentar algo más?

F. S:
Uno de los aspectos más destacados para garantizar una correcta entrega en una cadena de frío, consiste en entender que del otro lado hay una vida que depende de la efectividad que tenga ese producto. Si estuviera en riesgo la vida de un ser querido, daríamos lo que fuera necesario para asegurarnos que el producto que le tienen que suministrar llegue en buenas condiciones y con el debido mantenimiento de cadena de frío en todo el proceso logístico.
No estamos hablando simplemente de una conservadora, sino de una responsabilidad social.


Notas relacionadas

Te podría interesar