Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Transporte multimodal en el siglo XXI

 |   10 de marzo del 2014

La combinación de medios de transporte bajo un mismo contrato para mover cargas surgió en los años ochenta, como una forma de optimizar los costos y la eficiencia de las operaciones de transporte. Actualmente, el vertiginoso avance tecnológico está generando nuevas modalidades de compra que, de la mano de Internet, reconfiguran la tradicional logística de productos. Al mismo tiempo, se perfilan nuevos avances tecnológicos que adelantan un futuro con muchos cambios y transformaciones. (*)

Mi hijo de ocho años está en la edad en que armar modelos con juguetes de encastre y jugar a la ciudad es toda una novedad, así que desempolvé mi viejo Rasti, que se vendió hace muchos años en México con la marca ARMEX, y nos la hemos pasado de lo lindo armando un avión y al final quedaba por armar un gran camión, que iba a ayudar a transportar una serie de cajitas que simulan carga de vegetales, la idea era llevarlos a la tienda del perro de peluche “Ojitos” y hacer clientes, con una buena venta. Estábamos muy entretenidos, honestamente creo que el más emocionado era yo, inventando el hilo negro de cómo hacer un camión potente ya colocando un engrane aquí una llanta allá; cuándo mi pequeño me hace una pregunta, la cual me saca de balance. “Papá, y ¿por dónde le ponemos gasolina?”, pregunta tan obvia, pero que me dejó boquiabierto; pero aún había más, “¿no crees que está muy grande el camión para llevar dos cajitas?” – me dijo -, ¡wow! yo no salía de mi asombro, pero al final es un pequeño que está escuchando en casa temas de compras, de ventas, de procesos y de distribución, siendo ésta última una parte medular para la logística; y claro en esos momentos estaba yo rompiendo la primera regla, “no transportar aire”. Como buen logístico me viene a la mente la palabra optimización y que efectivamente hay un concepto que nos puede ayudar y se llama: transporte multimodal.

 

OPTIMIZAR LOS COSTOS DEL TRANSPORTE

 

El transporte multimodal, un concepto nacido en los años ochenta, encunado por la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo, la UNCTAD por su siglas en inglés (United Nations Conference on Trade and Development), y que en pocas palabras se refiere a tener un sólo contrato para mover toda la carga por diferentes medios de transporte, ya sea tierra, mar o aire y que usualmente utiliza las cajas contenedoras. Esto es con la finalidad de buscar la consolidación y la reducción de costos al maximizar el uso del medio de transporte, es decir aprovechar el viaje llevando a su máxima capacidad el vehículo para minimizar el costo por pieza trasportada. Debido a estas ventajas, el transportar grandes volúmenes de mercancías ya sea de manera nacional o internacional en esta modalidad es muy utilizada, ya que nos permite de acuerdo a las características de nuestros productos, garantizar de alguna manera el nivel de servicio a nuestros clientes, con entregas a tiempo y forma más certeras, con menor costo de transporte por lo que el poder usar esta forma de mover mercancías por tierra, aire o agua es una muy buena opción. Pero… ¿hacia dónde nos dirigimos en el siglo XXI?

 

Tomemos lo más inmediato, que es el continuo mejoramiento de la economía de escala, a maximizar el uso de los recursos, que es una tendencia a usar transportes más grandes, más eficientes. Veamos algunos ejemplos: Hoy día los nuevos barcos contenedores que sí, son más rápidos, más grandes y cargan más mercancía, pero implican algunos riesgos como es el que enfrentarán los que deseen cruzar el canal de Panamá ya que existe la posibilidad de que la quilla toque fondo debido a su nueva gran envergadura; o una de las empresas detallistas más grandes de los Estados Unidos que ha liberado su nuevo tracto-camión, el cual puede transportar un 30% más mercancía con una estimación de uso de combustible idéntico a un tracto-camión común, y ni que decir de la promoción en el uso del ferrocarril con todas las ventajas que muestra al ser más ecológico, más seguro, veloz y por lo mismo más barato.

 

INTERNET Y LAS NUEVAS FORMAS DE COMPRAR

 

El transporte multimodal es en verdad una gran ayuda, ya que también nos permite optimizar nuestra huella de carbono, no tanto por gusto, sino por necesidad, pues el costo de los combustibles se está incrementando muy aceleradamente. Así que las oportunidades para los motores más eficientes, ecológicos pues también es un factor que será de peso en el futuro. Nótese cómo es que los precios del diesel y de la gasolina se han incrementado en un 27 y 52% en los últimos dos años en la Argentina, mientras que en México un 18 y 6%. Claro son cifras al 2012, en México hoy día el costo por litro de gasolina es casi idéntico al de los Estados Unidos.

 

Pero detengámonos un poco…, hoy día los clientes del transporte multimodal que son las fábricas, los mayoristas, los distribuidores, las cadenas de autoservicio y departamentales, están enfrentando una nueva situación de mercado. Situación que puede ser una oportunidad de negocio para las empresas que deseen subirse a esta nueva tendencia. El consumidor ve los artículos en las góndolas, en la tienda, los usa, los prueba y al final los compra en el lugar más barato de Internet con entrega a domicilio gratis, esto se llama showrooming. Por lo que la competencia bajo esta modalidad será muy factible en marcas, moda, estilo, personalización de los artículos, especialización, la clave es y será la diferenciación del cliente; enfatizar la experiencia de compra; entonces, ¿valdrá la pena seguir comprando gran cantidad de artículos iguales? o ¿será que desde la fábrica ya vengan personalizados para cada tipo de cliente? si esto es así, el transporte multimodal, ¿llegará hasta el domicilio del cliente?

 

De entrada, algunas compañías ya vieron la oportunidad y están implementando una serie de opciones para el consumidor como es la colocación de kioscos en las ciudades, para ser el centro de acopio de las diversas compras por internet, así el cliente va y las retira cuando desee. Y me pregunto, ¿acaso no sería mucho mejor que en vez de entregar en un Centro de Distribución propio, todo se envíe a un Centro de Distribución enorme de un 3PL pagado por todos los detallistas y de ahí se vaya directamente a los kioscos, por ser ya venta segura, así todos ahorramos costos? Y podríamos ir más allá, ¿por qué no despachar directamente desde ese mega centro de distribución o kiosco la entrega al domicilio del cliente o a su ubicación geolocalizable con su teléfono móvil? Ese sí sería un servicio punta-punta.

 

UN FUTURO SORPRENDENTE

 

Otra megatendencia hoy día es la impresión 3D, que es maravillosa, imaginemos imprimir en casa, desde un accesorio, una herramienta, un regalo, hasta un tornillo. Y que todo sólo dependa de la calidad del polímero que se utilice. Esta tendencia lo que hará es que se reduzca considerablemente la cantidad de mercancías en el transporte, ya que no solamente podremos hacer nuestra personalización de los artículos, en color, forma y tamaño, sino que el cliente quedará mucho más que satisfecho con la relación calidad-velocidad-precio. Aquí la pregunta subyacente es ¿qué pasará con el transporte, acaso tendremos en un futuro un exceso de capacidad? Quizás un punto a favor del transporte multimodal es que los alimentos orgánicos están en boga en las preferencias de los consumidores por lo cual se está incrementando su consumo, así que el hecho de tener un transporte punta-punta que nos garantice la cadena de frío resultará una buena opción en un futuro. ¡Wow! honestamente el futuro del transporte es incierto a largo plazo, pero lo más seguro es que el consumidor y las empresas buscarán el cómo llevar el artículo al cliente al menor costo, y no es un tema trivial, muchas empresas detallistas de primer mundo están invirtiendo fuertes cantidades de dinero en investigación y desarrollo para lograr este objetivo. El más ambicioso de estos proyectos es la teletransportación, que quizás hoy suene fantasioso y soñador, pero la realidad es que no estamos lejos de lograrlo. Recordemos que hace 30 años el decir que se podía tener en la palma de la mano más tecnología que la usada para llegar a la luna sonaba a algo fuera de este mundo, y hoy es toda una realidad. Así que; mientras son peras o manzanas, en casa por decisión de consenso, nos quedamos con la opción más futurista, y desarmamos el avión y el camión, creamos la máquina, teletransportamos las cajas y “Ojitos” afortunadamente, logró vender todo.

 

(*) El autor es Ejecutivo con más de 16 años de experiencia en la implementación, evaluación y administración de Cadenas de Suministro y de Valor en México y Europa para la industria del Retail. Actualmente se desempeña como SCM para Vertiche México.


Notas relacionadas

Te podría interesar