Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

“Un año con menos volúmenes y más costos”

 |   23 de septiembre del 2014

Es el panorama que la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) presentó en su tradicional Conferencia Anual sobre Proyecciones Económicas para Operaciones Logísticas, que se llevó a cabo el pasado 17 de septiembre.

El inicio de la jornada que, como todos los años, reunió a representantes de las empresas más destacadas de la actividad logística, inició sus presentaciones con un análisis político a cargo de Carlos Pagni del diario La Nación. El analista señaló que el gobierno carece de una “estrategia clara y definida” para hacer frente a los problemas que presenta la economía, y que los cambios que se realizan responden a situaciones puntuales pero no existe un cambio de concepto, por lo que a su entender “no hay posibilidad de formular un programa económico”. Indicó que la preservación del empleo es el principal vínculo del liderazgo de la presidenta con su base electoral, “aunque sea con una gran baja del salario real, lo que importa es la cantidad”, destacó, a la vez que pronosticó un aumento de la tasa de desempleo para el año próximo, con su eventual efecto negativo en la intención de voto para el actual gobierno. 


Carlos Pagni se refirió también al litigio con los holdouts, cuya principal consecuencia, mientras no se defina el conflicto, es la imposibilidad de endeudarse en dólares para el país, “La única forma que tengo de mantener el nivel de reservas en niveles aceptables, sin sacrificar dramáticamente el nivel de actividad, es pedir dólares prestados. Cuando el gobierno define no ir por ese camino, está dando la noticia de que nos encaminamos a una gran recesión, dada por la reducción de las importaciones. Esto destruye puestos de trabajo y va a hacer que en seis meses sufra repercusiones en su base electoral”, señaló.


Finalmente el analista se refirió al panorama electoral del año próximo, donde prevé que habrá una fuerte tendencia a realizar alianzas en busca de sumar fuerza política, como podría ser el caso de UNEN con Macri, Massa con Scioli, pero destacó que “cualquiera sea el escenario electoral, el próximo gobierno deberá tener ideas claras sobre dos temas fundamentales que son: seguridad y energía. Dos problemas que deja la herencia administrativa del kirchnerísmo que no se resuelven tan fácilmente como otros, que con instrumentos económicos se pueden modelar con mayor sencillez”.

 

El análisis macroeconómico estuvo a cargo de Juan Luis Bour, economista de FIEL, quien indicó que desde el cuatro trimestre de 2013 la economía comenzó a caer y se encamina a una larga recesión, sobre todo en la industria. Señaló también que existe un “viento de frente”, dado por la recesión de Brasil y la caída del precio de los commodities, de modo que “la economía está enfrentando una inercia hacia abajo y un contexto externo complejo”. Sobre la inflación, el economista detalló que en el mes de agosto han medido un incremento de precios del 42% interanual, una tasa que no se tiene en Argentina desde el año noventa.

 

IMPACTO LOGÍSTICO

 

Lucio Zemborain, representante de FADEEAC, se refirió al panorama sindical y su impacto, fundamentalmente, en la actividad logística. Pronosticó un periodo altamente conflictivo para el sector y la economía en general, donde los sindicalistas enfrentan una depreciación del salario real, producto de la inflación, que resultó superior a los acuerdos salariales que se han suscripto en las paritarias de este año, “el acuerdo firmado entre la Federación de Camioneros y la FADEEAC en el mes de junio, con vigencia a partir del 1 de julio y hasta el 30 de junio de 2015, es de 33%: 18% en julio, 8% en noviembre y 7% en marzo, no acumulativos, que anualizado da un 25.64%, evidente muy lejos del 42% de inflación registrado”, indicó Zemborain, lo que está motivando que el propio secretario general del gremio haya expresado que si no se corrige inmediatamente el impuesto a las ganacias, o el impuesto al trabajo como lo llaman, van a necesitar una apertura de paritarias para corregir la caída del salario real.


Desde el lado empresario, el analista indicó que las empresas han tenido una abrupta caída en su nivel de ocupación, por lo que les resulta materialmente imposible reabrir la paritaria, y que si bien todavía los sindicatos no han empezado medidas de acción directas, sin dudas para fin de año se aguarda algún tipo de planteo. Finalmente destacó que en mayor o menor medida todos los gremios se encuentran en la misma situación, y que puede ocurrir que el riesgo a la desocupación y la pérdida de trabajo, situación que ya se está empeznado a notar “por goteo”, puede servir para atemperar en cierta medida la presión de los sindicatos.
 
LOS VOLÚMENES QUE VIENEN

 

El análisis de mayor interés para el sector, los flujos logísticos 2014-2015, fue presentado por Jorge Jares (Diagnóstico y Coaching Logístico), quien comenzó su exposición destacando la importancia de la evolución del PBI para la actividad logística. Señaló que el mismo presentará una caída estimada de -1.6% en 2014 y de -2.5% en 2015. Jares indicó que el PBI está compuesto en un 71.9% de servicios y en un 28.9% de bienes, y que este último es el que más impacta en la actividad logística, que en 2014 baja -3.3% y en 2015 lo hará el -4.1%, “si miramos el bienio estaría bajando -7.4% lo que resulta significativo para la actividad logística. Dentro del PBI de bienes lo que más nos impacta es: industria con una participación del 50%, construcción 18% y agricultura con 18%. La industria está teniendo variaciones negativas significativas estimadas de -5.3% en 2014 y -6.1% en 2015, la construcción -5.9% y -8.1% y el agro está positivo”, detalló.


Los otros flujos logísticos de importancia analizados por el especialista fueron las importaciones y las exportaciones, “en el año 2012 teníamos una brecha entre exportaciones e importaciones de 12.000 millones de dólares y hoy se reducen a menos de 6.000 millones en 2015. Esto también va a ser otro condicionante, porque el flujo de importaciones es otro de los grandes motores de la logística”. Sobre la situación del agro, indicó que sus volúmenes no crecen, y que las cosechas van a estar en un valor estable entre 95 y 96 millones de toneladas pero con precios bastante diferentes a los de años anteriores.


A pesar del panorama poco alentador resultante para el año próximo, Jorge Jares resaltó que “cuando se muestran cifras tras cifras todas negativas se podría generar una sensación de caos que no es tal. Si bien en 2013 tuvimos 59 millones de toneladas y vamos a tener 49 millones en 2015, con lo que estamos perdiendo 10 millones, vamos a estar en un nivel de actividad similar al presentando entre 2010 y 2011, por lo que hay mucho que transportar y muchas operaciones por realizar. Cuando vemos la serie de transporte terrestre de la producción nacional vemos que bajamos de 306 millones de toneladas en 2013 a 284 millones para 2015, que aproximadamente es lo mismo que se transportó entre 2009 y 2010, valores fruto de una larga serie de crecimiento desde 2002. Hay una baja de los volúmenes que habrá que manejar, pero también hay mucho trabajo para hacer”.

 

EN PRIMERA PERSONA

 

La jornada organizada por FIEL concluyó con la presentación de un panel de operadores logísticos moderado por Carlos Musante, director ejecutivo de la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL); y conformado por Hernán Sánchez, presidente de la Asociación Argentina de Logística Empresaria (ARLOG); Gustavo Figuerola, presidente de la Cámara Portuaria de Buenos Aires; Marcelo Mattio, vicepresidente de Urbano, y Eduardo Ford, director de Gefco. A continuación sus conceptos más importantes.

 

Gustavo Figuerola, presidente de la Cámara Portuaria de Buenos Aires, precisó que la caída del volumen gestionado por las terminales ronda el 15%, producto de una baja del 20% en las importaciones y de casi el 10% de las exportaciones. De hecho, mencionó que la cantidad de contenedores descendió hasta parecerse a la del 2005, sólo que con un incremento en la oferta de puertos que provoca nada menos que un 50% de su capacidad ociosa.

 

Eduardo Ford, director de Gefco, sostuvo a su turno que el sector automotriz, al que brinda servicios, retrocede entre 25 y 35% en lo que va del año y que también se revela un fuerte impacto sobre la importación. En ese contexto, indicó que su compañía apenas mantiene la facturación del año pasado sobre la base de la adquisición de nuevos clientes y operaciones.

 

Marcelo Mattio, vicepresidente de Urbano, aseguró que la unidad de servicios logísticos de la compañía, a diferencia de las experiencias de sus colegas, está creciendo un 40% en lo que va del año en nuestro país y prevé seguir haciéndolo en un porcentaje similar durante la próxima temporada, a raíz del alza de las operaciones de comercio electrónico, segmento al que brinda servicios logísticos en base a una red nacional propia de 60 sucursales que gestiona 9 millones de envíos mensuales.

 

Carlos Musante, director ejecutivo de CEDOL, subrayó que así como hay sectores que claramente están cayendo, otros como el eCommerce, la industria farmacéutica o la del petróleo y gas mantienen su demanda e incluso la intensifican. Pero aclaró, no obstante, que todas las empresas atraviesan en estos momentos por una búsqueda imperativa de mejorar la productividad. Al respecto, señaló que es una obligación debido a los aumentos de costos logísticos que rondan el 40% y que están liderados por los combustibles, con alzas del 53%.

Hernán Sánchez, presidente de ARLOG, dijo que, en el contexto desarrollado por sus colegas, es el rol del profesional el que hace la diferencia, el que permite entender que las relaciones por ejemplo con los clientes deben perdurar en el tiempo. También aseguró que esa necesidad dice presente en el crecimiento de la demanda de capacitación de sus profesionales proveniente de las empresas del sector.

 

Finalmente, los disertantes coincidieron en reclamar un rol más activo por parte del Estado, aunque también de los privados, en el desarrollo de la infraestructura, tanto física como administrativa, necesaria para que nuestro país no continúe perdiendo posiciones en el concierto mundial de competitividad.

 


Notas relacionadas

Te podría interesar