Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Una necesidad de la logística actual

 |   15 de junio del 2012

Los sistemas para la administración del transporte (TMS) se han constituido actualmente en una herramienta fundamental para aquellas compañías que gestionan procesos logísticos de cierta complejidad, en cuanto a la cantidad de pedidos y vehículos en tránsito. Estos sistemas también presentan diversos niveles de prestaciones que se adaptan a las necesidades particulares de cada operación.

Sobre este tema consultamos a Marcelo Ormachea, Director de Ingeniería Logística de Celsur Logística, quien compartió sus conocimientos al respecto.

Énfasis Logística: ¿Cuál es el campo de acción y el alcance de los TMS?

Marcelo Ormachea: Creo que la mejor forma de responder esta pregunta es utilizando una de las definiciones que existen respecto del término TMS: Transportation Management System. Es un subset de los sistemas de la compañía que ayuda a los usuarios a planear y ejecutar las entregas a través de la cadena de suministro. La eficiencia en este proceso depende de la planificación de rutas, la consolidación de la carga y la visibilidad del mismo.

Usualmente estos sistemas permiten administrar cuatro procesos clave de gestión del transporte:

•    Planning y toma de decisiones: El TMS definirá los tipos o modalidades de transporte más eficientes a utilizar de acuerdo a los parámetros indicados, los cuales tienen una importancia mayor o menor de acuerdo a las directivas del usuario: el costo de transporte, más breve plazo de entrega, menos paradas posibles para garantizar la calidad, etc.
•    Ejecución: El TMS permitirá la ejecución del plan de transporte y su registro, determinando el transportista utilizado, la tarifa aceptada para dicha entrega, etc.
•    Seguimiento: El TMS permitirá el seguimiento de cualquier aspecto físico u administrativo en relación con el transporte efectuado: la trazabilidad de las etapas de transporte por evento (envío desde A, la llegada a B, etc.), los informes de recepción, despachos de aduana, facturación y envío de alertas de transporte (retrasos, accidentes, etc.).
•    Performance: El TMS tiene o debe tener reportes de indicadores clave de desempeño (KPI’s) para la función de información de transporte.

É. L: ¿Qué cambios produce en las operaciones logísticas contar con un TMS?

M .O: Al proporcionar a los administradores de las herramientas adecuadas, como la optimización de rutas, la construcción de carga, el seguimiento, rastreo y la medición de performance, un TMS adecuado puede mejorar el rendimiento de la flota y reducir los gastos de la cadena de suministro.

É. L: ¿Cuáles son los “síntomas” que indicarían la necesidad de contar con un TMS en una compañía logística?

M .O: Es prácticamente imposible en el estadio actual del desarrollo de la logística en la Argentina que una compañía logística no cuente con un TMS entre sus sistemas básicos de ejecución de operaciones. En función del tipo de operatoria (Contract Logistics, Parcel, etc.), su complejidad y dimensionamiento, podrá contar con un TMS más o menos desarrollado y con más o menos funcionalidades.

É. L: ¿Qué beneficios ofrecen estos sistemas en el manejo de la información?

M .O: Estos sistemas, cuando son implementados en forma consistente con el nivel de registros (transaccional) facilitan enormemente la tarea administrativa dentro de la empresa, y generan información extremadamente útil sobre la performance del sistema de transporte de la compañía, lo que facilita la toma de decisiones a nivel gerencial.

É. L: ¿En qué orden recomendaría la adopción de los siguiente sistemas: ERP, WMS, TMS?

M .O: Tanto un WMS (Warehouse Management System) como un TMS (Transportation Management System) son parte de un ERP (Enterprise Resource Planning System) cuando consideramos a este último en su sentido más amplio y completo en términos de alcance. De todas formas, considero que toda compañía posee un ERP en mayor o menor medida y que, en cambio, un WMS o un TMS dependen mucho de las características de la compañía de que se trate. La secuencia lógica de incorporación, considerando una compañía que crece desde un tamaño pequeño, sería: ERP – WMS –  TMS, aunque reconozco que, habitualmente, el WMS es el más difícil de implementar por la recolección de información habitualmente no existente en las compañías, y porque precisa una parametrización normalmente más compleja que la requerida para un TMS en su fase inicial.

El aspecto más complicado de implementar en un TMS es el referido a las soluciones de ruteo ya que, una vez más, su funcionamiento adecuado se logra mediante la recopilación de información de detalle habitualmente no existente en las compañías y un periodo de “sintonía fina” prolongado post implementación.

É. L: ¿Existe algún tipo de producto que por sus características de transporte sea especialmente indicado para el uso de un TMS?

M .O: No existe un producto que sea particularmente indicado para la implementación de un TMS en el manejo del transporte asociado. Por regla general, su necesidad deriva de la “cantidad” de transporte que debe ejecutar la compañía. Lo que sí debe considerarse es que, a mayor complejidad de la distribución (remitos y puntos de entrega básicamente), puede ser necesario (y beneficioso) incluir la implementación de ciertos módulos de un TMS (como ser sistemas de optimización de ruteos o de optimización de ocupación de bodegas).


Notas relacionadas

Te podría interesar