Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

El desafío de adaptar la logística a la nueva realidad que plantea la pandemia

 |   30 de marzo del 2020

La crisis provocada por el Covid-19 está impactando en forma crítica a todas las economías del mundo, con consecuencias aún imprevisibles.

En pocos días, las actividades esenciales que hacen al funcionamiento de los países se han visto en la necesidad urgente de reconvertirse y adaptarse a una nueva realidad impensada hasta hace un par de meses atrás.

En la segunda línea de fuego, detrás de las personas que se desempeñan en el sector sanitario y las fuerzas de seguridad, se encuentran los trabajadores del área de transporte y quienes deben garantizar el abastecimiento de la población.

Todos ellos, junto a otros trabajadores de áreas esenciales, se enfrentan día a día a un enemigo invisible, poniendo su salud en riesgo para que el resto de la población pueda permanecer en sus casas con la esperanza de aplanar la curva de la pandemia.

Sin duda, las redes de distribución son garantes no sólo de que todos los puntos de venta de alimentos y artículos de primera necesidad estén abastecidos, sino también que los hospitales cuenten con los suministros necesarios para desarrollar su labor. Obviamente, sin dejar de mencionar a los recolectores de basura.

Como sostuvo la Federación Argentina de Entidades del Transporte y Logística (FAETYL) en un reciente comunicado: la logística sigue siendo la columna vertebral del país, y su marcha no puede detenerse ni demorarse. “Todo puede detenerse, pero no la logística y distribución”, destacaron desde la organización, reafirmando la confianza en que las empresas argentinas del sector están a la altura y preparadas para una contingencia de este tipo.

Para ello, conformaron un comité de crisis integrado por las cámaras pertenecientes a la Federación Argentina de Entidades del Transporte y Logística (FAETYL), con el objetivo atender los requerimientos internos de la problemática diaria del sector, mantener interlocución con las autoridades y ajustarse al plan nacional.

“La población debe estar segura que el transporte y la logística se ponen al servicio de la comunidad y toda la ciudadanía”, enfatizaron desde la federación.

Seguridad laboral en un primer plano

Como ocurre en otros ámbitos de la economía que continuarán en funcionamiento durante la cuarentena, las empresas logísticas están tomando medidas reforzadas de seguridad e higiene, para resguardar la salud de sus trabajadores.

En este marco, el Gobierno Nacional junto con FAETYL y la Federación Nacional de Trabajadores Camioneros, elaboraron un protocolo de seguridad para los colaboradores y trabajadores del sector, que busca no interrumpir y sostener la entrega de productos y servicios esenciales para el normal funcionamiento del abastecimiento de productos y servicios básicos, como la recolección de residuos, transporte de caudales, distribución de alimentos y bebidas, y operaciones logísticas en general.

El protocolo consensuado por todas las partes consiste en:

1) Extremar la limpieza y desinfección permanente de los lugares de trabajo.

2) Toma de temperatura al inicio de la jornada laboral a todos los trabajadores.

3) Provisión al personal afectado al transporte y distribución

4) Alcohol en gel en todas las unidades.

5) Barbijos

6) Guantes de látex

 

Además de cumplir con todos los protocolos de seguridad y el compromiso que existe por parte de las empresas y los trabajadores del sector logístico en relación a la gestión de esta crisis, la clave reside en la capacidad y rapidez que se tenga en adaptarse a los cambios que impone la realidad.

Mientras las empresas logísticas ajustan sus operaciones y establecen estrategias viables para garantizar el flujo de bienes, desde el gobierno se ha pedido que se arbitren todos los medios disponibles para asegurar el transporte y distribución de alimentos e insumos, con el fin de satisfacer la demanda creciente y evitar situaciones de desabastecimiento.

Está claro que ante el escenario que plantea la pandemia del coronavirus, el gobierno argentino ha tomado una actitud proactiva, tanto para proteger a la población como para afectar lo menos posible a la industria, anunciando una serie de medidas para atenuar el impacto económico de la crisis sanitaria.

Entre otras, estarán exentos del pago de contribuciones patronales ciertos sectores especialmente afectados, y se otorgarán créditos al sector productivo por $ 350.000 millones, para garantizar la producción y el abastecimiento de alimentos e insumos básicos.

El objetivo es garantizar la producción, el trabajo y el abastecimiento en un momento difícil para el mundo, volcando a la economía recursos por más de 1,7% del PBI.

“La rápida respuesta a los problemas de los transportistas y la correcta articulación con los organismos que regulan el transporte son cruciales para garantizar el abastecimiento y la circulación del autotransporte de cargas”, advirtieron desde el Comité de Crisis de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC).

Solidaridad y trabajo colaborativo

Como venimos sosteniendo en los últimos años desde NUMAN, las posibilidades de avanzar con éxito están cimentadas en el trabajo conjunto y complementario entre el sector público y el privado (y en este caso, la sociedad), incluyendo a los sindicatos.

En este sentido y asumiendo su responsabilidad en la gestión de la crisis derivada de la pandemia, la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT) expresó que los sindicatos del transporte acompañan toda prevención tendiente a preservar la salud de la población.

Todos estamos navegando aguas turbulentas en el mismo barco y de cada uno de nosotros dependerá que lleguemos lo más enteros posibles a buen puerto.

Por ello, tras los emotivos y merecidos aplausos que la sociedad brindó a los profesionales del sector sanitario en reconocimiento a su admirada labor por la lucha contra el COVID-19, desde NUMAN invitamos a aplaudir también a la valiente labor industrial y a todas las personas que forman parte del sector logístico, que no pueden quedarse en sus casas para que nosotros podamos hacerlo y así minimizar en lo posible los efectos de esta grave pandemia.

(*) El autor es director de NUMAN

 


Notas relacionadas

Te podría interesar