Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

La logística farmacéutica en Argentina

 |   11 de febrero del 2019

En la actualidad existe un debate fructífero, tanto en espacios públicos como privados, sobre las medidas tendientes a dar impulso a un área sensible como es la logística farmacéutica.

Al pertenecer al segmento de la salud, la logística farmacéutica posee requerimientos especiales, dado que tiene que cumplir regulaciones y normativas a nivel local y nacional. Por lo tanto, la gestión de un operador logístico debe prever ciertos aspectos que son fundamentales para la prestación de un servicio sanitariamente aceptable, de acuerdo a requerimientos específicos.

Desde lo más superficial, como la limpieza de los locales (depósitos) y de los transportes, continuando con la inspección de posibles plagas, hasta la complejidad que implica el control de la temperatura del ambiente a la que se someten los medicamentos.

Este último factor es crucial, ya que se debe asegurar la conservación de las características fisicoquímicas del producto y esto debe ocurrir dentro de un rango de temperaturas especifico. Para ello, los depósitos deben aclimatizarse y controlarse en este aspecto mediante la instalación de equipos de climatización en función de las dimensiones de los espacios utilizados y asegurar el control de los parámetros vía sensores (data loggers) que miden continuamente el estado de la temperatura a la que se someten los productos. Estos sistemas trasmiten información vía wifi y dan un panorama gráfico de los parámetros de temperatura y humedad del ambiente.

Necesidad de innovar

En nuestro país las regulaciones y disposiciones para este sector se estructuran como normativa a través del Ministerio de Salud y La Anmat. Estas entidades realizan un control de los establecimientos habilitados para tal fin, de modo que se cumplan los requisitos nombrados. A partir de esto, las Certificaciones ISO 9001, por ejemplo, que eran vistas como un avance exclusivo hoy deberían ser una condición básica para aquellos que presten este tipo de servicios.

Está claro que aún faltan regulaciones mas específicas para ciertos rubros que se encuentran en desarrollo y hoy aparecen como zonas grises al momento de encuadrar a un operador logístico dentro del mercado farmacéutico, pero con el correr del tiempo estas especificidades quedarán salvadas.

En tal sentido, los desafíos del sector tienen que ver con adaptaciones tecnológicas respecto de las maneras de comercialización y gestiones operativas del sector en comparación con otras regiones del mundo.

En Argentina, el sector logístico –y particularmente la logística farmacéutica- brinda muchísimas oportunidades, y esto se debe a que se estuvo mucho tiempo sin invertir en el rubro. No obstante, de este aspecto negativo brota uno positivo, y es que estamos ante la oportunidad de reflejarnos en aquellos países que han invertido y se han desarrollado, con la ventaja de que podemos hacerlo sin cometer errores.

Está claro que la clave es innovar, sin descanso y permanentemente. Ese es el único camino para seguir manteniéndose y continuar ofreciendo servicios acordes a la realidad en la que vivimos, siempre en pos de la integración de los procesos. 

En consecuencia, se presume inminente una maduración gradual del mercado, de modo que se puedan adoptar los cambios tecnológicos requeridos. Si cada actor cumple con lo que debe, está claro que se puede soñar con desarrollos realmente valiosos.

Al servicio de la salud

É. L: ¿Específicamente en qué operaciones se hace necesaria la implementación de innovaciones tecnológicas y qué tipo de soluciones son las más frecuentes en mercados más desarrollados?

S. M: El eCommerce en el rubro farmacéutico se encuentra muy avanzado en los países desarrollados, mientras que en Argentina todavía está en un nivel muy incipiente y no se cuenta con soluciones logística reales enfocadas en el sector.

Lo que sí se registra en el mercado local es una creciente modernización de las droguerías y los depósitos enfocada en la preparación de pedidos y la gestión de stocks. Se realizaron grandísimas inversiones en equipamiento para estas operaciones, con el fin de poder cumplir con la demanda del sector farmacéutico, de las instituciones y farmacias que tienen la particularidad de trabajar con muy bajo stock. Esto permite, por ejemplo, que una farmacia que por la mañana no tiene un medicamento pueda pedirlo y tenerlo disponible ese mismo día por la tarde, lo que es posible gracias a estas innovaciones tecnológicas. La farmacia realiza vía sistema el pedido y en muy pocos minutos la droguería está en condiciones de enviarlo.

Se han instalado grandes líneas de producción robotizadas que realizan una preparación inteligente de pedidos, basada en la rotación de cada producto, lo que permite dar un mejor orden al gran abanico de ítems que gestiona este rubro.

É. L; ¿Se ha innovado también en la distribución?

S. M: En cuanto al transporte, lo que en algún momento fue un elemento diferenciador a la hora de contratar un servicio, como el tracking o seguimiento de entregas, ya se ha vuelto prácticamente una norma en el sector.

El transporte de medicamentos se realiza bajo un alto nivel de seguimiento que registra cuándo salió la carga, donde está ubicada en cada momento y si fue entregada o no a destino. Esto hoy en día es ya un estándar, cuando hasta hace pocos años atrás era un valor agregado.

Por otro lado, el sector presenta la necesidad de contar con un canal de urgencias, que posibilite la entrega de medicamentos en cualquier lugar del país en un plazo máximo de 24 horas. Para este servicio la posibilidad de contar con información sobre la ubicación de los pedidos en tiempo real es clave, ya que en muchos casos los médicos se encuentran en el quirófano esperando el producto y saber con precisión cuándo va a llegar les permite ganar minutos que en algunos casos pueden ser trascendentales.

É. L: ¿Es un sector intensivo en logística inversa?

S. M: El canal de logística inversa tiene trabajo durante todo el año pero es muy estacional. Por ejemplo, en abril es intenso porque retornan todos los productos relacionados con las vacaciones como los solares y demás.

Del mismo modo, en septiembre y octubre es el turno de los antigripales, antialérgicos, jarabes, todos los productos del invierno. Estos momentos representan los picos de la logística inversa.

É. L: ¿Qué ocurre con la logística ante epidemias o casos particulares como fue hace unos años la gripe aviar?

S. M: Sucedió con la gripe A, con el dengue, donde el canal de urgencias trabajó de forma muy intensa. Para casos como estos es que en el canal de urgencia se trabaja siempre con capacidad sobredimensionada, para poder brindar respuesta de forma rápida también ante situaciones especiales. Esto hace que lleguemos a tener diez camionetas todo el día esperando y sean solo cuatro o cinco las que salen a distribuir, pero si surgen demandas especiales podemos cumplir.

* El autor/entrevistado es Gerente de Calidad de DT Logística.

 


Notas relacionadas

Te podría interesar