Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Los ODS en el sector de la logística y el transporte

 |   22 de julio del 2020

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible declarados por la ONU responden a la urgente necesidad de abordar la sustentabilidad del desarrollo económico. La logística y el transporte representan actividades clave en el camino hacia un esquema sustentable.

Es común escuchar hablar actualmente de los objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y la agenda 2030, pero qué son estos objetivos  y cómo están relacionados con el sector de logística y de transporte.

En primera instancia es importante saber que los Objetivos de Desarrollo Sostenible, también conocidos por sus siglas ODS, son una declaración de 17 objetivos y 169 metas planteados y aprobados por los miembros de la Organización de las Naciones Unidas para ser alcanzados en el 2030. Son  de aplicación voluntaria y depende de la actividad que se realice (Pymes, privados, públicos), los mismos pueden ser aplicados individual o colectivamente, sumando acciones en uno o en varios ODS según el alcance establecido por cada persona, organización o país que se adhiera al cumplimiento de la Agenda 2030.

Te puede interesar: La sostenibilidad como principal consigna del Intermodalismo

Estos ODS son importantes porque el planeta se encuentra en emergencia social y ambiental: hay altos índices de pobreza, desnutrición, falta de cobertura en la salud, desigualdad entre géneros y una huella ecológica alta, que tiene como consecuencia contaminación y alteración de los  recursos naturales. En la actualidad, por la aparición del COVID 19, también se han generado planteamientos sobre cómo abordar situaciones de crisis donde literalmente se ha parado al mundo, lo que afecta el cumplimiento y avances sobre la agenda 2030. Es un llamado para trabajar en alianza con otras organizaciones, municipios, países, integrando planes y políticas locales, nacionales e internacionales que ayuden a conservar los recursos y a mejorar la calidad de vida. Todas estas acciones deben ser medibles para poder evaluar y monitorear los resultados.

Por su parte, para poder hablar de logística y transporte sostenible, debemos pensar en un proceso de planificación del sector que considere los impactos en la economía, en la sociedad y en el ambiente.

¿Cómo vincular los ODS y el transporte?

Esta es la oportunidad para tomar acción y enmarcar acciones concretas que permitan medir y monitorear el avance sobre los objetivos y metas propuestos para ser sostenible.

Desde la logística y el transporte se pueden abordar varios ODS, por ejemplo el objetivo 9, que es Infraestructura, el 11 Ciudades y Comunidades Sostenibles, 13 Acción Climática y al 17 con Alianzas Estratégicas, dependiendo del enfoque pueden incorporarse otros ODS, si el transporte involucra barcos se puede sumar el 14 Vida Submarina. En cada caso se debe escoger y trabajar por cumplir las  metas que  involucran según el alcance deseado. Lo interesante es que no  se requieren necesariamente mayores inversiones, solo hay que tomar conciencia  y la decisión de querer re direccionar y mejorar los procesos teniendo en cuenta los siguientes lineamientos:

• Modificar el diseño de la cadena de suministro.

 Mejorar,  remodelar y trabajar en las configuraciones y redes de transporte (camiones, trenes, barcos, aviones).

 Modificar tecnologías logrando reducir emisiones de carbono.

 Planificar y organizar rutas para reducir kilometraje y optimizar su funcionamiento.

 Analizar y realizar planificación sobre el territorio.

 Trabajar en alianzas estratégicas para la armonización de los marcos reguladores del transporte internacional, teniendo en cuenta que muchas dificultades para comercializar se dan por los costos de transporte, la gobernanza, las demoras en los tiempos de tránsito, la conectividad entre las regiones, las fallas y carencias en la infraestructura y la necesidad de financiación, datos y estadísticas.

Te puede interesar: El nuevo camino hacia las ciudades sostenibles

Por todo lo anterior es importante mencionar que la sostenibilidad del transporte se encuentra en proceso de formación y es un factor que puede llegar a ser decisivo para ser competitivos en el mercado y va a permitir participar de acuerdos comerciales nacionales e internacionales. La sostenibilidad ha llegado para quedarse y es la base de decisiones de ciudadanos, organizaciones, empresas y políticas económicas, ambientales y sociales.

A continuación se hace una breve reseña de cómo pueden aplicar en cada caso.

Objetivo 9: Infraestructura

9.1: “Desarrollar infraestructuras fiables, sostenibles, resilientes y de calidad”: Para un mejor proceso de embalaje  y entrega de productos.

Objetivo 11: Ciudades y Comunidades Sostenibles

11.2: “Proporcionar acceso a sistemas de transportes seguros, asequibles, accesibles y sostenibles para todos”: Este puede ser aplicado para el transporte público y la movilidad en las ciudades, o como parte de la cadena de distribución de productos, con medidas para tener accesos al transporte y comercio nacional y/o internacional.

11.6: “Reducir el impacto ambiental negativo per capita de las ciudades incluso prestando especial atención a la calidad del aire y la gestión de los desechos municipales y de otro tipo”: En esta meta se puede hacer referencia a disminuir la huella de carbono y por lo tanto minimizar las emisiones de CO2 tanto en la producción, como en el transporte del producto. En este punto es importante hacer referencia a la posibilidad de mejorar las rutas de entrega y hacer que el transporte sea lo más limpio posible. Un buen análisis de ruta permite acortar distancias y reducir emisiones de carbono.

Por otro lado, y hablando desde la logística y la generación de residuos se pueden diseñar empaques, donde se evite el uso excesivo de plásticos, cartón o madera. En este punto podemos hablar de diseños sustentables y  pasar de una económica lineal a una circular, donde del producto que genera residuos se transforma en materia prima para nuevos productos, llegando al tan anhelado “residuos cero”.

Objetivo 13. Acción Climática

13.3: “Mejorar la educación, la sensibilización y la capacidad humana e institucional respecto de la mitigación del cambio climático, la adaptación a él, la reducción de sus efectos y la alerta temprana”: Involucra a la capacitación del personal para concientizar sobre la necesidad de combatir el cambio climático y realizar modificaciones en las tecnologías para reducir las emisiones de carbono y por lo tanto la huella de carbono.

Objetivo 17: Alianzas estratégicas

17.11: “Aumentar significativamente las exportaciones de los países en desarrollo”: en el caso de los países latinoamericanos, es necesaria una mejora en la normativa ambiental y comercial para poder cumplir con los “deberes ambientales” que abren las puertas para participar de los tratados comerciales internacionales.

17.17: “Fomentar y promover la constitución de alianzas eficaces en las esferas pública, público-privada y de la sociedad civil,  aprovechando la experiencia y las estrategias de obtención de recursos de las alianzas”.

(*) La autora es Ingeniera Ambiental y Sanitaria, Especialista HSE, Diplomatura en Derecho ambiental y Laboral. Promotora ODS, miembro de la Red Internacional de Promotores de Objetivos de Desarrollo Sostenible. 

Te puede interesar:


Notas relacionadas

Te podría interesar