Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.
21 de octubre de 2020

Movant Connection: una comunidad para logística y COMEX

 |   21 de octubre de 2020

...

La misma busca nuclear y aportar valor a estudiantes, profesionales y organizaciones vinculadas al mundo de la Logística y el Comercio Exterior, con foco en el Cono Sur y España.

 

De esa manera, apunta a posicionar, visibilizar y al mismo tiempo jerarquizar a estos sectores, ofreciendo una variada propuesta de contenidos: juegos y aprendizaje, oportunidades de trabajo y networking, experiencias y entrenamiento, noticias locales y del mundo, tendencias y entretenimiento.

El objetivo es que los miembros encuentren, allí, un lugar en el que podrán ser protagonistas, participar de acciones de Responsabilidad Social y generar contenido para amplificar su propia voz.

La comunidad nace en el contexto de Covid, donde se presenta una nueva forma de vincularse. En ese sentido, esta red es una alternativa de encuentro en un escenario de transformación que invita a sus miembros a estar unidos más allá de cualquier límite y busca mantenerlos conectados con el mundo.

Los primeros integrantes tendrán la oportunidad de ser reconocidos como miembros iniciadores. Los participantes activos de la comunidad podrán ir sumando insignias a partir de su interacción con las distintas secciones y colaborar para el crecimiento del espacio.

Movant Connection cuenta con un equipo interdisciplinario de profesionales especializados en Logística, Comercio Exterior, Comunicación, Medios y Entretenimiento, Marketing, Relaciones Públicas, Recursos Humanos y Sustentabilidad.

“La Logística y el Comercio Exterior son esenciales, es por esto que con Movant Connection buscamos contribuir al desarrollo y a la innovación de ambas actividades de manera colaborativa”, sostiene Javier Carrizo, Fundador y Director.

Quienes quieran sumarse, podrán hacerlo de manera gratuita ingresando a la web www.movant.net y completando el formulario de inscripción.

Sitio web y formulario de inscripción: www.movant.net

Email de contacto: contacto@movant.net

Redes sociales: https://linktr.ee/MovantConnection 

Más noticias
12 de octubre de 2020

La Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (CEDOL), dio a conocer la evolución del Índice de Costos Logísticos Nacionales correspondiente a septiembre del 2020.

 

De acuerdo con el informe elaborado en conjunto con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) a través de su Centro Tecnológico de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial (C3T), la variación del mes para los indicadores ha sido la siguiente:

CEDOL Con Costos de Transporte: 3,22%

CEDOL Sin Costos de Transporte: 0,94%

Distribución Con Acompañante: 1,45%

Distribución Sin Acompañante: 2.05%

En consecuencia, los valores acumulados durante los primeros 9 meses del año (enero-septiembre), muestran los siguientes incrementos:

CEDOL Con Costos de Transporte: 23,49%

CEDOL Sin Costos de Transporte: 27,70%

Distribución Con Acompañante: 25.53%

Distribución Sin Acompañante: 25,52%

Específicamente, las variaciones en los costos logísticos corresponden a la suba del combustible durante el mes (alrededor de 4,21%). Se trata del segundo aumento en el rubro para lo que va del año. Además, se registraron incrementos en todos los gastos relacionados con equipos e insumos, por ejemplo, seguros, material rodante, neumáticos y reparaciones. Así como también impactó la paritaria del segmento de Seguridad que, durante septiembre, representó un alza del 9,18%.

Por otro lado, se realizó un anticipo para octubre de la incidencia que tendrá la segunda cuota de la paritaria 40-89 que, para ese mes, será del 7%. Su impacto en los dos principales indicadores del índice UTN-CEDOL sería el siguiente:

Con costos de Transporte:.1,97% (mínimo).

Sin costos de Transporte: 4,5 % (mínimo).

Comportamiento de costos logísticos en pandemia

Es clave remarcar que los ítems correspondientes al Índice de Costos Logísticos son medibles, verificables y calculados por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), pero no están afectados por productividad o variaciones significativas puntuales, como las que ocurren durante este período de pandemia. Desde marzo hasta la fecha, los costos se vieron distorsionados por factores ajenos a los medidos por el Índice, como mayor cantidad de personal asignado a operaciones para reemplazo del personal de riesgo o desdoblamientos de turnos, según los protocolos definidos. Éstas y otras acciones generan una pérdida significativa de la productividad en las empresas del sector, a la cual se suma la disminución en los volúmenes operadores, que provocan una importante distorsión en las tarifas variables, excluidas también en la elaboración del Índice.

Esta sucesión de factores provoca gran preocupación en las organizaciones del sector logístico debido a que los tiempos de la pandemia se extienden y, probablemente, lo harán las medidas de seguridad excepcionales. Todo esto desencadena nuevas operaciones en las que cada nivel de servicio tendrá que calcular un nuevo costo operativo.

En definitiva, resulta fundamental señalar que -aún en las actividades permitidas y cumpliendo con los mismos niveles de servicio para un mismo volumen-, se ha verificado que se requiere mayor cantidad de recursos que los proyectados. ¿Por qué? Porque se tuvieron que modificar las operaciones y se volvieron más costosas.

7 de septiembre de 2020

De acuerdo con la visión del Profesor de la prestigiosa Escuela Wharton de la Universidad de Pensilvania, Mauro Guillén, la pandemia ha funcionado como un gran acelerador tanto de oportunidades como de problemas, que ya estaban allí, pero que ahora se ven potenciados a su máxima expresión. Entiende, también, que la pandemia no va a suponer una transformación radical del sector empresarial, sin embargo, lo más probable es que se vayan a acelerar ciertas inversiones mientras que muchas compañías aprovechen el momento para profundizar en estrategias que tenían que haber adoptado antes de la crisis. Esta transformación va a ser muy notable en la cadena de suministro, pero especialmente intensa en el área del trabajo inteligente y el comercio digital, lo cual, generará numerosos desafíos para el sector.

¿Hacia dónde va la Logística?

En una nota que escribí para esta misma revista a mediados de 2019, había identificado cuatro tendencias logísticas que se irían consolidando en los próximos años, las cuales, reitero a continuación:

1. Operadores altamente flexibles con un capital humano de excelencia:

Por un lado, la situación geopolítica internacional está generando un alto grado de incertidumbre y volatilidad con consecuencias tanto para las cadenas de abastecimiento globales como regionales o locales. La interrupción de las cadenas, la oportunidad de desarrollar nuevas o bien los cambios abruptos de volúmenes van a requerir un fuerte grado de flexibilidad de todos los operadores del negocio logístico. En este contexto aquellos que cuenten con empresas no basadas en activos, con una gran capacidad colaborativa con socios estratégicos y capital humano de excelencia serán los que permanezcan en la punta del cambio, “creando el mundo”, encontrando un nuevo camino para emigrar hacia el futuro, reinventando las reglas y cuestionando constantemente el status quo.

Te puede interesar: Repensar las carreras profesionales para adaptarse a lo que se viene

2. Operadores sustentables:

Cada vez más las empresas con presencia global están interesadas en contar con socios alineados a su estrategia de reducir el impacto ambiental de sus operaciones. Es así que muchos dadores de carga han comenzado a solicitar a sus proveedores la medición del impacto ambiental de su negocio y, a partir de allí, generar planes para trabajar en la reducción del mismo.

3. Operadores con alto nivel de servicio:

Según un estudio llevado adelante por IDC (International Data Corporation), el comercio electrónico crecerá un 24,5% en América Latina durante el 2018. Este inexorable crecimiento va a requerir de proveedores con una logística más rápida, personalizada y sumamente eficiente. Cada vez son más los clientes que exigirán recibir su pedido en el punto que ellos designen durante el mismo día, o inclusive en las próximas horas, por lo cual, las empresas deberán optimizar sus procesos para que el cliente pueda satisfacer su necesidad en el menor tiempo posible. Ya hay empresas que han detectado esta tendencia y están trabajando fuertemente en cómo mejorar la gestión de la última milla, lo que implica contar con diversos puntos de recogida de producto (click & collect), flotas más ligeras (motos, bicicletas hasta helicópteros), eficiente planificación de las rutas y una gran capacidad de coordinación tanto con el cliente como con el resto de los actores de la cadena de abastecimiento.

4. Operadores con un fuerte perfil tecnológico:

La inteligencia artificial, la robotización, internet de las cosas, Big Data y las redes móviles 5 G son todas herramientas que ayudarán a las empresas a mejorar la eficiencia desde, por ejemplo, el manejo de las flotas tanto como la gestión de los stocks y su nivel de servicio al cliente, a partir de la visibilidad y control de la cadena de abastecimiento. Sin embargo, la tecnología en la logística tiene todavía mucho camino que recorrer, sobre todo en empresas pequeñas que no pueden invertir grandes cantidades en este tipo de proyectos. Pero no olvide que aquellas organizaciones que corran el riesgo y que trabajen fuertemente en la aplicación de las mismas en sus operaciones serán las que obtengan mayores beneficios a mediano y largo plazo.

Revisando dichas tendencias, y tal como sostiene Mauro Guillén, la Pandemia ha funcionado como un gran catalizador que ha precipitado la necesidad de adaptarse rápidamente a estas cuatro realidades que ya estaban a la vista de los expertos hace tiempo atrás. Aquellos que supieron liderar esos cambios, hoy son grandes ganadores de la crisis que toca atravesar. Aquellos que venían rezagados, probablemente desaparecerán o habrán dejando pasar valiosas oportunidades.

La Logística en un mundo post COVID 19

Indudablemente, la logística aprenderá una lección de esta nueva experiencia y no volverá a ser exactamente la misma de antes. La pandemia ha provocado un replanteamiento de la relación entre clientes y proveedores lo que se verá reflejado en una serie de nuevos desafíos para todos los jugadores de la cadena de abastecimiento:

Cadenas de abastecimiento no sólo eficientes sino también seguras:

Esta crisis dejó en evidencia que el Just in Time (JIT), una filosofía empresarial que se sustenta en el principio de cero desperdicios y que se traduce a nivel logístico en una política de mantenimiento de inventario bajos, provocó que muchas empresas tuvieran roturas de inventario que llegaron a generar las paradas de sus plantas de producción o desabastecimiento a sus clientes. Por lo cual, muchas empresas se sumarán al principio “Just in Case” (JIC), por el cual, las cadenas van a buscar un equilibrio entre eficiencia y resistencia con el objetivo de ganar confiabilidad en caso de sufrir embates externos tales como crisis sanitarias, un terremoto o bien una guerra comercial como la que mantuvieron China y Estados Unidos en 2019.

Mayor automatización con transformación del capital humano:

Esta pandemia está creando incentivos muy fuertes para la automatización, dado que las medidas de confinamiento y distanciamiento social se van a tener que mantener a mediano plazo. Por un lado, la parada de muchas empresas está permitiendo a sus empleados dedicar más tiempo a mejorar el conocimiento en nuevas tecnologías y soluciones para la automatización, así como la aplicación de éstas en sus operaciones. Por otra parte, la robótica y la automatización están jugando un papel fundamental durante esta crisis sanitaria, pues ambas permiten que las personas se separen reduciendo las multitudes en el piso de fabricación garantizando que las empresas sigan funcionando. Por último, no hay que dejar de lado la capacitación de la fuerza laboral para que pueda existir un capital humano apto que pueda desarrollar y operar estas innovaciones.

Del trabajo remoto al trabajo inteligente:

Si bien por el tipo de servicios que brinda el sector logístico, donde la mayor parte de su fuerza laboral se desempeña en el plano operativo presencial, sumado a esto la nueva Ley de Teletrabajo que no ha sido bien recibida por el mundo empresarial, pareciera indicar que este modo de organización laboral no será adoptado masivamente por las empresas del sector. Sin embargo, aquí los líderes no tienen que centrarse en pensar en términos de trabajo remoto, sino de trabajo inteligente. El primero consiste en buscar un lugar alternativo para realizar la labor que normalmente desempeña el empleado, y el segundo significa repensar, reconfigurar o reinventar la forma de trabajar.

Sería muy ventajoso, por ejemplo, incrementar la formación de equipos virtuales, grupos que reúnen a las personas más apropiadas para desarrollar una determinada labor aunque estén localizadas en distintos países o locaciones dentro de la Argentina.

Por otro lado, convendría utilizar las herramientas digitales para aumentar la creatividad y la productividad, pues por un lado se produce un ahorro en los desplazamientos y menor inversión en infraestructura y, por otro, se facilita la atracción de talentos que en otras circunstancias difícilmente trabajaría en la empresa.

Maduración express del E-commerce y la E-logistics:

El consumidor ha aumentado las compras por internet durante los meses de confinamiento por cuarentena, lo cual, ha obligado a todas los negocios a potenciar rápidamente la venta online mientras que los operadores logísticos están haciendo todo lo posible para responder a un ritmo de actividad similar a picos de demanda, como por ejemplo, un Cyber Monday.

La gran pregunta que todavía no pueden contestar los expertos es cuántos consumidores van a seguir comprando online al mismo ritmo una vez que la cuarentena se flexibilice. Tanto por los costos como la complejidad de este tipo de operación, todo apunta a que la logística será el mayor reto que deberán afrontar las empresas. Francisco Aranda Manzano, presidente de UNO Logística de España, considera al reparto de bienes como el nuevo marketing del e-commerce: “Como el producto tenderá a ser cada vez más igual, la experiencia de compra y el envío marcará la diferencia entre las compañías”. Como ejemplo, para Inditex el coronavirus puede suponer una oportunidad para crecer en su negocio online. Las ventas de la compañía española cayeron un 44% a lo largo de la crisis sanitaria, y a día de hoy únicamente vende un 14% a través de su página web. La empresa ha anunciado recientemente que va a cerrar hasta 1.200 tiendas para acelerar su estrategia omnicanal.

Te puede interesar: Claves para las empresas de consumo y retail en la era post-covid

Costos logísticos crecientes:

El impacto del COVID-19 en el mundo empresario está llevando a muchas pequeñas empresas a la quiebra. Como solo las grandes empresas con mayores niveles de inventario y mejor performance serán las que sobrevivirán, éstas invertirán en comprar pequeñas empresas al borde del colapso para poder expandirse. Esto llevará a un cambio en el mercado, donde la competencia en cada segmento se reducirá. Como habrá menor número de compañías logísticas ofreciendo servicios se creará una situación de monopolio que podrá redundar en un escenario de tarifas más altas.

Sumado a ello, la mayor complejidad que suponen las operaciones del e-commerce, principalmente, a partir de los altos costos de gestión de la última milla, como la necesidad de contar con mayores niveles de inventario también traccionarán los costos hacia arriba. Por lo cual, será el consumidor el probable eslabón de la cadena que deba asumir los extra costos generados a partir de este cambio de escenario.

Barajar y dar de nuevo

Para Nerhu, discípulo de Gandhi, la vida es como un juego de naipes: “las cartas que te tocan son tu determinismo, pero el modo en que las juegas son tu libre albedrío”. Está claro que en esta pandemia a algunos les tocaron mejores cartas que a otros, sin embargo, tal como señalan expertos jugadores de póker, durante las malas rachas lo fácil es frustrarse, aburrirse y ponerse nervioso pensando que merecemos recibir buenas manos. Sin embargo, todo tiene un lado positivo y otro negativo. Es así que los jugadores habilidosos utilizan estos periodos de inactividad para lograr cierta ventaja, y aprovechar el hecho de no estar directamente implicados en estas manos para planificar mejor el futuro que está por venir.

En el caso de las empresas más afectadas por la pandemia, sus líderes deberían estar desarrollando los talentos necesarios para gestionar el mundo post COVID 19.

A continuación, cito unas palabras que se le atribuyen a Albert Einstein aunque existen muchas dudas acerca de su autoría. Más allá de quien lo haya escrito, la situación que le toca atravesar al mundo, que para muchos es vista como una tragedia, otros la perciben como una verdadera bendición para fomentar el progreso:

«No pretendamos que las cosas cambien, si siempre hacemos lo mismo. La crisis es la mejor bendición que puede sucederle a personas y países, porque la crisis trae progresos. La creatividad nace de la angustia como el día nace de la noche oscura. Es en la crisis que nace la inventiva, los descubrimientos y las grandes estrategias. Quien supera la crisis se supera a sí mismo sin quedar ‘superado’. Quien atribuye a la crisis sus fracasos y penurias, violenta su propio talento y respeta más a los problemas que a las soluciones.

La verdadera crisis, es la crisis de la incompetencia. El inconveniente de las personas y los países es la pereza para encontrar las salidas y soluciones. Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Sin crisis no hay méritos. Es en la crisis donde aflora lo mejor de cada uno, porque sin crisis todo viento es caricia. Hablar de crisis es promoverla, y callar en la crisis es exaltar el conformismo. En vez de esto, trabajemos duro. Acabemos de una vez con la única crisis amenazadora, que es la tragedia de no querer luchar por superarla.»

Entonces, querido lector, ¿con qué serie de desafíos logísticos va a empezar a trabajar para convertir esta situación actual que le toca atravesar al mundo en progreso?

(*) La autora es MBA (UBS) y Licenciada en Relaciones Humanas y Públicas (UM). Miembro del Consejo de Administración de Parques Industriales de Moreno. Presidente del Operador Logístico, Breccia SA. Conferencista Internacional.

Te puede interesar:

17 de septiembre de 2020

Colombia se encuentra en pleno proceso de desarrollo logístico, con el objetivo de convertirse en un referente latinoamericano en multimodalismo. En este sentido el país ha dado pasos importantes en materia de infraestructura vial, así como en implementaciones tecnológicas para optimizar las operaciones portuarias.

 

Consultamos a referentes logísticos de diversos países de la región, gracias a la colaboración de ALALOG, quienes nos brindaron su visión sobre el sector, su actualidad, características y situación ante la pandemia. En esta oportunidad dialogamos con Nidia Hernández Jiménez, Presidente Ejecutiva de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera – Colfecar.

Énfasis Logística: ¿Cómo describiría la situación general del sector logístico en Colombia?

Nidia Hernández Jiménez: En Colombia se vienen dando importantes desarrollos en materia de infraestructura para el transporte, principalmente en lo que concierne a las carreteras y a la adecuación de los corredores fluviales, esto permitirá de manera paulatina lograr un mejor desempeño a nivel de transporte que se traduce en una mayor eficiencia logística. Entre los principales retos que tiene el país en materia logística están la reducción de los costos logísticos del sector empresarial, mejorar los tiempos de entrega y promover los indicadores de medición de cumplimiento entre las empresas, mejorar las condiciones para aumentar el transporte multimodal, de acuerdo con la naturaleza de la mercancía, y mejorar los niveles de apropiación tecnológica en el sector logístico. Hay que destacar que persiste un panorama positivo en relación con los desarrollos tanto privados como estatales en materia de crecimiento logístico, la meta es posicionar a Colombia como un referente latinoamericano de la logística multimodal.

Te puede interesar: Última milla y la construcción de ciudades inteligentes

 

É. L.: ¿Cuál fue el impacto de la pandemia en el sector?

N. H. J.: Las medidas de contingencia tomadas por el gobierno nacional y los gobiernos locales para evitar la propagación del Covid-19, contemplaron en un principio la restricción de la mayoría de los sectores productivos del país, lo que produjo un estancamiento en la economía nacional que se evidencio en mayor medida en abril cuando la economía cayó en un 20,6%. El efecto posterior fue una disminución en los niveles de movilización de mercancías en su tonelaje del 12,15% en el primer semestre de 2020, siendo abril el más crítico con una disminución del 31,1%. Esto provocó una disminución en la flota vehicular disponible para el transporte de carga, que oscilaba entre el 30% y el 60% de la flota de las empresas dependiendo de su tamaño y su actividad de negocio central.

 

Sin embargo, hay que destacar que el comportamiento del movimiento de carga y viajes mejoró 7,66% en junio frente al mes de mayo, lo que representa un aliciente de las proyecciones del sector para el segundo semestre, lo que se verá según la reapertura gradual que se siga dando de varios sectores de la economía como ha venido sucediendo.

É. L.: ¿Cómo es la situación en cuanto a los costos y la competitividad de las empresas logísticas?

N. H. J.: En Colombia las empresas invierten en promedio el 13,5% de sus ventas en costos logísticos, en promedio este costo se compone en un 46,5% por almacenamiento, 35,2% en transporte, 11,1% en costos administrativos y 7,2% en otros costos, sin embargo, la distribución varía dependiendo de la actividad económica. El costo logístico también varía dependiendo del tamaño de la empresa, entre más grande es la empresa menores son los costos logísticos en los que se incurre.

 

Te puede interesar: Voces logísticas regionales: México

 

Por su parte, el transporte de carga por carretera incurre de manera específica en unos costos de movilización que se miden teniendo en cuenta el índice de Costos del Transporte de Carga por carretera (ICTC), publicado por el Departamento Administrativo Nacional de estadísticas (DANE), el cual ha mostrado incrementos entre el 3% y 5% anualmente. Sin embargo, las medidas tomadas por el gobierno nacional para enfrentar la crisis provocada por la pandemia han surtido efecto en disminuir los costos del transporte de carga por carretera, transformando los costos a términos negativos y ubicándolos entre -8% y -10% por algunos meses.

En términos de competitividad, las medidas en materia de control y monitoreo de tiempos logísticos empiezan a surtir efecto y se evidencian disminuciones en los tiempos de distribución; de igual forma, la puesta en funcionamiento de nuevos proyectos de infraestructura también ayudan con la disminución de estos tiempos. Así mismo, la gran apuesta del país por las vías 4G empieza a surtir efectos positivos y ya son visibles los avances en la mayoría de proyectos que en promedio completan un 42% de ejecución y la inauguración de otros.

É. L.: ¿Cómo definiría el nivel de servicio vinculado con el comercio electrónico?

N. H. J.: Durante la cuarentena se han evidenciado aumentos en el eCommerce entre el 50% y el 80%, según la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico. Por su parte, un informe desarrollado por Mercado Libre sobre eCommerce en Latinoamérica destaca a Colombia como el segundo país de la región con mayor crecimiento de pedidos con un 119%.

 

En términos logísticos, las empresas de mensajería y paqueteo dedicadas al transporte de este tipo de mercancías han adoptado herramientas digitales avanzadas que han permitido un mejor desempeño del sector de distribución, sin embargo, existen dificultades de carácter institucional frente a la llegada de empresas de tecnología que funcionan por medio de Apps dedicadas al servicio de mensajería y paqueteo, pues éstas evaden varios requerimientos en términos de impuestos, seguros y contratación con las cuales sí deben cumplir las empresas de transporte para poder operar.

É. L.: En cuanto a la sustentabilidad de las operaciones, ¿cómo está posicionado el sector logístico local?

N. H. J.: El sector logístico colombiano ha dado pasos importantes tanto en materia de infraestructura vial, con el desarrollo de un paquete de 27 obras de vías de cuarta generación más amplias y con altos estándares de calidad que le permiten a los transportadores de carga cumplir recorridos en menores tiempos, con mayor seguridad y reducción de costos operativos. Una de esas grandes obras es el Túnel de La Línea, que cruzará la cordillera central del país reduciendo significativamente la distancia entre el centro y sur occidente de Colombia en 1 hora y 20 minutos, logrando que la velocidad de operación aumente de 18 a 60 kilómetros por hora –en promedio. Esta obra será entregada en septiembre próximo después de 11 años de construcción.

 

De igual forma, en los puertos se han comenzado a implementar herramientas tecnológicas para mejorar los procesos de cargue y descargue, al igual que los tramites de despacho de mercancía con registros electrónicos de la carga y su seguimiento en el recorrido de salida y llegada a su destino.

É. L.: Sobre la implementación de tecnología y automatismos, ¿cómo describiría la actualidad de la logística en su país?

N. H. J.: El sector del transporte de carga en Colombia ha ido asimilando de manera paulatina la implementación y masificación de las tecnologías, pero nuestro empeño es darle un gran impulso, pues su importancia ha quedado más que en evidencia durante estos meses de pandemia.

 

Desde Colfecar hemos impulsado la incursión de nuestras empresas afiliadas en el uso de las nuevas tecnologías y el internet de las cosas como herramientas claves para mejorar los costos de operación de los vehículos, logrando mayores rendimientos y optimizando las actividades administrativas y financieras. De hecho, hay varias empresas de transporte que ya hacen uso de los servicios de estas tecnologías que prestan varios proveedores colombianos. Consideramos que en el cumplimiento de estos objetivos es importante contar con el respaldo de entidades gubernamentales, pues las inversiones en esta materia requieren de un músculo financiero que no está al alcance de todas las empresas del transporte.

La idea es que avancemos de manera segura y sostenible en la modernización de nuestro sector, ya que los retos y ventajas de la tecnología nos llevarán a lograr una mayor productividad en materia de costos operativos, y competitividad frente a las circunstancias del mercado.

Te puede interesar:

27 de octubre de 2020

La Asociación Intermodal de América del Sur (AIMAS) anuncia conversatorio “Buenos Aires-Mar del Plata quiere carga (en tren)”, del que formarán parte referentes portuarios, productores, industriales y comerciales.

 

Desde la Asociación destaca que toda la  conexión ferroviaria hacia Cuyo, Córdoba y Tucumán, necesita trenes de carga para todo tipo de productos y para todas las localidades intermedias. Sumando trenes, camiones, barcos y puertos, la integración intermodal de la logística delmejor tramo ferroviario del País (AMBA-Mar del Plata), podrán aportar al aumento de productividad y del consumo que la Economía del País necesita.

De este encuentro participarán referentes portuarios, productores, industriales y comerciales.

Enlace para verlo en vivo: https://youtu.be/SmMeY6O2e84

Consultas: aimas@intermodal.org.ar

15 de octubre de 2020

Debido a la caída en volumen y la cantidad de movimientos de mercaderías transportadas, los ataques se centraron en autos, motos y servicios de delivery o ecommerce. El rol de los seguros y la logística adecuada para prevenirlos o amortiguarlos.

 

Con la expansión del coronavirus y la instauración de la cuarentena, pudo observarse que los piratas del asfalto fueron mutando en su accionar. Antes, las cargas que se robaban en su mayoría respondían a volúmenes importantes de bienes que se movilizaban en transportes pesados. Pero, debido a la merma en la cantidad de movimientos  y el tamaño  de las mercaderías, durante estos meses los objetivos delictivos apuntaron hacia las unidades más pequeñas.

Así, el blanco de los ataques pasó a centrarse en los vehículos utilitarios, autos o motocicletas con servicios de delivery o cadetería, que realizan las entregas del comercio electrónico a los domicilios particulares, ya que muchos consumidores se volcaron a comprar con esta modalidad.

En lo que hace específicamente a la prevención de estos delitos, cada vez es más común encontrarse con la utilización de coberturas de seguros y medidas de seguridad en los transportes pesados.

Te puede interesar: Convivir con el Riesgo, a un Costo Planificado

De hecho, se estima que el 70% de las mercaderías cuentan con alguna cobertura, que en determinadas ocasiones se complementan con sistemas de prevención adicionales. Durante los últimos 15 años, aumentó la intervención de los gerenciadores de riesgos en la implementación de nuevas e ingeniosas medidas de seguridad.

No obstante, en más del 30% de los siniestros de robo de mercaderías en tránsito, no se cumple con las medidas requeridas por las aseguradoras, lo que implica un perjuicio económico para esos clientes por la carencia de cobertura.

Logística y gerenciadores

Como cualquier medida de prevención, tener una logística adecuada tiende a minimizar los riesgos a los que se encuentran expuestas las mercaderías durante sus tránsitos. También hay una estrecha relación entre el tipo de carga y las medidas o sistemas de prevención que pueden aplicarse.  Si los productos son apetitosos para los piratas del asfalto, como por ejemplo confecciones textiles, artículos de electrónica o celulares, la seguridad debe ser acentuada.

Existen también en el mercado los gerenciadores de riesgos, quienes mediante un análisis exhaustivo de toda la operatoria logística, ayudan y se complementan con las aseguradoras para encontrar las medidas de seguridad adecuadas en cada caso.

Antiguamente sólo se pensaba en una custodia física de los bienes, pero hoy vemos que las tecnológicas son más efectivas, como por ejemplo el seguimiento satelital, señuelos, y videos en tiempo real sobre las cargas, entre otras cosas.

A futuro, cada vez será más frecuente la contratación de un seguro de transportes con la seguridad incluida, donde las aseguradoras deleguen en determinados gerenciadores de riesgos la responsabilidad del cumplimiento de las medidas de prevención exigidas. Esta situación se supone que permitirá eximir a los asegurados de ese control y reducir los costos totales de las pólizas, más la seguridad.

Te puede interesar: “Pirañas del asfalto” surgen ante el auge del eCommerce

Asimismo, los brokers y productores de seguros, junto a los mencionados gerenciadores, serán quienes podrán identificar los riesgos a ser cubiertos, evaluar la exposición de los mismos, y ayudar a mitigarlos transfiriéndolos a las aseguradoras mediante la contratación de una póliza.

Por otro lado, es importante que, de ahora en adelante, las compañías logísticas y los dadores de carga amolden los seguros a sus operatorias particulares, y no al revés, como ocurre en varias oportunidades.

Como vemos, el accionar de los piratas del asfalto tuvo cambios por efecto de la pandemia. Y esos cambios deben ser acompañados por adaptaciones de los sistemas de seguridad y las pólizas específicas que puedan dar una respuesta adecuada a las demandas actuales del sector.

(*) El autor es miembro del Consejo Directivo y Asesor Institucional en Grupo Gaman.

Te puede interesar: