Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

El retail se apoya en la tecnología para cubrir la demanda

 |   17 de abril del 2020

En todo el mundo se verificó cómo el temor al desabastecimiento impulsó a mucha gente a irrumpir en los supermercados con el fin de “stockearse”. Ante esta situación, las grandes cadenas debieron implementar esquemas de crisis para mantener sus góndolas lo más llenas posibles con el fin de llevar tranquilidad a la población. En Argentina, gracias a la tecnología y a la idoneidad de los profesionales del sector logístico, si bien el abastecimiento se vio estresado en determinados momentos, nunca estuvo comprometido.

Sobre la situación del sector minorista ante el desafío de abastecer a la sociedad en medio de la pandemia del COVID-19, dialogamos con Alejandro Rodríguez, Gerente General de GS1 Argentina.

Énfasis Logística: ¿Cómo impactan la tecnología de codificación y los estándares en esta compleja situación que nos toca vivir?

Alejandro Rodríguez: Poder tener la información de los productos unificada y codificada hace que se puedan agilizar las operaciones en situaciones normales, y más en casos como el que lamentablemente nos toca vivir actualmente. Hoy las cadenas de supermercados y los proveedores están trabajando mucho a partir de la información disponible, tanto en la línea de caja como para entender cuáles son los productos que más tienen que reponer o reforzar.

No caben dudas de que en estos momentos hay que hacer hincapié en evitar la aglomeración de gente, y en esto la rapidez que pueda tener una línea de caja a través de una buena lectura es fundamental, lo que sí habría que desarrollar un poco más es lo relacionado con los medios de pago. Hoy estar en una línea de caja esperando que salga el ticket para firmar genera demora y más acumulación de gente, por eso sería útil que los supermercados y comercios puedieran utilizar medios de pago con lectura de código QR o similares para evitar esperas.

É. L.: ¿Es posible que esta situación impulse algunas innovaciones pendientes?

A. R.: La tecnología sin dudas nos va a servir, todo lo que trabajamos desde GS1 en la codificación e identificación de los productos resulta fundamental también para el eCommerce, que a partir de esta situación registró un fuerte crecimiento de demanda que aumentó considerablemente los tiempos de espera. Muchas veces el trabajo que hacemos en GS1 no se visibiliza porque forma parte de la eficiencia de los procesos, pero en momentos como este se valoran los beneficios de tener bien identificada la mercadería para definir rápidamente, por ejemplo, qué tipos de productos abastecer.

É. L.: ¿Cuál es su visión sobre cómo están llevando adelante esta crisis las grandes cadenas de supermercados?

A. R.: Considero que se armó un esquema de crisis bastante bueno. En estas situaciones, donde la gente puede tener temor al desabastecimiento, es preciso llevar tranquilidad y creo que las cadenas se está esforzando en lograrlo manteniendo las góndolas lo más completas posibles.

Para esto se implementaron refuerzos de todo tipo: se realizaron distribuciones especiales, se aumentó la frecuencia de los camiones, se cambiaron métodos de abastecimiento para que muchos proveedores puedan tener mayor cobertura llegando a determinados locales, se reforzaron familias de productos, se ampliaron horarios de despacho y de reposición, entre otras medidas. También es importante, aunque pueda parecer odioso, restringir la cantidad de producto que puede llevar cada persona, porque de lo contrario en estas situaciones, a la corta o a la larga, alguien se estará llevando cosas que le van a faltar a otro.

No hay duda de que ciertas familias de productos son más complicadas, como los pañales o el papel higiénico, que por su volumen no es posible cargar demasiada cantidad en góndola, lo que obliga a hacer reposiciones mucho más intensas. Para esto muchas cadenas amplían las exhibiciones para que la gente pueda acceder más fácil a los productos.

El consumo masivo es un servicio esencial, por eso hay que tener mucho cuidado a la hora de pensar en restringir el acceso a las grandes superficies de venta para que la gente no tenga temor de quedarse sin mercadería. Eso sí es posible para las zonas de entretenimiento por ejemplo, pero se deben mantener los puntos de abastecimiento lo más activos posible, por ejemplo imponiendo racionalidad con la gente que ingresa a los supermercados o grandes tiendas para que puedan operar evitando los amontonamientos de gente.  

En este sentido, las autoridades deben también tener mucho control sobre las limitaciones a los accesos, porque la realidad es que no dejar entrar mercadería a un lugar lo único que genera es desabastecimiento, por eso es preciso aplicar un método que garantice el tránsito de los camiones.

É. L.: ¿Desea comentar algo más?

A. R.: La velocidad de la información es clave, y lo que originalmente brindaba rapidez a las transacciones hoy también resulta ser más saludable. Si logramos darle más certeza al comercio electrónico, desde el punto de vista de identificación de los productos, se podrán achicar los costos por falsos envíos y se sumará confianza en los consumidores.  

GS1 está trabajando a nivel mundial con empresas como Amazon y Alibaba, en esquemas que no solo buscan determinar la procedencia de los productos, sino también brindar más información y más clara. En Argentina trabajamos con los marketplaces locales y con los proveedores, que son los que definen las características de los productos.

Lo que hay que rescatar es que la logística en Argentina tiene un esquema bastante ágil, con muy buenos profesionales, que lograron que, si bien ante la demanda exponencial que se vivió en estos días el abastecimiento se vio estresado, en ningún momento estuvo comprometido. Estas crisis nos impulsan a mejorar y ser más eficientes en lo que hacemos.

El retail se apoya en la tecnología para cubrir la demanda

 |   3 de abril del 2020

En todo el mundo se verificó cómo el temor al desabastecimiento impulsó a mucha gente a irrumpir en los supermercados con el fin de “stockearse”. Ante esta situación, las grandes cadenas debieron implementar esquemas de crisis para mantener sus góndolas lo más llenas posibles con el fin de llevar tranquilidad a la población. En Argentina, gracias a la tecnología y a la idoneidad de los profesionales del sector logístico, si bien el abastecimiento se vio estresado en determinados momentos, nunca estuvo comprometido.

Sobre la situación del sector minorista ante el desafío de abastecer a la sociedad en medio de la pandemia del COVID-19, dialogamos con Alejandro Rodríguez, Gerente General de GS1 Argentina.

Énfasis Logística: ¿Cómo impactan la tecnología de codificación y los estándares en esta compleja situación que nos toca vivir?

Alejandro Rodríguez: Poder tener la información de los productos unificada y codificada hace que se puedan agilizar las operaciones en situaciones normales, y más en casos como el que lamentablemente nos toca vivir actualmente. Hoy las cadenas de supermercados y los proveedores están trabajando mucho a partir de la información disponible, tanto en la línea de caja como para entender cuáles son los productos que más tienen que reponer o reforzar.

No caben dudas de que en estos momentos hay que hacer hincapié en evitar la aglomeración de gente, y en esto la rapidez que pueda tener una línea de caja a través de una buena lectura es fundamental, lo que sí habría que desarrollar un poco más es lo relacionado con los medios de pago. Hoy estar en una línea de caja esperando que salga el ticket para firmar genera demora y más acumulación de gente, por eso sería útil que los supermercados y comercios puedieran utilizar medios de pago con lectura de código QR o similares para evitar esperas.

É. L.: ¿Es posible que esta situación impulse algunas innovaciones pendientes?

A. R.: La tecnología sin dudas nos va a servir, todo lo que trabajamos desde GS1 en la codificación e identificación de los productos resulta fundamental también para el eCommerce, que a partir de esta situación registró un fuerte crecimiento de demanda que aumentó considerablemente los tiempos de espera. Muchas veces el trabajo que hacemos en GS1 no se visibiliza porque forma parte de la eficiencia de los procesos, pero en momentos como este se valoran los beneficios de tener bien identificada la mercadería para definir rápidamente, por ejemplo, qué tipos de productos abastecer.

É. L.: ¿Cuál es su visión sobre cómo están llevando adelante esta crisis las grandes cadenas de supermercados?

A. R.: Considero que se armó un esquema de crisis bastante bueno. En estas situaciones, donde la gente puede tener temor al desabastecimiento, es preciso llevar tranquilidad y creo que las cadenas se está esforzando en lograrlo manteniendo las góndolas lo más completas posibles.

Para esto se implementaron refuerzos de todo tipo: se realizaron distribuciones especiales, se aumentó la frecuencia de los camiones, se cambiaron métodos de abastecimiento para que muchos proveedores puedan tener mayor cobertura llegando a determinados locales, se reforzaron familias de productos, se ampliaron horarios de despacho y de reposición, entre otras medidas. También es importante, aunque pueda parecer odioso, restringir la cantidad de producto que puede llevar cada persona, porque de lo contrario en estas situaciones, a la corta o a la larga, alguien se estará llevando cosas que le van a faltar a otro.

No hay duda de que ciertas familias de productos son más complicadas, como los pañales o el papel higiénico, que por su volumen no es posible cargar demasiada cantidad en góndola, lo que obliga a hacer reposiciones mucho más intensas. Para esto muchas cadenas amplían las exhibiciones para que la gente pueda acceder más fácil a los productos.

El consumo masivo es un servicio esencial, por eso hay que tener mucho cuidado a la hora de pensar en restringir el acceso a las grandes superficies de venta para que la gente no tenga temor de quedarse sin mercadería. Eso sí es posible para las zonas de entretenimiento por ejemplo, pero se deben mantener los puntos de abastecimiento lo más activos posible, por ejemplo imponiendo racionalidad con la gente que ingresa a los supermercados o grandes tiendas para que puedan operar evitando los amontonamientos de gente.  

En este sentido, las autoridades deben también tener mucho control sobre las limitaciones a los accesos, porque la realidad es que no dejar entrar mercadería a un lugar lo único que genera es desabastecimiento, por eso es preciso aplicar un método que garantice el tránsito de los camiones.

É. L.: ¿Desea comentar algo más?

A. R.: La velocidad de la información es clave, y lo que originalmente brindaba rapidez a las transacciones hoy también resulta ser más saludable. Si logramos darle más certeza al comercio electrónico, desde el punto de vista de identificación de los productos, se podrán achicar los costos por falsos envíos y se sumará confianza en los consumidores.  

GS1 está trabajando a nivel mundial con empresas como Amazon y Alibaba, en esquemas que no solo buscan determinar la procedencia de los productos, sino también brindar más información y más clara. En Argentina trabajamos con los marketplaces locales y con los proveedores, que son los que definen las características de los productos.

Lo que hay que rescatar es que la logística en Argentina tiene un esquema bastante ágil, con muy buenos profesionales, que lograron que, si bien ante la demanda exponencial que se vivió en estos días el abastecimiento se vio estresado, en ningún momento estuvo comprometido. Estas crisis nos impulsan a mejorar y ser más eficientes en lo que hacemos.


Notas relacionadas

Te podría interesar