Aviso de Privacidad y uso de cookies
Utilizamos las cookies para gestionar esta página web y mejorar su facilidad de uso. Puede encontrar más información sobre qué son las cookies, por qué las utilizamos y cómo se pueden modificar en Privacidad y cookies. Al utilizar esta página web está aceptando el uso de cookies.

Evolución, en todas sus dimensiones

 |   29 de julio del 2019

Vivimos tiempos de cambios al ritmo de las innovaciones tecnológicas. Sin embargo la evolución tecnológica de una compañía solo es posible cuando la dirección y el personal se encuentran alineados bajo un verdadero cambio cultural, donde la formación y la creatividad cumplen un rol fundamental.

A la vez que las innovaciones tecnológicas continúan transformando nuestros hábitos como clientes y consumidores, también generan nuevas herramientas capaces de brindar mayor eficiencia y agilidad a las operaciones logísticas. Las mismas permiten diseñar soluciones enfocadas en satisfacer las altas exigencias de velocidad y precisión que caracterizan a los mercados actuales.

Sin embargo el solo hecho de sumar implementaciones tecnológicas no es suficiente. La tecnología ofrece herramientas potentes, diversas y variadas, pero son los profesionales logísticos quienes deben transformar esos recursos en soluciones concretas, eficaces y rentables.

Raúl Morales, Presidente del integrador logístico iFLOW, señala al respecto, “vivimos una verdadera revolución tecnológica, donde la robotización, tanto física como de datos, y la inteligencia artificial generan un impacto inmediato en los negocios. Esas son las dos tendencias a las que apuntamos para generar mejoras en las operaciones y nuevos negocios”.

Actualización permanente

En la actualidad, la oferta de productos e innovaciones tecnológicas es muy amplia y constantemente surgen nuevos lanzamientos, lo que representa un desafío a la hora de seleccionar los más indicados para cada necesidad. En este sentido, el presidente de iFLOW comenta, “todos los años invertimos en enviar a nuestros ingenieros a visitar ferias internacionales de tecnología, con el fin de que conozcan las novedades que se ofrecen en los mercados mundiales para analizar luego cuáles pueden ser adoptadas localmente. Nuestras líneas de acción están orientadas a mejorar la productividad, a simplificar el trabajo de la gente para que pueda hacer más y mejor, que es el único camino para ser una empresa sustentable a futuro”.

En cuanto al tipo de herramientas que en la actualidad aplica su compañía, el ejecutivo precisa, “debido a la gran variabilidad de operaciones y clientes con los que trabajamos nos es todavía difícil robotizar cuestiones operativas. El robot tiende a hacer siempre lo mismo y nuestras operaciones logísticas se caracterizan por su flexibilidad y es muy complejo robotizar eso”.

La innovación humana

Paradójicamente el factor humano se vuelve vital para el éxito de las implementaciones tecnológicas, tal como lo indica Raúl Morales, “actualmente trabajamos fuertemente en cerrar el GAP que se genera entre la tecnología que ya tenemos implementada y las personas. Existe un `salto’ entre las innovaciones y los usuarios que impide que  las mismas se aprovechen al 100%, situación que se supera con un fuerte foco en la comunicación y trabajo en equipo con el áreas de sistemas, que en ocasiones cumple el rol de ‘catequista´. Esto se debe a que quien implementa un sistema le dedicó previamente todo su tiempo a entender en profundidad sus funcionalidades, mientras que cuando es puesto en marcha, en el día a día, se produce una falla entre la comunicación de las prestaciones y las cuestiones operativas que le sacan el foco al usuario, un GAP de información que se va perdiendo”.

En un sentido más amplio, el proceso que actualmente viven las compañías que apuestan por la innovación y la aplicación de tecnología avanzada plantea un verdadero cambio cultural que involucra a toda la estructura de las organizaciones. Al respecto el titular de la compañía logística destaca, “la tecnología es un medio, el cambio cultural y la adaptación y adecuación de las personas constituye una parte central del proceso de modernización. Por ejemplo en iFLOW, recientemente entregamos internamente 28 ejemplares del libro “Sálvese quien pueda” de Andrés Oppenheimer, sobre los impactos de la robótica y la inteligencia artificial en los diferentes tipos de trabajo. Y ya agendamos una reunión con esas personas para trabajar sobre las conclusiones, ideas y posibles implementaciones concretas inspiradas en la lectura. Este tipo de acciones son grandes disparadoras de cambios, y aunque como todo proceso hay que comprender que lleva su tiempo, finalmente van conformando en nuestro staff operativo un ADN absolutamente distintivo.

En línea con este enfoque es muy importante además el trabajo de relacionamiento que venimos realizando desde hace 10 años con las facultades de ingeniería de las universidades Austral, ITBA y UCA, lo que va generando un staff de millenialls con altas capacidades que nos permiten poder enfrentar este desafío. Es tiempo de ser creativos y para eso es necesario tener cabezas formadas y con iniciativas”.


Notas relacionadas

Te podría interesar